July 11, 2003

La tragedia de no ser, desde la Habana: El último Foutté

Por Mariana Martinez

La historia narrada en El último Foutté es la vida de una muchacha cubana que sueña con ser bailarina, pero empieza a engordar porque su madre, presionada por la abuela dice que esa niña “está muy raquítica”. Debido al ambiente de neurosis familiar y a sus propios demonios, María del Carmen enloquece mientras entra a un torbellino de emociones, culpa, hambre y negación que son comunes en cualquier obsesión, en este caso, la comida es a la vez su cura y su veneno mientras sigue pensando en ballet y recreando su mundo imaginario en el que ella es una gran estrella.

La obra, está narrada sin muchos elementos en escena, apenas una silla de ruedas y unas zapatillas de ballet son accesorios de un intenso monólogo marcado por la incoherencia reveladora de la tragedia de no ser.


Rosa María y Carlos Borbón en El último Foutté.

La actriz. Rosa María Vasconcelos, actúa desde los quince años y se formó bajo la dirección de Rodrigo Raciel Reyes en el Centro Comunitario de Arroyo Naranjo, donde también se formó Carlos Borbón el escritor y director de la obra que presentan. Formada desde siempre como actriz, Rosa María, ha sido campeona consecutiva, durante varios años del festival de monólogos organizados por Radio Habana y una actriz muy reconocida en su país. Para este papel tuvo que aprender mucho de la tradición dancística Cuba, que tiene una academia de ballet de primerísimo nivel mundial desde hace cincuenta años, con un público exigente y acostumbrado a bailarinas profesionales y entregadas. Como parte de su preparación estudió ballet con su amigo bailarín Jesús Sáez “para mi cada función es un desgaste físico y emocional”, cuenta Rosa María. “Es una obra muy física y por mis dimensiones es complicada, además el foro es un escenario difícil”.

Carlos Borbón, de sólo 27 años es enfermero de profesión, pero apasionado por el teatro, acercándose a él, primero escribiendo obras para sus amigos actores, luego empezó a actuar y por último se metió en la difícil tarea de dirigir. A pesar de que su vida llevaba un rumbo muy distinto, recién aceptado a ingresar a la escuela de medicina, Carlos se decide por el teatro como su opción de vida y escribe el texto especialmente para Rosa María. Basada en una historia real de una bailarina llamada María del Carmen, 40 años… aunque con las obvias licencias literarias que dejan ver que este texto no deja de ser un resultado de su propia historia.

El término foutté es el nombre de uno de los movimientos más populares y virtuosos en el ballet, que consiste en que la bailarina, parada en puntas o media punta sobre un solo pie, se impulse para girar. En el ballet de “Don Quijote” la bailarina da hasta 32 fouttés seguidos.

Desde que vienen trabajando con la obra desde hace 3 años en La Habana, Carlos y Rosa María han ido adaptando y modificando el texto según el foro en el que lo presentan.

Esta es la primera vez que sale de Cuba para presentarse en México, en el festival de teatro Universitario de la UABC en Tecate, Tijuana y Rosarito, para esta ocasión del festival, los artistas jugaron con las siglas de la universidad, que son las mismas letras que CUBA y también incluyeron un video de la actriz 20 minutos comiendo sin parar, lo cual causó una reacción de asco y sorpresa entre los asistentes. También hicieron un programa de radio donde la actriz se enfada con el locutor y deja claro que es una diva.

Rosa María comenta que al llegar a México tuvo miedo porque el público cubano es muy culto, exigente y agradecido, que hace de ir al teatro un ritual; sin embargo, aquí en México, falta esa costumbre de la población, y una cartelera estable para ir acostumbrando a la gente. Le habían dicho: “En México el público no aplaude y no se ríe”, y para la actriz eso no ha sido verdad. Le han llevado flores o la esperan después de la función para pedirle autógrafos; una señora incluso regresó para regalarle una bailarina de porcelana.

Después de su participación en el festival, decidieron quedarse a dar una corta temporada de la obra en México, en el Foro alternativo del CAEN, escuela donde Carlos Borbón dará próximamente un taller de teatro espontáneo.

La obra parece ser una crítica, una versión dramática de la batalla con el peso y de la obsesión estética de la cultura occidental que muestra la cadena negación- promesas-frustración- más promesas, típica de cualquier acto destructivo. También deja ver el doble mensaje social: “come pero no engordes”, que se entreteje en los medios de comunicación y en las propias familias. Para la bailarina, “los dinosaurios se fingen extintos” pero vuelven a salir una y otra vez, atormentándola por lo que pudo ser y no pudo y ya sin fortaleza la atrapa en la locura como su último refugio.

La obra se presentó en varias funciones especiales para Escuela para padres, donde después se hizo un debate con la ayuda de una psicóloga que analizó la obra, porque como dice Carlos “la obra invita a la reflexión, a no frustrar a los hijos y dejar que vuelen, a dejarlos elegir”.

El último Foutté se presenta todos los viernes a las 8:00 p.m. en el Foro Alternativo del CAEN. Entrada: $7.00 dls.

Return to the Frontpage