July 21, 2000


¡No Deje Usted Que Un Ataque Cerebral Mate a un ser Querido!

Por James Santiago Grisolía, MD

Cada año en los Estados Unidos, más de medio millón de personas sufren un "ataque cerebral". Muchos de nosotros tenemos un abuelo y otro familiar, paralizado e incapacitado debido a un ataque cerebral, una embolia o quizás un derrame cerebral. En muchos casos es un desastre prevenible, pero es requisito darnos cuenta que es urgente y llamar al 911 para conseguir ayuda médica lo más pronto posible.

"Los ataques cerebrales producen más incapacidad que cualquier otra enfermedad", según Roberto Gratianne, un neurólogo que trabaja mucho con la comunidad latina en Chula Vista. "Cada año, esta enfermedad cuesta unos 50 billones de dólares en los Estados Unidos, y ésto no dice nada de la tristeza que produce para el paciente y su familia".

Un ataque cerebral consiste en un coágulo que se forma dentro de una de las arterias importantes del cerebro, interrumpiendo el flujo normal de sangre, con el resultado de dañar una parte (grande o pequeña) del cerebro. Como el cerebro es el órgano que controla la capacidad de hablar, la habilidad de pensar y de mover el cuerpo, un ataque cerebral puede afectar mucho al paciente, resultando en incapacidad, la necesidad de cuidado crónico, o muerte. A veces, se produce una confusión o senilidad progresiva, debido a los efectos añadidos de muchos ataques pequeños.

Otro tipo de ataque cerebral es el derrame cerebral, que es una hemorragia que destruye parte del cerebro. Los síntomas son semejantes, y se pueden distinguir los dos tipos de ataque en la sala de urgencias por medio de un TAC (Tomografía Axial Computerizada, o "CAT scan" en inglés), un estudio de rayos-X que muestra la anatomía cerebral.

En los últimos años, se descubrió un tratamiento nuevo que puede reducir o quitar completamente el daño al cerebro, que se llama APT (activador de plasminógeno de tejido, o "TPA" en inglés). Este tratamiento, investigado y comprobado en San Diego, disuelve el coágulo que produce el ataque. Actualmente es aceptado en todo el mundo como el tratamiento más importante para ataques cerebrales. Pero el gran problema es que hay que suministrar el APT en los minutos iniciales del ataque, en todo caso antes de tres horas después del comienzo de los síntomas.

Para aprovechar los beneficios del APT y los otros tratamientos disponibles para ataques cerebrales, es preciso informar a la comunidad de la gran urgencia de llamar a los paramédicos inmediatamente al comienzo del ataque.

Si ocurren síntomas de un ataque cerebral en usted, un familiar de usted, un socio, etc, es preciso llamar al 911 cuanto antes.

Los factores importantes que conducen a los ataques cerebrales son: presión elevada de sangre, diabetes, colesterol elevado, el uso excesivo de alcohol, cualquier uso de tabaco (o sea mucho o poco), y enfermedades del corazón. Todos son posibles de corregir, y todos son más frecuentes en la población latina, de modo que dentro de la comunidad latina, todos debemos de tener más precaución. Para todos los que padecen de estas condiciones, y todas las personas mayores, es importante consultar a su médico para corregir estos factores de riesgo, y hablar de las ventajas de tomar una aspirina diaria, que puede prevenir ataque cerebrales, también ataques cardíacos.

El doctor Grisolía es jefe actual de Neurología en el hospital Scripps-Mercy, miembro del comité directivo del Proyecto Ataque Cerebral de la Asociación Americana de Corazón (AHA), y uno de los investigadores en los estudios iniciales del tratamiento APT en ataque cerebral. También es socio del Centro Reina Sofia para el Estudio de la Violencia en Valencia, España.

Regrese a la Portada