July 21, 2000


Encienda Una Vela
Padre Thomas J. McSweeney,
Director de The Christophers

"Si!" - Poco a Poco

Nadie la conocía hasta que su vida acabó en una muerte violenta. Cassie Bernall es la adolescente que muchos consideran mártir. Un día después de la tragedia en la escuela Columbine High School, se supo que cuando su asesino le preguntó si ella creía en Dios... Cassie respondió "Si!"

Pero hace poco salió a publicidad la investigación policial, indicando una serie de discrepancias que sugieren que quizás el famoso "Si!" fue dicho por otra víctima. Dijo un investigador, "muchos de los jóvenes se habían escondido debajo de los bancos y oyeron sólo fragmentos de la conversación". Y agregó, "quizás nunca se llegue a saber con certeza a quienes los asesinos hablaron, qué preguntas hicieron, y quién respondió qué".

Pero aún así, la historia de Cassie, relatada por su madre en un libro recientemente publicado, continúa inspirando a creyentes y dando energía a movimientos juveniles cristianos alrededor del mundo. En su relato la mamá de Cassie cuenta con valentía el lado más oscuro de la adolescencia de Cassie, y su lucha diaria por volver a Dios.

Conocí a la señora Bernall y su esposo, Brad, en la entrega de premios Christophers donde su libro fue galardonado. Yo estaba ansioso por decirle a la señora cuánto había aprendido de su doloroso relato sobre su hija, que una vez había sido tan rebelde. Y ella estaba igualmente deseosa de aclarar que el despertar espiritual de su hija no se cumplió en un simple "Si!" sino en pequeñas decisiones día a día que restauraron su vida y su fe de a poco.

Para quien cree que "nacer de nuevo" es solamente nacer a la fe cristiana, puede ser tentador ver la conversión de Cassie como el único punto de su historia. Pero, como su madre, sé que ése no es en realidad el caso.

Por cierto la señora Bernall sabe que su hija no era ninguna santa —el satanismo, intentos de suicidio, escapadas de la casa a la noche, drogas, mentiras y más mentiras era todo parte de su vida durante un tiempo. Los padres de Cassie tuvieron que hacer grandes esfuerzos para ayudarla y protegerla. Pero luego de un retiro religioso de un fin de semana, Cassie pareció querer cambiar su vida totalmente.

Comenzó con su lucha por desconectarse de su estilo de vida hasta ese momento, mientras se preocupaba por sus viejas amistades. Luego una gran variedad de opciones sobre sus actitudes y acciones— su cambio a la escuela de Columbine donde podría hacerse de nuevas amistades, el comprender cuánto la querían sus padres, resistir el sarcasmo y la maldad, no juzgar a los demás, alegrarse por la felicidad y el éxito de los demás, controlar su carácter y orgullo.

La señora Bernall explica, "Cassie moría un poco todos los días, los dos años antes de su muerte. Su afirmación de fe en Dios no llegó de pronto, sino que se manifestó en cada decisión que tomó a lo largo del camino. Ella respondió "Si"! muchas veces, y cada día ese "Si!" se profundizó más y más en su corazón, su mente y su alma. Luego llegó el día en que sonrió, realmente sonrió, con ojos que brillaron con esperanza y promesa".

La noche antes de ser asesinada, Cassie le escribió a una amiga: "Honestamente, quiero vivir completamente para Dios. Es difícil y asusta, pero vale la pena".

Creo que Cassie nos desafía a todos al sacrificio por el amor a Dios. No como héroe o mártir, pero en forma constante y con convicción, en las pequeñas cosas de todos los días que componen una vida digna de vivirse.

Para obtener una copia gratis de ECOS Cristóforos S-197 "Entrégate... y permite que Dios venga a tu vida", escriba a The Christophers, 12 East 48th Street, New York, NY 10017.

Regrese a la Portada