July 18, 2003

ADIOS A LA GUARACHERA DE AMERICA CELIA CRUZ

1924 - 2003

La cantante cubana Celia Cruz falleció hoy a los 78 años en su hogar en Nueva Jersey, informó su portavoz, Blanca Lasalle.

La “Guarachera de Cuba” ,como se le conoció popularmente por su manera de cantar estuvo acompañada en los últimos momentos de su vida por su esposo Pedro Knight y otros miembros de su familia, luego de estar sometida a una intervención quirurgica. Se trató por todos los medios de demostrar que la Gran Celia se recuperaba satisfactoriamente hasta que su casa Disquera la Sony Music acaba de sacar su último disco y en varios lugares del mundo entre ellos Colombia se han hecho y preparado homenajes.

Celia Cruz Nació el 21 de octubre de 1924 en La Habana, Cuba, en un hogar de origen humilde. Aunque desde pequeña admiraba las orquestas de los bares, estudió para ser maestra de escuela; más tarde abandonó la docencia para dedicarse a la música. Poco antes de 1947 Celia Cruz se inscribe en el Conservatorio Nacional de Música de La Habana para estudiar teoría musical, piano y voz. Desde entonces su voz, carisma y talento han dado lugar a una de las trayectorias más impresionantes del mundo de la música.

Celia Cruz ha recibido tantas distinciones que, si tuviéramos que enumerarlas, tendríamos que escribir un libro. Basta decir, entonces, que sus más de 70 álbumes han generado una cosecha interminable de Discos de Platino y Oro, y más de un centenar de premiaciones de prestigiosas instituciones alrededor del mundo. Ha sido nominada doce veces a los Premios Grammy y lo ganó por primera vez en 1987.

Celia Cruz tiene tres doctorados Honoris Causa de las Universidades de Yale, Florida International University y la Universidad de Miami. Además, ha aparecido en unas 10 películas, como “The Mambo Kings” y “The Perez Family”, entre otras. El primer premio por su talento lo ganó en 1947, en su ciudad de origen, La Habana, Cuba. Poco antes de recibirlo, ya se había inscrito en el Conservatorio Nacional de Música, en donde estudió teoría musical, piano y voz. Allí trabajó como maestra pero por muy poco tiempo, pues el mundo de la radio, el cine y la televisión reclamaban su música.

A principios de los 50’s se unió a la legendaria orquesta La Sonora Matancera, agrupación con la que protagonizó algunos de los mejores capítulos de la música afro-cubana. La dimensión de esta alianza rebasó las costas y fronteras de su isla natal, y exportaron su talento al mundo. El 15 de julio de 1960 dejó su país natal y se mudó a Estados Unidos en donde, de nuevo, siguió haciendo historia. En esta década grabó varios álbumes con el maestro Tito Puente y juntos despertaron el interés del público anglo y europeo en la música salsa, fenómeno que llegó a conocerse como “la Salsa de los 70’s”. Sus alianzas con otros maestros, como Johny Pacheco, Willy Colón y La Fania All Stars, también son inmemorables.

No se sabe cuándo comenzó a llamársele “La Reina de la Salsa”, pero ha sabido llevar con suma clase y distinción ese título. Celia ha grabado con los más altos dignatarios de la música: Dionne Warwick, Patti Labelle, David Byrne, Gloria Estefan y Wyclef Jean, entre otros. Como su talento siempre ha envuelto a gente de todas las generaciones y gustos, también ha cantado junto a grupos de rock, como Los Fabulosos Cadillacs y Jarabe de Palo.

Se le ha honrado dedicándole estrellas y tramos en algunas de las calles más visitadas del mundo. En 1987 la meca del cine, Hollywood, le dio su estrella en el Paseo de la Fama de esa ciudad. Tres años más tarde la Calle Ocho de Miami se nombró “Celia Cruz Way” y, en 1991, esa ciudad también le dio su estrella, honor que también le han conferido otros paseos dedicados a luminarias, como el de San José Costa Rica, y el de la Plaza Galería de la Ciudad de México.

