July 22, 2005

Continúa el Impulso a la Cultura en Tijuana Presentarán el Gloria de Vivaldi

Por: Paco Zavala

Una de las más sobrias y exquisitas obras musicales de todos los tiempos es el Gloria de Vivaldi, obra en la que se vinculan la devoción con la creativa grandiosidad del maestro.

El montaje de ésta obra se dará en el Seminario Diocesano de Tijuana, situado en las instalaciones de la Iglesia del Sagrado Corazón, que se encuentra ubicado en la calle Décima y Melchor Ocampo, en el primer cuadro de la ciudad de Tijuana, el próximo 19 de agosto a las 8:00pm.

Los artistas líricos que representarán ésta magistral obra en el interior del templo, son: Frosiny Brezas, Cynthia Parker y Norma Navarrete (sopranos), Montserrat Verdugo, Claudia Rojas, Brenda Rojas y Ana Laura Rojas (mezzosopranos), Luis René García, Joshua García y Sergio Jiménez (tenores), José García y Javier Carrillo (bajos) todos ellos voces tijuanenses y miembros del Coro Polifónico “Sacri Cordi Jesu” dirigidos por el maestro Armando Pesqueira. El coro “Sacri Cordi Jesu”, tiene unos quince años de haber sido fundado por el maestro Miguel Rodríguez, y en su ficha curricular cuentan con un amplio y selecto repertorio, dentro del que encontramos: el Requien de Mozart, la Novena Sinfonía de Beethoven, el Magnificat de Bach, el Mesías de Handel, un gran número de motetes, canciones religiosas, villancicos navideños, etc.etc., además se han presentado en importantes escenarios tanto de México como de los EE.UU.

Hagamos una reflexión en cuanto a lo que en arte y cultura se hace en la ciudad de Tijuana.

Acaba de transcurrir el festival de Opera en la Calle, el cual tuvo una resonancia asombrosa, ahora se representa el Gloria de Vivaldi, pero estos eventos los están realizando grupos artísticos e instituciones independientes, me parece que las instituciones dependientes del gobierno municipal y del estado de Baja California, se están quedando a la zaga.

El Instituto de Cultura de Baja California y el Instituto Municipal de Arte y Cultura del Municipio, del que dependen las Casas de la Cultura y otras instituciones de servicio público. De las Casas de la Cultura, la población está esperando que den más, algo con más formalidad. Es importante contar y sostener talleres para que quienes deseen den salida a sus inquietudes de superación artística, pero es mucho más importante tener y sostener una escuela formal de artes en donde los artistas en ciernes se formen, se forjen y adquieran un título, diploma o reconocimiento a un nivel académico de primer nivel y puedan competir con artistas de talla internacional.

No cabe menospreciar a la ciudad de Tijuana de tal manera, una infraestructura cultural de tal magnitud, haría crecer a la ciudad y le daría un nombre enormemente más grande a los tijuanenses y a los artistas tijuanenses, indiscutiblemente de primer nivel. Con lo que éstas instituciones aportan, se percibe un olor a desprecio por el talento y por los artistas hijos de Tijuana, apoyémoslos en todo lo que necesiten y se les pueda dar.

Un ejemplo de desprecio por la ciudad, se vivió en la celebración del LXXV Aniversario de la Construcción del edificio en donde se albergan las instalaciones de la Casa de la Cultura de Tijuana-Altamira, a donde el pasado domingo 17 de julio acudieron unas cien personas a presenciar un gran espectáculo operístico, se percibió la ausencia de autoridades civiles y militares, instituciones hermanas, medios de comunicación y una deplorable organización.

¡Hágame Ud. el favor! en un teatro en el que apenas se cuenta con 500 espacios de aforo y en una ciudad en la que se cuenta con más de 2 millones de habitantes, hayan asistido a un evento tan relevante aproximadamente cien personas, da un ejemplo de una mala comercialización, organización y publicidad de las instituciones que dependen del gobierno municipal. Esta situación hay la dejo de tarea a quien corresponda.

Hace algunos años el suscrito presentó el proyecto de la instalación de un Conservatorio en las Casas de la Cultura y por lo que entendí de respuesta, era que la labor desarrollada en esas instituciones, eran algo así como un trampolín de características políticas.

¡Hágame Ud. el gran favor! El Arte y la Cultura, revueltas con la política ¡No, pero mil veces no!, los políticos de cultura saben lo que sabemos del idioma chino, a algunos en cultura, únicamente les faltan las orejas y la trompa para rebuznar. La corriente política, el arte y la cultura se pueden vincular de alguna manera, pero nunca vivir revueltas.

¿Falta presupuesto? ¡Claro!, Una pregunta, tal vez un poco rara ¿Qué está pasando? seguro son más importantes otros rubros que el arte y la cultura, por eso no se destinan más dineros para fortalecer éste rubro, acto que encierra una lamentable fatalidad.

A ver que sucede con los cambios que acaba de realizar el H. XVIII Ayuntamiento de Tijuana, ojalá sean para bien y no empeoren las cosas.

Bien se puede aprovechar hoy día, la coyuntura por la que está pasando la población, están cambiando de espectativas en lo que se refiere a gustos musicales y artísticos. Hay que analizar bien ésta situación y aprovechar el material humano que existe ya trabajando en éstas instituciones, que en la mayoría de los casos es de primer nivel y hacer con ésta riqueza humana, algo que sea consistente y duradero, no, que cada tres años o cada seis años se cambia todo y a empezar de nuevo, con nuevos horizontes, nuevas ideas, nuevas espectativas y un perfecto desorden.

Esta es una sana invitación a las instituciones que se encargan de promover el arte y la cultura, para aprovechar el talento en sus diversas y multifacéticas corrientes que existen entre la población tijuanense que es inmensamente grande y no permitir que se desborde, las cosas se enfríen o busquen otros derroteros, empobreciendo con su ausencia las espectativas individuales o colectivas y la ciudad lo lamente a posteridad.

Return to the Frontpage