July 9 2004

Disfrutando del retraso mental

“Anchorman” fuera de control en su humor

Por Jose Daniel Bort

A Will Ferrell y sus colaboradores les gusta pujar los botones de la caracterización. Esto lo demostraron en una reciente rueda de prensa con motivo de su película “Anchorman”, donde Ferrell, el director Adam Mc Kay, Cristina Applegate, Paul Rudd y Steven Carell se lanzaron por la borda con respuestas dignas de los artistas del movimiento “Dada”. Pero no hacía falta la rueda de prensa, la película habla por sí sola.

No que esto es un problema, (parafraseando al comediante Seinfeld, quien es una gran influencia aquí), Anchorman rebosa con situaciones donde las risas a barriga suelta se mantienen hasta que Ferrell y compañía les da la gana. El obstáculo del humor que tiene la película es que pretende burlarse del acartonamiento de sus personajes y al final la propuesta misma se siente acartonada.

Y qué más almidonado que un narrador de noticias de los años setenta. Ferrell es Ron Burgundy, la cabeza del equipo de noticias líder de San Diego, en los tiempos pre-CNN donde el “Anchorman” era el rey, la verdadera fuente de información para el ciudadano común, la antorcha que ilumina el sendero de toda la ciudad. Ferrell (quien escribió el libreto con el director Mc Kay) decide hacer a su personaje una leyenda ante las cámaras y un desastre en su vida privada.

Junto a el, su infaltable equipo de noticias, entre el que se destaca ampliamente Brick Tamland, interpretado con perfecto tiempo cómico por Steve Carell. Este comediante ya ha tenido varios personajes secundarios destacadísimos y ya es hora de que se lance con su propio proyecto. Es lo mejor de la película.

La vida “idílica” de Ron se ve afectada cuando Verónica Corningstone (Cristina Applegate) llega a trabajar al noticiero. Más ambiciosa y talentosa que Ron, Verónica está dispuesta a romper todos los estereotipos con respecto a las mujeres narradoras de noticias y destacarse con Ron en el plató de noticias, o sin él.

Esto le brinda la oportunidad a Ferrell de jugar con cuanto prejuicio le pase por delante. Todas las minorías se llevan su tunda en la mordaz bocaza del cómico. Todo demasiado “juvenil” (casi rayando en lo infantil) como para ser sinceramente inteligente, pero divertido al final. Aunque muchas veces uno se siente culpable de que tanta pamplinada funcione de maravilla.

En vista de la aceptación que películas del mismo corte han tenido ultimamente (Dodgeball, Starky y Hutch y Elf hasta cierto punto), es de esperarse que Anchorman resuene ante su audiencia, decidida a ser entretenida por el comediante que está dando la hora.

Ferrell es un gran talento, más incisivo que Ben Stiller, más políticamente incorrecto que Steve Martin y hasta más carismático que Eddie Murphy. Los elementos para su sátira no están completamente engranados en este, su primer proyecto como líder, pero lo que viene va a destrozar todas las convenciones del moderno cine de comedia. Se está cocinando.

Anchorman
Con: Will Ferrell, Cristina Applegate, Steve Carell
Dirigida por: Adam Mc Kay
Clasificación: PG-13
Chiles: 3 ½ de 5

Return to the Frontpage