July 23 2004

¡ALERTA! LAS TRANSFERENCIAS DE DINERO A MÉXICO PODRÍAN NO SER SEGURAS

Consumer Action está advirtiendo a los consumidores que se protejan del fraude de transferencias de dinero ya que los procedimientos de seguridad en México pueden ser inadecuados. La comunidad Latina en los Estados Unidos envía miles de millones de dólares a familiares en México todos los años a través de compañías de envío de dinero.  

Consumer Action ha sido alertada de instancias en las que el dinero enviado ha sido extraviado durante el traspaso. Miembros de familias en México reportaron que ellos no han recibido nunca el dinero enviado desde los Estados Unidos, a pesar de que la documentación de la compañía muestre que el dinero ha sido reclamado por la persona a quien se le envió. En un caso que envuelve $1.800, una com-pañía de remesas presentó como prueba de recibo una firma que no tenía ninguna relación con la del destinatario y una sospechosa tarjeta de identificación de empleo con una foto borrosa.

Sol Carbonell de Consumer Action señaló que: “Si alguien más que el destinatario sabía que el dinero estaba en camino, un impostor puede ser enviado para recoger el dinero manipulando los débiles procedimientos de seguridad de los puntos de recolección de la compañía de remesas”.  

Consumer Action quiere alertar a los miembros de la comunidad latina en los Estados Unidos sobre la posibilidad de que puedan perder su dinero de esta manera.

Muchos de los puntos de recolección de las trans-ferencias de dinero se encuentran en tiendas o mercados y otros negocios pequeños. La falta de medidas de seguridad apropiadas en los puntos de recolección podría dar lugar a la tentación y oportunidad para el abuso.

Para protejerse sobre los fraudes de este tipo:

*Pida un recibo que incluya el monto total a ser enviado y el nombre del destinatario. Guarde todos los documentos y papeles hasta que esté seguro de que la persona a la que usted haya enviado el dinero lo haya recibido.

*Elija un banco como punto de retiro en lugar de un negocio pequeño.

*Utilice el nombre completo de la persona a la que le envía el dinero cuando llena los formularios.

*Evite demoras en el retiro: avísele al destinatario que le estará enviando dinero y llámelo por teléfono cuando el dinero esté disponible como para que lo pueda recoger lo más rápido posible.

*Pídale al destinatario que lo contacte de inmediato cuando haya recibido el dinero par avisarle que no ha ocurrido ningún problema.

* Si usted envía dinero de manera regular, considere enviar sumas moderadas más frecuentemente en lugar de un monto grande de una sóla vez. Las sumas de dinero más grandes pueden probablemente atraer más la atención de los ladrones. Enviar montos pequeños costará más, pero la segu-ridad que se obtiene podría valer la pena.

*Si usted necesita enviar sumas de dinero muy grandes, contacte, si puede, a un banco local para arreglar una transferencia de banco a banco.

*Reporte pérdidas o inconvenientes a la compañía de remesas y a Consumer Action al (415) 777-9635.  

Descripción de un caso de transferencias de dinero por Western Union

El día 7 de febrero de 2004, una consumidora fue a un supermercado local en la ciudad de Watsonville, California, para enviar $1.700 a Tijuana, México, a través de la compañía de remesas Western Union (“WU”). Su marido y su  hijo estarían viajando a Tijuana ese día para comprar azulejos para instalar en su casa de Watsonville. La señora decidió que enviar el dinero de esta manera sería más seguro y evitaría que su esposo e hijo estén viajando con tanto dinero en efectivo.

La señora designó a su hijo de ventitrés años de edad, Juan, para ser la persona que recogería el dinero. Cuando la señora le dió a Juan el recibo más tarde, él se dio cuenta de que su apellido figuraba escrito dos veces. Como Juan estaba preocupado sobre la posibilidad de que no le entregaran el dinero ya que el nombre que estaba en el recibo no coincidiría con el de su licencia de conducir, la señora se comunicó inmediatamente con WU. Una agente de esta compañía le informó que el dinero ya había sido retirado. Veintidos minutos después de que la señora había solicitado una transferencia de dinero, alguien en Tijuana, México, se había llevado todo el dinero.

La señora informó inmediatamente a WU que Juan no había retirado el dinero. Juan y su esposo todavía se encontraban en Watsonville, California. Los dos estaban trabajando ese día; sus res-pectivos empleadores proporcionaron cartas a WU indicando que ellos estaban en el trabajo en el momento en que el dinero fue reti-rado. 

WU otorgó a la señora una copia de la tarjeta de identificación que fue supuestamente presentada por la persona que retiró el dinero. La tarjeta de identificación era una tarjeta de votación mexicana. Juan es un ciudadano de los Estados Unidos que jamás fue un ciudadano mexicano ni tampoco vivió en México. Nunca recibió tampoco una tarjeta mexicana para votar.

Para disputar el reclamo de WU de que el dinero ya había sido retirado por Juan, la señora presentó a WU una copia de la licencia de conducir de Juan, junto con su firma. La foto en la tarjeta de votación mexicana estaba extremadamente borrosa, era casi una silueta. WU concluyó, sin embargo, que la persona fotografiada en la tarjeta mexicana era la misma persona fotografiada en la licencia de conducir de Juan.  

WU negó el reclamo de la señora basándose en las fotografías. WU no ha tenido en cuenta toda la otra evidencia presentada que indicaba que Juan no retiró el dinero, incluyendo las cartas de su empleador y el hecho de que Juan no es un ciudadano mexicano.  Además, la firma de Juan tal como aparece en su licencia y la firma de la persona que retiró el dinero son completamente diferentes. Finalmente, el nombre y la dirección en la tarjeta mexicana de votación son completamente ilegibles, mientras que el nombre y la dirección de Juan aparecen absolutamente claros en su licencia. WU aún mantiene que Juan recibió el dinero. 

Nota: Esta descripción de los acontecimientos se ha escrito de manera anónima debido a que los consumidores que han sido víctimas no han querído ser identificados.

Return to the Frontpage