July 25, 2003

Derechos Políticos Para Mexicanos un Poco Más Cerca

Eduardo Stanley
New California Media

El largo camino por los derechos políticos de los mexicanos en el extranjero parecería estar entrando, por fin, en su etapa final. La promesa de que millones de ciudadanos mexicanos residentes fuera de su país puedan votar en las próximas elecciones podría concretarse en poco tiempo.

Durante el 2003, un grupo de congresistas mexicanos están organizando una serie de foros públicos en varias ciudades de Estados Unidos—donde residen la gran mayoría de los mexicanos en el extranjero y donde unos 10 millones podrían votar. Esto viene después de las fuertes presiones por los migrantes mexicanos en Estados Unidos para lograr estos derechos políticos. Según el Dr. Jesús Martínez Saldaña, profesor de la Universidad Estatal de Fresno, estas presiones se remontan a por lo menos el año 1929.

Durante la última campaña electoral presidencial mexicana del año 2000, este tema cobró particular importancia en parte gracias al candidato Vicente Fox, quien realizó una intensa campaña en Estados Unidos y prometió incluir el tema de los derechos políticos de los emigrantes mexicanos en su agenda política en caso de resultar electo presidente de México.

En elecciones simbólicas realizadas por mexicanos en Estados Unidos, Fox obtuvo un amplio apoyo. Pero ahora muchos migrantes tienen dudas sobre sus promesas políticas.

“Fox vino a hacer campaña por aquí, nos pidió apoyo y se lo dimos … ¿y ahora qué? Los políticos nos dieron en la madre, aquí y allá”, dijo el ex-bracero José Alvarez a los senadores mexicanos y funcionarios que conformaron la mesa en un foro público en Fresno en el comienzo de este año.

Alvarez es uno de los millónes de braceros, o trabajadores del campo, contratados por Estados Unidos a México entre 1946 y 1963. Según las condiciones contractuales, se les retenía el 10 por ciento del salario, mismo que se les entregaría al regresar a México. Hasta el presente, dicha entrega de dinero jamás ocurrió y se estima que se adeudan más de 500 millones de dólares a los ex-braceros.

“Deberíamos estar discutiendo las formas, los procedimientos del voto en lugar de si votamos o no”, dijo Luis Alberto Rivera de la ciudad de Modesto, quien también expresó su frustración por el paso del tiempo sin que se cumplan las promesas. “Soy tercera generación de inmigrantes mexicanos, de Michoacán. Tres generaciones sin derechos políticos” exclamó Luis Magaña de Stockton.

En cambio, el senador de Zacatecas, Génaro Borrego estuvo optimista que los foros públicos en ciudades norteamericanas resultarían en las leyes y regulaciones necesarias para que los mexicanos puedan por fin votar en las próximas elecciones presidenciales del año 2006. “Las organizaciones mexicanas como la Coalición por los Derechos Políticos de los Mexicanos en el Extranjero, deberán presentar una propuesta de ley al senado mexicano en abril de este año para que pueda iniciarse la discusión legislativa”, afirmó el senador del Partido de la Revolución Institucional (PRI), quien afirma pertenecer al 25 por ciento de los senadores que defiende el voto de los migrantes mexicanos. Pero reconoce que no será una batalla fácil: “La mayoría de los senadores son neutrales, no conocen el tema y no está entre sus prioridades”, dijo: Borrego.

Para muchos migrantes, esto no resolverá los problemas fundamentales del proceso democrático en México.

Return to the Frontpage