La década de los 90’s ha marcado un capítulo muy especial de su trayectoria. En esta década la Institución Smithsonian le otorgó el Premio Éxito de Vida; la República de Colombia le dio la Medalla Presidencial en las Artes; recibió el Premio Éxito de Vida de los prestigiosos Hispanic Heritage Awards y la Ciudad de San Francisco declaró el 25 de octubre de 1997, el día de Celia Cruz en San Francisco, entre otros. Pero sin lugar a dudas uno de los momentos más emotivos de su vida, fue cuando en 1994 recibió de manos del Presidente de Estados Unidos, Bill Clinton, el más alto honor que este país concede a las artes: el National Endowement for the Arts, en la Casa Blanca.

Aunque ha recibido diversas distinciones recién estrenando milenio, la ‘guarachera’ más feliz del mundo ya recibió algunos de los máximos honores del ambiente musical. En el 2000 la prestigiosa revista Billboard (considerada “La Biblia” de la industria) le rindió un tributo especial por sus 50 años de carrera. En ese año también ganó el primer Premio Grammy Latino al mejor álbum de música tropical.

En el 2001 fue nominada nuevamente a otro Grammy Latino, ingresó en el Paseo de la Fama del Jackie Gleason Theater of The Performing Arts de Miami Beach. Su fama y simpatía es un imán que incluso ha atraído a públicos de otros idiomas, algo que quedó más que confirmado cuando cantó “Guantanamera” junto a Luciano Pavarotti en el tradicional programa benéfico que anualmente celebra el ilustre tenor. Además cantó en el memorable concierto: “VH1 Divas Live: The One and Only Aretha Franklin”. En el 2002 el mundo se consternó con la noticia de un cáncer cerebral que aqueja desde entonces a esta Dama de la Salsa, aún así, hace pocos días (2003) nos regaló un nuevo trabajo disco-gráfico REGALO DEL ALMA, cuyo sencillo “Ríe y llora” ya se encuentra sonando en las principales emisoras del mundo entero. Ella misma dice que con este último disco, con el que le hace un tributo a Cuba, invita al público a disfrutar de cada momento y a no dejar pasar las oportunidades que ofrece la vida: “es un himno al ser humano: en la vida se ríe y se llora constantemente, es un disco que está muy cerca de mi corazón”.

EN SUS PROPIAS PALABRAS…

De “Azúcar” (su palabra más célebre):

“Surgió cuando fuimos a comer a un restaurante con unos amigos y el camarero me preguntó si quería café con azúcar…y yo le contesté: “azuuuucar”, porque era obvio que no me podía tomar un café cubano sin azúcar, un día me cansé de contar el cuento y antes de que me lo pidieran salí gritando: “azuuuucar”, y me quedé así”.

Sobre sus premios:

“Todos los premios han dejado una huella en mi memoria. Pero tengo que decir que el que más se hizo esperar fue el de la Estrella de Hollywood, desde el presidente Ronald Reagan hasta cientos de indocumentados enviaron cartas pidiéndolo. Por eso siempre he dicho que no es la estrella de CELIA, es la estrella de su público.”

De su esposo, Pedro Knight:

Tiene muchas cualidades, pero su caballerosidad siempre me ha cautivado.

Su opinión de la fama:

“Es una satisfacción ser reconocida porque nos da la oportunidad de conocer a gente importante, como presidentes y artistas…Bill Cosby, Quincy Jones, Gloria y Emilio Estefan…Y con esa misma facilidad, nos permite seguir siendo parte del pueblo: compartir con la gente, recibir su cariño y darle el nuestro.”

Un sueño:

“Regresar a Cuba”

Sus pasatiempos:

“Me gusta escuchar todo tipo de música. También me gusta coleccionar monedas de oro y manillas de oro…”

El retiro:

“Es la muerte y no lo digo por los artistas, porque hay artistas que cambian la faceta de su carrera…creo que la inactividad es el cáncer del alma…siempre he pensado que me retiraré el día que Dios apague mis facultades. Yo como Miguelito Valdez, quiero despedirme de la vida, en el escenario”.

Return to the Frontpage