July 23 2004

LA COLUMNA VERTEBRAL
El Soporte Informativo Para Millones de Hispanos
Por Robin Davis; traducida al Español por Karina Hurley

Lupus: Mitos y Realidades

Existe una enfermedad debilitadora entre nuestra comunidad que pone a las mujeres Hispanas en doble riesgo de contraerla. Esta enfermedad puede causar inflamación, ligera sensibilidad y dolor en el pecho. No se trata del SIDA, o alguna forma de cáncer, es una enfermedad que tal vez no conozcas o de la cual no hayas oído hablar mucho -el lupus.

Casi dos millones de americanos presentan alguna forma de lupus. Se trata de una enfermedad que causa que el sistema inmunológico ataque los órganos y tejidos de nuestro cuerpo, incluyendo las articulaciones, riñones, corazón, pulmones, cerebro, sangre o piel.

Muchas personas desconocen esta enfermedad y menos aún saben que existen tres tipos diferentes. Por otro lado, las personas que conocen el lupus piensan que se trata únicamente de una enfermedad a la piel. Sin embargo, los tres tipos de lupus existentes son el discoide, sistémico y el inducido por fármacos. El primero se limita efectivamente a la piel, a través de un sarpullido que tiende a aparecer en el rostro, cuello o cuero cabelludo -aproximadamente el 10% de los casos de lupus son de tipo discoide.

El tipo de lupus más común es el sistémico. Este tipo no sólo afecta la piel, sino también las articulaciones y cualquier otro órgano o sistema del cuerpo. Aproximadamente el 70% de los casos de lupus son de tipo sistémico —el tipo más severo de lupus.

Finalmente, el inducido por fármacos, afecta solamente a un pequeño porcentaje. Algunos medicamentos prescritos, como hydralizine o procainamide —utilizados para el control de la presión alta o latidos irregulares del corazón— pueden inducir esta forma de lupus en las personas que los consumen. Por lo general, los síntomas desaparecen una vez que la persona deja de tomar estos medicamentos.

El lupus generalmente se desarrolla en una persona entre los 15 y 44 años de edad. Los síntomas más comunes son dolor en las articulaciones, fiebres frecuentes, artritis prolongada o fatiga extrema, sarpullidos en la piel y anemia. Si has sentido al menos 4 de estos síntomas —no necesariamente al mismo tiempo— es importante que consultes con un médico. Desafortunada-mente, los médicos aún desconocen la causa de esta enfermedad.

Por otro lado, existe mucha confusión respecto al lupus. Una de ellas es su definición como enfermedad fatal. En un número minoritario de casos, el lupus sí puede llegar a ser fatal. Sin embargo, muchas personas pueden llevar su vida casi de manera normal y muchos otros llegan a tener una remisión total de la enfermedad. Cabe mencionar que el lupus no es contagioso, ni se ha descubierto algún gen que justifique su causa.

Este potencial enemigo afecta a las mujeres adultas 10 ó 15 veces más que a los hombres adultos y hoy en día es dos o tres veces más común entre nuestra comunidad. 99% de los casos de lupus en los Estados Unidos, ocurren en mujeres. Esto quiere decir que nuestras madres, hermanas e hijas pueden estar en un gran riesgo no sólo de contraerlo, sino de desarrollarlo en sus formas más severas. De acuerdo a un estudio realizado por LUMINA (Lupus en poblaciones minoritarias: Naturaleza vs. Crianza, por sus siglas en Inglés) las mujeres Hispanas obtuvieron una prognosis general más pobre, son más propensas a involucrar y desarrollar daños en los riñones y presentaron un índice más rápido de falla de riñones.

Los doctores no están seguros de por qué el lupus afecta más gravemente a los Hispanos; se trata de una enfermedad difícil de diagnosticar, ya que los síntomas pueden ser similares a los de otras enfermedades. Actualmente, no existe prueba alguna capaz de diagnosticarlo, lo cual demuestra la importancia de educarnos y examinarnos constantemente para que, en el peor de los casos,  hallemos una detección temprana.

Existen tratamientos disponibles para las personas que padecen de lupus, tanto para tratar el dolor como la inflamación. Si tienes lupus, lo mejor que puedes hacer es informarte, hacer ejercicio, desarrollar técnicas de relajación, tomar un descanso adecuado, comer una dieta balanceada y tener un buen sistema de apoyo.

Si conoces a alguien que padezca lupus puedes ayudarlo con tu apoyo o referirlos a un grupo de apoyo. Existen muchos de ellos, los cuales ayudan a las personas a identificar su condición. Existe información y ayuda disponible en Español. Para acceder a ella, tan sólo llama gratis y de manera confidencial a tu Línea de Ayuda al 1-800-473-3003.

Return to the Frontpage