June 1, 2001

Public Health Institute Observa Progreso Para Hacer Llegar los Anticonceptivos de Emergencia al Público

SACRAMENTO - Después de casi un año de respaldo a los "proyectos demostrativos", a través de los cuales las farmacias a lo largo de California han ofrecido anticonceptivos de emergencia al alcance de las mujeres, el Public Health Institute observa con interés el progreso de una propuesta presentada por el Senador Dede Alpert (D-San Diego) que hará posible que los farmacéuticos administren anticonceptivos de emergencia a las mujeres, mediante protocolos (procedimientos médicos de prueba).

La propuesta 1169 del Senado autoriza a los farmacéuticos la administración de medicamentos anticonceptivos de emergencia, de conformidad con los principios escritos previamente establecidos y aprobados por un médico, lo que significa que las mujeres no necesariamente tienen que visitar un médico ó una clínica antes de ir a la farmacia. La propuesta está programada para ser escuchada, hoy, por el Comité de Salud y Servicios Humanos del Senado de California.

El Colegio Americano de Médicos Obstetras y Ginecólogos estima que más de tres millones de embarazos no intencionados ocurren cada año en los Estados Unidos, de los cuales, aproximádamente la mitad terminan en aborto. Mujeres de todo nivel socio-económico y de distintas edades caen en este grupo de embarazos no intencionados.

"Los embarazos no planeados o no deseados constituyen un aspecto crítico para la salud pública en los Estados Unidos, en especial en California", observó la Dra. Jane Boggess, PhD, directora de la Pharmacy Access Partnership, (Sociedad de Acceso a las Farmacias), auspiciada por el Public Health Institute. "Una de las claves para prevenir los embarazos no planeados, es permitir el fácil acceso a los anticonceptivos de emergencia para las personas que los necesitan".

Al usarse dentro de 72 horas de haber tenido relaciones sexuales sin protección, el anticonceptivo de emergencia es una combinación de píldoras de control de la natalidad que previenen el embarazo, ya sea deteniendo temporalmente la aparición de los huevos o la fertilización de los mismos. A diferencia del controversial RU 486, "píldora abortiva", el anticonceptivo de emergencia sólo funciona, si la mujer aún no está embarazada.

Esta diferencia es muy importante para las agencias públicas. Por ejemplo, el programa de planificación familiar Título X del gobierno federal y el programa de la Familia P.A.C.T. del Departamento de Servicios de Salud de California están prohibidos de practicar abortos y proporcionar servicios de auxilio en casos de aborto. Sin embargo, ambos programas exigen que sus contratistas y donantes ofrezcan anticonceptivos de emergencia a los clientes, como uno de los varios métodos anticonceptivos aprobados por la FDA (Administración de Alimentos y Drogas en EE.UU.).

Los anticonceptivos de emergencia, cuentan además con un amplio respaldo dentro de la comunidad médica. La Asociación Americana de Medicina, la Asociación de Medicina de California y el Colegio Americano de Médicos Obstetras y Ginecólogos, cada una de ellas, ha emitido sus propias resoluciones en respaldo de los anticonceptivos de emergencia, en parte debido a su potencial para reducir el índice de abortos.

Teniendo en cuenta que las farmacias son los lugares visitados con mayor frecuencia, dentro del sistema de atención médica en California, la Asociación de Farmacéuticos de California respalda el acceso fácil a los anticonceptivos de emergencia disponibles en las farmacias a través de protocolos.

"Un número desproporcionado de mujeres con embarazos no planeados no tiene un médico personal", dijo Boggess, por lo tanto, para esas mujeres, obtener una referencia de un médico para anticonceptivos de emergencia, podría resultar un verdadero problema". Boggess indicó que la mayoría de los médicos no están disponibles para dar atención sin cita previa, lo cual además podría ser un obstáculo para las mujeres que necesitan anticonceptivos de emergencia.

Los anticonceptivos de emergencia han tenido un éxito comprobado en el estado de Washington desde 1998, donde las regulaciones permiten que los farmacéuticos administren medicamentos anticonceptivos de emergencia y consultas bajo protocolos con indicaciones. Los datos evaluativos demuestran un alto nivel de satisfacción de programa por parte de los médicos, los farmacéuticos y las estimadas 30,000 mujeres que lo han utilizado.

La Pharmacy Access Partnership fue fundada por varias donaciones de fundaciones, entre ellas: Gerbode, Gold, Compton y Packard. Más de 20 proyectos demostrativos de anticonceptivos de emergencia administrados por los farmacéuticos han operado bajo este programa en los condados de Los Angeles, San Francisco, Marin, San Diego, Santa Cruz, San Joaquín, San Luis Obispo y Monterey.

Regresar a la Portada