July 23 2004

Comentario

El Buzón del Capitolio:

¡California Necesita el Presupuesto, Ya!

Por Dr. Humberto Caspa

Los altercados verbales están duros en el Capitolio de Sacramento. Los demócratas, decididos a proteger el Presupuesto sin ningún tipo de adiciones, se pusieron a la defensiva. Mientras tanto, los Republicanos, nuevamente unidos con el gobernador Schwarzenegger, quién había estado extraviado firmando acuerdos con los demócratas y dirigentes locales, ahora empiezan a mostrar los colmillos.

El ring político se trasladó del Capitolio a las calles del estado ante el virtual impasse de republicanos y demócratas por la falta de entendimiento con el presupuesto. El mismo Swcharzenegger dijo, “aquí (Capitolio) hay caos”.

De modo que abandonó su guarida en Sacramento y se fue a buscar apoyo popular en las calles, los centros comerciales, incluso restaurantes para “pelear como un guerrero por la gente”. Seguidamente el Gobernador empezó a lanzar certeros porrazos contra los representantes estatales del Partido Demócrata, incluyendo golpes bajos. Los llamó “girlie men” (amanerados), aparentemente por la falta de decisión en la aprobación del presupuesto de 103,000 millones, más la inclusión de dos incisos que ha creado la polémica y el virtual estancamiento. Estos son abandonar la ley que facilita el juicio de los trabajadores a sus empleadores, y desistir de la ley que no permite a las escuelas contratar a sus propios servicios.

En su gira cuasi-proselitista en un centro comercial de Ontario, el Gobernador a menudo acusó a los Demócratas por rendirse a los pies de los grupos de presión. “Ellos, representan a los grupos de interés, a los abogados, los sindicatos...”, manifestó.

¿Y los Republicanos, no tienen grupos que los presionen desde afuera? Eso no parece coherente.

La política se mueve en el Capitolio –hay veces se estanca como hoy— precisamente porque los intereses de toda clase no ceden en su apremio de reivindicar sus intereses, especialmente cuando se establece el Presupuesto. Aquí todos quieren ganar. Tal como el senador republicano de Irvine, Dick Ackerman, declaró, “cuando trabajas en un presupuesto tienes miles de intereses en todas direcciones. Todos quieren una porción del presupuesto”.

Antes del impasse, el Gobernador estaba feliz en su luna de miel con los demócratas. El Presupuesto estaba listo para su aprobación, hasta que sus aliados republicanos le insistieron que estaba saliendo demasiado con los demócratas. Le recordaron que él pertenecía a los republicanos; y los intereses de su partido, en consecuencia, eran otros. Y una de las demandas era precisamente añadirle esos dos incisos de ley que mencionamos anteriormente. Los demócratas se han negado a aceptarlas.

Miremos la balanza con ojo de buen cubero. Como está el presupuesto ahora, los demócratas lograron buenas regalías para sus grupos de interés, como son: los estudiantes, ayuda a las personas de la tercera edad, a los discapacitados, recibieron un pedazo del pastel. Los republicanos, por otra parte, también consiguieron buenos resultados para beneplácito de los grupos empresariales, sus aliados más próximos. Sobre todo deberían estar orgullosos porque el presupuesto no añade incremento a los impuestos. La balanza, entonces, parece estar en el medio. Los dos incisos extras, terminar con la Ley que facilita el juicio contra los empleadores y la ley que no permite a las escuelas contratar a sus propios, servicios están de sobra. No obstante pueden ser negociados para felicidad de todos. ¡Pero, ya!

Humberto Caspa, Ph.D., especialista en temas políticos y económicos.

Letters to the Editor Return to the Frontpage