July 16 2004

Buscando Consejos sobre la Salud: Cuidado Usuario del Internet

Por Kate Christensen, M.D.

Como un médico, me dá gusto cuando los pacientes se hacen activos en su propia salud, pero me preocupa más y más la cantidad de información incorrecta sobre la salud que existe en el Internet. Cuando están consultando al Internet, todos los buscadores de información necesitan ser escépticos y escrutar cuidosamente los sitios del web que presentan información sobre la salud. Mientras muchos sitios del web parecen legítimos, esto es un caso de “Cuidado usuarios del Internet”. Sólo un cuarto de los “buscadores de la salud” averigüan cuidosamente la fuente y la fecha de información sobre la salud que encuentran en el Internet. La mitad de los buscadores de salud averigüan la credibilidad de los sitios del Internet que enfocan en la salud “sólo a veces”, “casi nunca”, o “nunca”.

Algunas sugerencias:

• Considere la fuente. ¿Quién está proveyendo la información?

¿Quién es el autor de la información sobre la salud en este sitio del web? ¿Tiene el autor una licencia y experencia médica? ¿Es esto una fuente creíble que provee información en que puedes confiar? Busque el sello de URAC – ésta asociación independiente sólo acredita los sitios del web que cumpla con sus criterios rigorosos, incluso los que se acaban de mencionar.

• Considere el propósito.

¿Qué está tratando de hacer el sitio del web? ¿Quién creó el sitio del web y por qué? ¿Quién patrocina el sitio del web? ¿Está tratando de venderle algo? O ¿hay un propósito a informar y educar? ¿Está rodeada por anuncios la información sobre la salud? ¿Qué motivo tendrían para proveer acceso a ésta información particular?

• Considere la fecha. ¿Es actual la información?

La información actual es bastante importante en cuestiones de la salud. Los sitios del web que ofrecen consejos médicos e información deben proveerle de las fechas de publicación de toda información sobre la salud y de los reportes médicos. Si la información fue publicada hace más de algunos años, puede ser anticuada. En algunos casos, sólo unos meses pueden hacer la diferencia.

• Obtenga una segunda, tercera, o cuarta opinión.

Para darle la oportunidad de comparar notas, visite algunos sitios del web que ofrecen información sobre el tema. Use los mismos criterios de selección mencionados arriba para averigüar que estás comparando información entre proveedores creíbles. Visite a los sitios del web informacional, al sitio de su proveedor médico (si está disponible) y a los sitios del web de organizaciones no-lucrativos como la American Heart Association y a las agencias nacionales de la salud, como healthfinder.gov.

• Hable con su médico.

Desde su investigación puede formular preguntas para discutir con su médico en su próxima visita. Pregunte a su médico antes de comprar productos “milagrosos” o tratando algo experimental. El papel más importante del web puede estar en ayudarle a hacerle a su médico buenas preguntas.

Los consumidores sabios de la salud deben ver el Internet como lo que es: una gran fuente de información que puede ayudarles a hacerse participantes más informados en dirigir su salud. Es un recurso, pero no es el único recurso.

Mande un email a Dra. Christensen: adoctorsword@kp.org

Dra. Christensen es la Directora Médica del Grupo de Servicios del Internet de Kaiser Permanente.

******

Esta es la segunda en un serie de columnas mensuales para los medios étnicos de comunicación de NCM, escrita por los médicos de Kaiser Permanente basada en sus experiencias. Patrocinada por Kaiser Permanente y producido por NCM InfoWire.

Return to the Frontpage