July 9 2004

Comentario

Se Necesita Urgentemente Más Investigación Médica sobre los Hispanos

El Bienestar de la Nación Requiere Una Dosis de Atención de los Candidatos a Presidente

Por la Dra. Elena Ríos

WASHINGTON – Al intensificarse la contienda presidencial este verano, los candidatos quizá deseen considerar los cambios de panorama en nuestra nación y el hecho que uno de cada seis niños es hispano.

Lo que podría interesarles en particular es que ese dato rápidamente cambiará a uno de cada cinco. Si los candidatos han de continuar cultivando votantes nuevos, quizá deseen tener en cuenta que es necesaria la investigación para mantener saludable a ese grupo de votantes.

Aunque nosotros como nación gastamos más en atención de la salud que cualquier otro país, eso no necesariamente significa mejores condiciones de salud entre los hispanos.

No hay sino que preguntarles a los trabajadores en la zona sur y central de Los Ángeles que ni siquiera pueden pagar las vacunas de sus hijos. O a los hispanos en El Paso, Texas, que tienen cáncer pero que ignoran los síntomas y esperan demasiado para consultar a un médico. Esos son algunos de los problemas que podrían eliminarse con investigaciones comunitarias sobre los hispanos. Hasta que los investigadores conozcan las causas básicas involucradas, la comunidad médica no podrá remediarlas.

Es hora de que exista liderazgo. Los candidatos a presidente deben respaldar que se aumenten los fondos para las investigaciones sobre los hispanos. Con eso, pueden lograr una visión para que se desarrollen programas y tratamientos que surtan efecto y que sean únicos en la comunidad hispana. Dados los recursos limitados, una estrategia dirigida es necesaria donde la necesidad es mayor: en la creciente población hispana.

Esperamos que los candidatos examinen detenidamente algunas de las leyes propuestas en el Congreso y las respalden. Estos proyectos de ley auguran ampliar los programas que lidian con la diversidad, requieren que las agencias federales recopilen y reporten datos sobre las diferentes razas y etnias, y proponen crear oficinas de salud de grupos minoritarios. Las propuestas, particularmente la del Sen. Bill Frist (R-TN), Sen. Tom Daschle (D-SD) y el Rep. Elijah E. Cummings (D-MD), tienen como objetivo eliminar las disparidades en la salud de los hispanos y proponen que se faciliten las investigaciones comunitarias sobre la salud de los hispanos.

La National Hispanic Medical Association aplaude dichos esfuerzos, porque si las disparidades continúan, podrían afectar la salud, productividad y bienestar de generaciones futuras.

Comprender a nuestras comunidades hispanas y sus inquietudes comienza con las investigaciones que incluyen a los hispanos, quienes actualmente constituyen el mayor grupo minoritario de los Estados Unidos y que podrían pasar a ser la mayoría ya en el 2025. Las investigaciones que incluyen a los hispanos no se han mantenido al tanto del crecimiento en la población. Necesitamos que los investigadores les presten más atención a la condición cultural, lingüística, inmigratoria y generacional.

Incluso ahora hay motivos de inquietud. La Organización Mundial de la Salud ha determinado que Estados Unidos es la primera nación en cuanto a gastos de salud pero ocupa el puesto número 37 cuando se trata de ofrecerles atención médica general a sus residentes. A los hispano americanos no les fue tan bien. Además, actualmente existen más de 100 facultades de medicina en el país pero pocas de ellas le dedican suficiente atención a la investigación sobre los hispanos.

Como resultado, alentamos al Congreso a incluir la participación de NHMA, su fundación y redes investigadoras para desarrollar capacitación y métodos de investigación culturalmente apropiados, y que incorporen a los grupos hispanos a los ensayos clínicos.

Con más investigación, podremos com-prender más las disparidades en la salud. Por ejemplo, los hispanos tienen probabilidades casi dos veces más altas de morir de diabetes que los blancos no hispanos, y los hispanos tienen una tasa menor de cáncer pero mayores probabilidades de morir debido a esa enfermedad.

Los problemas de idioma y socioeconómicos, y la cultura son parte de las razones por las que no se les ofrece atención adecuada a los hispanos.

También son importantes los conocimientos sobre la salud. Los médicos que están al tanto de las diferencias entre los mexicano americanos, puertorriqueños, sudamericanos, cubano americanos y otros grupos hispanos pueden velar mejor por sus pacientes.

Los líderes de nuestra nación, y los líderes futuros, deben exigir que se realicen investigaciones sobre los hispanos para que los médicos puedan atender mejor a este grupo en crecimiento de pacientes, y para que puedan comprender más las diferencias entre los grupos hispanos si hemos de poner fin a las disparidades raciales en la salud.

La Dra. Elena Ríos es presidenta de la National Hispanic Medical Association, una organización sin fines de lucro que representa a los médicos hispanos en los Estados Unidos.

Letters to the Editor Return to the Frontpage