July 11, 2003

LA COLUMNA VERTEBRAL
El Soporte Informativo Para Millones de Hispanos
Por Diego Alvarez

La salud mental, necesaria para todos

Es normal sentir tristeza o sentirse a veces deprimido, sobre todo para la mayoría de hispanos que venimos a un nuevo país y debemos cambiar parte de nuestras costumbres y cultura para adaptarnos a una nueva. Lo que no es normal es llevar una vida sumidos en la depresión profunda, o tener actos esquizofrénicos u otros trastornos. Esos estados son de enfermedad, y como tal hay que tratarlos.

Martha Budde, colombiana, es una sicóloga que trabaja en un Centro de Salud Mental en el estado de Oklahoma, y desde su profesión, ella ha podido ayudar a muchos hispanos que necesitan servicios profesionales debido al estado mental en el que se encuentran.

“Algunas personas sufren enfermedades mentales severas como la esquizofrenia, el trastorno bipolar (antes conocida como maniaco depresión) y la depresión mayor. Entre los hispanos el trastorno más común es la depresión. En eso se puede percibir un trasfondo cultural. Cuando uno cambia de país, deja atrás a su familia, su red de apoyo social que son sus amigos, la gente con la que uno creció, la gente con la que se educó, se deja el trabajo y en algunas personas, un status social. También se deja el idioma, la comida, sus costumbres, en fin su cultura” explica Martha.

Pero no todas las depresiones requieren atención de un especialista. Sentir depresión es un sentimiento normal —la mayoría de las veces—, pero la depresión profunda sí es una verdadera enfermedad, con causas y síntomas que ayudan a reconocerla. “Algunos síntomas son cambios en el apetito, falta de sueño o exceso de sueño, sentimientos de tristeza, de desesperanza, baja autoestima, pensamientos suicidas, pérdida del disfrute en actividades que antes se disfrutaban” explica Martha.

“Las enfermedades mentales mayores se producen normalmente por un desbalance químico en el cerebro. La depresión, la esquizofrenia y el trastorno bipolar son desbalances químicos severos. Esas enfermedades son las que reaccionan a los medicamentos” explica Martha. Por el contrario, una persona que tenga un problema marital, no significa que tenga una enfermedad mental mayor, no hay desbalance químico.

De otro lado, los adolescentes que presentan Desorden Bipolar pueden sufrir cambios de humor continuos que fluctúan entre extremadamente altos (maníacos) y bajos (deprimidos). Estos cambios en el humor pueden alternarse, o la persona puede sentir los dos extremos al mismo tiempo.

El Desorden Bipolar usualmente comienza en la vida adulta. Aunque es menos común, puede ocurrir en la adolescencia y algunas veces en la niñez, es decir, esta enfermedad puede afectar a cualquier persona, sin embargo, si uno o ambos padres presentan un Desorden Bipolar, hay mayor probabilidad de que los hijos desarrollen el desorden.

Esta enfermedad puede comenzar con síntomas maníacos o con síntomas depresivos como: sentirse demasiado contento, o reírse mucho, o estar demasiado irritable, enfadado, agitado o agresivo; problemas de autoestima; aumento de energía desmedida; habilidad de dejar de dormir durante varios días seguidos sin sentir cansancio; hablar excesivamente; comportamiento arriesgado repetitivo, tal como el abuso del alcohol y las drogas; el guiar a la ofensiva; tener aspecto descuidado o la promiscuidad sexual.

Mientras tanto, los síntomas depresivos incluyen irritabilidad, depresión, tristeza persistente, llanto frecuente, pensamientos acerca de la muerte o el suicidio, disminución en la capacidad para disfrutar de sus actividades preferidas, quejas frecuentes de malestares físicos, tales como el dolor de cabeza y de estómago, nivel bajo de energía, fatiga, mala concentración, cambio notable en los patrones de comer o de dormir.

Algunos de estos síntomas se parecen a otros que ocurren en el adolescente con otros problemas, tales como el abuso de drogas, la delincuencia, el Desorden de Deficiencia de Atención debido a Hiperactividad (ADHD - Attention Deficit Hyperactivity Disorder), o inclusive la esquizofrenia.

El diagnóstico sólo se puede hacer después de una observación cuidadosa, durante un largo período de tiempo. Una evaluación minuciosa por un siquiatra de niños y adolescentes puede ayudar a identificar los problemas y a comenzar el tratamiento específico.

Recuerde que si los síntomas que las personas presentan le están impidiendo llevar una vida normal, si usted no va a trabajar, duerme hasta tarde o no duerme, si escucha o ve cosas que otros no, entonces lo más probable es necesite ayuda.

Para más información sobre enfermedades mentales, comuníquese con la línea de ayuda, al 1-800-473-3003.

Return to the Frontpage