June 2, 2000


Amnistia A Seis Millones De Migrantes En EU: AFL-CIO

Por Emma Dilia Martinez

MEXICO, (NOTIAMERICA) - Una nueva amnistía a favor de seis millones de trabajadores migrantes que padecen de discriminación laboral por no contar con residencia legal en Estados Unidos promoverá la AFL-CIO, así como sancionar a los empleadores que abusan de los indocumentados.

Adelantaron lo anterior dirigentes de la organización sindical más grande en la Unión Americana que cuenta con más de 13 millones de afiliados.

Los directores de relaciones internacionales de la AFL-CIO, Tim Beaty y Stanley A. Gacek revelaron que realizan contactos con organizaciones sindicales mexicanas con el objeto de exigir que el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) sea renegociado y se incluya un capitulo especial de protección a los migrantes.

Dijeron que esta es una demanda de los más de 500 mil agremiados mexicanos de la AFL-CIO o que mantienen estrechos lazos con la comu-nidad latina.

Beaty opinó que los migrantes que están siendo "cazados" en el estado de Arizona son las víctimas más visibles de un acuerdo comercial que se negoció a espaldas de los trabajadores y que es indispensable revisar.

Aclaró que la política de la AFL-CIO no promueve el libre tránsito de mexicanos a Estados Unidos. Pugna por que se legalice la situación de los migrantes para que dejen de ser víctimas de los empleadores deshonestos que ante cualquier protesta en pago de salarios o condiciones generales de trabajo llaman al Servicio de Inmigración y Naturalización para que sean deportados.

La amnistía pretende beneficiar a los inmigrantes que cuentan con un empleo en la Unión Americana y que contribuyen de manera decisiva en la generación de riqueza y que, paralelamente, en nada alteran el mercado de trabajo, porque las actividades que realizan son las rechazadas por los nativos, ya sea por los bajos sueldos o condiciones de trabajo extremas, tal es el caso de la siembra y cosecha de hortalizas, especificó.

De acuerdo al líder sindical, el gobierno estadounidense no debe dar al espalda a los más de 17 millones de mexicanos que residen en el territorio norteamericano y que demandan una política migratoria humanista o apoyo legal de quines ingresan a la Unión Americana a contribuir enormemente al crecimiento económico.

Subrayó que el pasado 16 de febrero la AFL-CIO exigió la reestructuración de la política de inmigración destinada a proteger los derechos y libertades en el lugar de trabajo y responsabilizar a los empleadores por la explotación de los indocumentados.

Explicó que en esa política migratoria debe eliminarse el proceso 1-9, que son sanciones que sistemáticamente utilizan empleadores sin escrúpulos para tomar represalias contra los trabajadores que se afilian a los sindicatos para exigir el respeto a sus derechos laborales elementales.

Pugnaremos, advirtió Beaty, para que se criminalicen las conductas de los empleadores que incurren en violaciones a las leyes migratorias que utilizan según su conveniencia y ya no a los trabajadores, cuyo supuesto delito es buscar mejores alternativas de vida.

A su vez, A. Gacek comentó que con la intención de convertirse en la "punta de lanza" de un programa internacional de defensa de los derechos humanos y laborales, la AFL- CIO pugnará por la renego-ciación del TLCAN para que se pongan candados a los acuerdos complementarios en la materia laboral y ambientales.

Indicó que existe un apurado proceso de integración con organizaciones del continente para pugnar por compromisos sociales efectivos en la inminente firma del Acuerdo de Libre Comercio de las Américas (ALCA).

Regrese a la Portada