July 22, 2005

Entre profesiones y oficios, ahí estamos

Por Yhamel Catacora

Lo hemos escuchado, visto, sentido y vivido, de alguna u otra forma, nosotros los “hispanos”, como cariñosamente se nos conoce, venimos a trabajar en todos los ramos, no sólo en esos que otros no quieren, simplemente en todo el que esté disponible. Como fruto de la labor de muchas domésticas, albañiles, carpinteros, plomeros, etc. etc. muchos de nosotros hemos podido poner un pie en la universidad, dos manos en un diploma universitario y otro pie en un brillante porvenir.

Por eso, para muchos de nosotros el estereotipo de que solo venimos aquí a trabajar de obreros, no es tan abominable. Claro está existe otra realidad que incumbe a otros hispanos como Laura Ramírez Drain, fundadora de la Asociación de Mujeres Profesionales Hispanas (HPWA), que este mes inicia su capítulo o representación en Washington, DC con la participación de dos célebres mexicanos, Rubén Barrales Rubén Barrales, director de la Oficina de Asuntos Intergubernamentales de la Casa Blanca, y Ana Escobedo Cabral, tesorera de los Estados Unidos.

“Quebrar los estereotipos”, es un elemento que según su fundadora, dio luz a los deseos de crear esta fundación y crear una especie de red entre mujeres profesionales, corporativamente hablando, y poder una a la otra apoyarse cuando la necesidad lo requiera; esa necesidad que Laura Ramírez Drain, parece haber sentido al llegar de su natal México, ya en su vida adulta a un cargo ejecutivo en una compañía estadounidense.

A lo largo de los siete años subsiguientes, Laura Ramírez Drain, nutrida por la nostalgia, o “la falta de amigas latinas”, se ha puesto manos a la obra para abrir los ojos a cada mujer latina que pretende seguir la ruta corporativa profesional.

Ser ejecutiva, ser una mujer de negocios, arquitecta, periodista, médica, oficinista, o cualquier otra profesión no quiere decir dejar de ser latina, ni menos dejar de ser madre o esposa; Ramírez Drain, es solo una de millones de mujeres latinas, que cumplen esa misión día a día, sin dejar de lado su cultura, sus costumbres, ni mucho menos dejar de lado la crianza de sus dos niños.

Precisamente porque papá o mamá no estuvieron en este ambiente al trabajar de obreros, muchas jóvenes hispanas, ambicionarán tener el apoyo de alguien que guíe sus pasos al salir de la universidad, o inclusive al acabar la secundaria. Esa es la digna labor que muchas de estas organizaciones se toman como tarea.

Ese sentido de comunidad, de participación, el guiar a unos de nuestros jóvenes latinos al camino correcto, el brindarle un libro, un apoyo, un consejo sincero, es lo menos que podemos hacer por borrar cualquier estereotipo que dañe nuestra imagen.

No, no denigra que en cada construcción se vea por lo menos un latino, tampoco que el chef de un restaurante japonés sea latino, de ninguna forma nos hace menos que millones de chicos y chicas estadounidenses balbuceen sus primeras palabras en español, gracias a su niñera latina, es más, es muy simpático saber que hay beisbolistas hispanos, y también dignos hispanos en la corte y en el gobierno, no nos tienen que recordar cada septiembre que son millones los nombres latinoamericanos que cada día contribuyen al futuro de esta nación y de este planeta.

Lo doloroso es que nos olvidemos que sendas nos llevaron al lugar donde estamos, si en realidad sentimos que estamos triunfando en la vida, y que seamos indiferentes cuando sabemos que uno de los nuestros necesita ayuda.

Para saber más sobre la Asociación de Mujeres Profesionales Hispanas, diríjase al http://www.hpwa.org, en la red del internet o llame gratis 1-888-240-2554.

Return to the Frontpage