July 18, 2003

LA COLUMNA VERTEBRAL
El Soporte Informativo Para Millones de Hispanos
Por Diego Alvarez

Del Riesgo a la Oportunidad

No es nuevo para nadie el hecho de que la educación entre los hispanos siempre ha sido motivo de debate y de discordia. Lo que sí es nuevo es que ahora más que nunca se necesita que los hispanos reaccionemos ante hechos que cada vez son más preocupantes.

Estudios recientes muestran que de cada tres niños hispanos, uno no termina la secundaria y que únicamente el 10 por ciento de los latinos se gradúa de una universidad con una carrera de cuatro años de duración. Estadísticas que preocupan hasta a los más incautos.

Desde hace mucho se sabe que la mala calidad y las bajas estadísticas de la educación que reciben nuestros niños son producto de varios factores, entre ellos la pobreza y la discriminación.

El 12 de octubre de 2001, el Presidente Bush ordenó a la Comisión Presidencial de Excelencia Educativa para los Hispanos que desarrollara un plan de acción para cerrar la brecha educativa de los hispanoamericanos.

Este proceso se asumió con responsabilidad y seriedad por los miembros de la Comisión, quienes realizaron reuniones y foros bilingües sin precedentes. La Comisión se reunió, habló y escuchó a más de 1600 expertos, padres, maestros, estudiantes y líderes comunitarios y de negocios.

En marzo pasado, la Comisión presentó al Presidente su reporte, titulado: “Del Riesgo a la Oportunidad”, un plan para cerrar la brecha educativa de los niños hispanoamericanos.

En enero de 2002, la Oficina del Censo publicó información nueva que muestra que los hispanoamericanos representamos el grupo minoritario más grande en el país. Desdichadamente, la Comisión encontró que el país está perdiendo sus estudiantes hispanoamericanos.

Las cifras hablan por sí solas, la Comisión encontró que únicamente el 10 por ciento de los hispano-americanos se gradúa de un colegio o universidad de cuatro años de estudio; y menos de 100,000 se gradúan por año.

También encontró que a demasiadas familias hispano-americanas les falta conocimiento para cumplir con las altas expectativas que tienen para sus hijos, y demasiados norteamericanos establecen bajas expectativas para ellos.

Preocupa así mismo que el gobierno federal no vigile, ni mida, ni coordine adecuadamente los programas ni las investigaciones para el beneficio de los niños hispanoamericanos y sus familias, a pesar de que es este el grupo minoritario de más rápido crecimiento en el país.

Las consecuencias de esta actitud ignorante, no sólo son evidentes en el presente sino que también, a muy alto costo, se verán en el futuro, cuando la fuerza laboral de los hispanos que hoy representan esa población con problemas educativos perpetúe la mínima participación de los hispanos en labores que requieren alta especialización.

La Comisión Presidencial de Excelencia Educativa para los Hispanos recomienda en su reporte seis estrategias que por su importancia aquí se presentan:

1. Establecer nuevas y altas expectativas para los niños hispanoamericanos.

La Comisión recomienda que se establezcan nuevas y altas expectativas en todo Norteamérica para los niños hispanoamericanos, ayudando a los padres a navegar por el sistema educativo, creando asociaciones que puedan proporcionar opciones adicionales para los niños, y poniendo en práctica una campaña de motivación y conscientización pública a nivel nacional con el objetivo de aumentar el logro educativo y de alcanzar las metas de educación universitaria.

2. Apoyar la Ley Que Ningún Niño se Quede Atrás.

La Comisión apoya firmemente la implementación total y la ejecución total de la Ley Que Ningún Niño se Quede Atrás. La Comisión reta a los estados y a los distritos escolares a que, en un período de cinco años, aumenten un 30 por ciento o más el nivel de lectura de los niños de cuarto año para que lleguen o sobrepasen el nivel de aprovechamiento establecido por la Evaluación Nacional del Avance Educativo (National Assessment of Educational Progress) y que cumplan o excedan los objetivos medibles anuales que se definen en cada uno de los planes de rendición de cuentas de cada estado.

3. Reforzar y expandir la profesión de maestros de alta calidad.

Reforzar y expandir la profesión de maestros de alta calidad al preparar aún más a todos los maestros para que resuelvan las necesidades de sus estudiantes, incluyendo las de los hispanoamericanos, las de aquellos con discapacidades y las de aquellos con un inglés limitado, atrayendo así a más hispano-americanos a la profesión de maestros y proporcionando incentivos y compensación por desempeño exitoso como sería evidente al observar un mejor logro de los estudiantes.

4. Desarrollar un programa de investigación federal para identificar las necesidades de los estudiantes hispano-americanos.

Iniciar un programa de investigación coherente y global sobre el desarrollo de la educación de los hispano-americanos en todo el espectro de educación, desde el nivel de preescolar hasta la postsecundaria.

5. Crear el camino para la graduación del colegio.

Asegurar que los estudiantes hispanoamericanos tengan un acceso completo para entrar al colegio y demandar que exista una mayor responsabilidad en los porcentajes de graduación de los hispanoamericanos en los niveles más altos de educación. Retar a las instituciones de postsecundaria del país para que en la próxima década, gradúen un 10 por ciento más de estudiantes hispanoamericanos de colegios y universidades por año que la cantidad que están graduando actualmente.

6. Crear una coordinación y rendición de cuentas aún mejor a nivel federal.

Aumentar la coordinación y rendición de cuentas de los programas del gobierno federal para servir mejor a los niños hispanoamericanos y a sus familias.

Si quiere más información sobre este tema llame gratis a su línea de ayuda al 1-800-473-3003.

Información tomada del sitio Web de la Iniciativa para la excelencia en la Educación de los Hispanoamericanos.

Return to the Frontpage