July 19 2002

Daniel Serrano: La Conquista del Gordo

Por Pablo de Sainz

El teatro en Baja California se renueva constantemente, se mantiene vivo y fuerte, pero sobre todo, se conserva en un nivel de calidad que está a la altura a teatros de otros estados mexicanos, y, por supuesto, al teatro internacional contemporáneo.

En Tijuana hay varios espacios donde la dramaturgia local es puesta en escena para llevar a los ciudadanos de la ciudad un teatro accesible. Está el “Teatro del Sotano” de la Casa de la Cultura, el Espacio Alternativo del grupo “La Divina Fauna”, y el teatro del Centro Cultural Tijuana.

Es en el CECUT, donde se localiza el Centro de Artes Escénicas del Noroeste (CAEN), una institución pública que ofrece a todos los bajacalifornianos un lugar donde desarrollarse en todo lo referente al teatro. Se ofrecen diplomados, cursos y talleres.

Además, el CAEN, en su afán por dar a conocer obras de dramaturgos locales, cuenta con su propia casa editorial, llamada “CAEN Editores”, donde se publica una revista y una serie de libros de obras de teatro titulada simplemente “Los Inéditos”.

Con la coordinación editorial de Luis Humberto Crostwhite y Angel Norzagaray como director, esta vez el “CAEN Editores” ha pubicado un libro con una obra de teatro inédita, escrita por Daniel Serrano, dramaturgo, promotor cultural y director nacido en la ciudad de Hermosillo, Sonora, pero residente de Tijuana desde hace varios años, y, por eso, se considera un dramaturgo Tijuanense.

La obra se titula “La Conquista del Gordo” (CAEN Editores, 2002). Se compone de un solo acto breve, dividido en varias escenas informales.

La historia central es sencilla al principio, pero poco a poco va tomando una trama que envuelve un misterio: ¿Conquistará - mejor dicho: se acostará - el Gordo Omar, a Elena?

¿Pero quién es Omar? ¿Elena?

Esta es la historia:

Varios amigos jóvenes (Camilo, Genaro, Reynaldo y Ramón) se encuentran en un cuartucho en una azotea. Es muy noche. Después de una pachanga juvenil, los morros se sueltan a cotorrear. Están pisteando con una caguama, agarrando cura de la fiesta. Hablan de Elena, una morra que, según unos, es una chica que se acuesta con todos, y, según otros, es una chica que todavía es virgen.

Sea como sea, Omar, mejor conocido como “El Gordo”, está enamorado de Elena. El grupo de amigos platican emocionados de como, finalmente, en la fiesta, el Gordo “conquista” a Elena. Los morros empiezan a sacar conclusiones, a hacer predicciones, y a inventar historias de amor, sexo, y acción entre El Gordo y Elena.

Es en esta primera parte de la obra, donde conocemos, a través del diálogo, a los personajes y sus personalidades.

Después de estar platicando, los morros llegan a la conclusión que El Gordo podría suicidarse o matar al ex-novio de Elena si es que ésta rechaza su amor.

Unas horas más tarde, El Gordo llega al cuarto y poco a poco, el enigma comienza a aclarecerse, o, aún peor, nuevos enigmas comienzan a salir.

Lo más acertado de esta breve obra, es el modo en que Serrano maneja el lenguaje coloquial:

Genaro: ¡No mames, está caliente?

Camilo: ¿Quién, tú, la caguama o Elena?

Vicente Leñero, el maestro de la dramaturgia mexicana, ha dicho lo siguiente en el prólogo a “La Conquista del Gordo”: “El drama se instala pronto, justo en el momento en que la tensión de la espera ya no dá para más. Y estalla como una bomba, encendida desde el principio, pero hasta ahora brutal. Pieza excelente. Sencilla en su estructura, pero definitiva en la redondez y en el acabamiento de su trama”.

Daniel Serrano, en verdad, conquista al teatro con “La Conquista del Gordo”.

Return to the Frontpage