July 12 2002

Virginia Hernández: Sanborn’s Light

Por Pablo De Sainz

Las mujeres en las artes mexicanas ocupan un lugar muy importante, porque a través de ellas, las mujeres luchan por cambiar estereotipos y condiciones sociales, por mejorar la vida de las mujeres en México.

El teatro es una disciplina artística donde las mujeres mexicanas han aportado un sinnúmero de obras que dan voz a mucha de la problemática que afecta directamente a las mujeres.

Uno de los problemas más comunes entre la población femenina, es el de la imagen y la alimentación. Es decir: las revistas y los medios de comunicación bombardean a las mujeres con mensajes distorcionados de la realidad. Les dicen, “Debes ser delgado y así, así, así, para poder ser bella y exitosa”. Entonces, debido a esto, muchas jovenes se ponen a dieta, muy rigurosas dietas, vigilan su alimentación constantemente, o, en muchos casos, dejan de comer por completo.

Las consecuencias: desórdenes alimenticios, (léase: Bulimia, Anorexia). Bajos autoestimas entre mujeres obesas, por sentirse menos bellas o inferiores a causa de su sobrepeso.

Una dramaturga bajacaliforniana ataca este problema en una obra de teatro. La escritora es Virginia Hernández, y la obra se titula “Sanborn’s Light” (Caen editores, 2002).

El título alude al lugar donde ocurre la obra en un acto, y a una popular cadena de comida mexicana: Restaurant Sanborn’s. Es común que en estos restaurantes se reunan los amigos a comer unas famosas enchiladas Suizas, con mucho pollo, sabrosas tortillas, un montón de queso, y una gran cantidad de crema. Obviamente, el menú no es muy saludable, y por supuesto, está repleto de calorías. Un martirio para las personas obesas con todo este riquísimo menú.

Los protagonistas de “Sanborn’s Light” son descritos por Hernández de esta manera:

“Filiberto, gordo. Gaudencio más gordo aún y Cleo verdaderamente ha llegado al extremo”.

Entonces, esta es la historia de tres gordos, dos hombres y una mujer, que llegan a un Sanborn’s a cenar algo ligero, porque los tres, cada quien a su manera, están a dieta. Cleo, la gordísima Cleo, es la nutrióloga amateur experta en dietas que aconseja y vigila a Filiberto y Gaudencio.

La obra empieza a desarrollarse por medio de unos diálogos brevísimos, veloces y divertidos. Esta avanza cuando aparecen la mesera desesperada y el cliente vendedor de lotes funerarios.

Entonces, la obra de estos tres gordos, poco a poco, olvidándose de dietas, empieza a llenarse de comida, postres y cervezas, y se convierte en una obra que podría ser parte del nuevo absurdo, donde la realidad, por muy rara y peculiar que parezca, es una realidad aceptada.

“Sanborn’s Light” es una divertida obra llena de velocidad y comida rápida. Hernández, nacida en Ensenada, Baja California, ha escrito una obra que trata de tema serio desde un punto de vista informal.

De su “Sanborn’s Light”, el famoso escritor mexicano Vicente Leñero, dijo que “se vuelve reflejo cruel de nuestra propia vida. Parodia de la situación donde los personajes, con oficios con los que podría reconocerse cualquiera, se transforman en marionetas imparables hablando y ac-tuando y viviendo a una velocidad fuera de registro”.

“Sanborn’s Light”, de Virginia Hernández, es como comer un banquete lleno de calorías y llenarnos de comida sin pensar en las consecuencias.

Lo importante, después de todo, es quedar satisfechos. Y con “Sanborn’s Light”, uno queda con la barriga y la mente contentas.

Return to the Frontpage