July 8, 2005

LA OTRA EXPERIENCIA MIGRATORIA, parte 2 de 4

La Importancia de Estar Organizados

Durante la Audiencia Regional de la Comisión Mundial Sobre las Migraciones Inter-nacionales (CMM), auspiciada por las Naciones Unidas y realizada en la Ciudad de México los días 16 y 17 de mayo del 2005, activistas de los derechos de los inmigrantes y migrantes de varios países hicieron escuchar sus voces.

Esta es la segunda de cuatro partes de una serie que busca divulgar aspectos del fenómeno migratorio en Brasil, Ecuador, Perú y Colombia—y especialmente las enseñanzas que esos migrantes quisieron compartir.

Por Eduardo Stanley

CIUDAD DE MEXICO—Alrededor de los migrantes se generan innumerables negocios, desde gestorías (trámites de documentaciones) hasta ventas de boletos para viajes. Y también, claro, los de tipo ilegal, como los servicios de los llamados “coyotes” o la venta de documentación fraudulenta. Y una lista innumerable de abusos. Como por ejemplo, en Quito, Ecuador, donde miles de potenciales migrantes que visitan el consulado de España en búsqueda de visas, deben pagar $150 dólares si quieren evitar largas filas humanas. Este abuso es consecuencia de las trabas burocráticas impuestas por dicho consulado.

“Protestamos ante las autoridades españolas y prometieron resolver el caso”, dijo Patricio Carrillo, de la organización “Ecuador Llactacaru”, palabra Quechua que significa “Tierra Distante”. Esto es parte de lo que estos migrantes sudamericanos han logrado en base a su organización y persistente acción política. “En el 2000, el gobierno derechista español (de José María Aznar, quien gobernó de 1996 a 2004) busca deportar a miles de inmigrantes, pero nosotros nos organizamos y tomamos iglesias para llamar la atención y buscar negociaciones”.

Con el apoyo de esas iglesias, de numerosas organizaciones de migrantes de diferentes países, asociaciones de derechos humanos y sindicatos, se logró que el gobierno español otorgue una amnistía limitada. Sin embargo, el trabajo no se detuvo aquí. Se creó una red de migrantes con el apoyo de 14 organizaciones con el objetivo principal de influenciar en la política migratoria de Ecuador. También, busca ampliar esta red participativa en los países donde existan migrantes ecuatorianos, inicialmente Argentina, Bolivia y Chile.

Ecuador tiene tradición migratoria, pero durante los años 2000-2001 se produce un éxodo masivo de personas, cuando debido a una crisis económica, aproximadamente 600,000 ecuatorianos emigraron a Europa o Estados Unidos. Ecuador tiene 13,150,000 habitantes y su economía se basa en la explotación de petróleo, bananas y camarón. La primera gran corriente migratoria interna se produce a fines del 1800, cuando la producción intensiva de cocoa para exportación atrajo a decenas de miles de residentes de las sierras a los valles de la costa del país. Actualmente, el país preferido por los ecuatorianos es España, donde se cree residen unos 350,000 inmi-grantes sin documentación.

“Los gobiernos son hipócritas porque ponen condiciones o dicen no querer inmigrantes pero en realidad necesitan su mano de obra y la atraen”, afirmó Carrillo y explica que busca crear un movimiento de migrantes, refugiados y desplazados y sus familias, con el objetivo de obtener la regularización migratoria, mejorar las condiciones de vida y trabajo de los migrantes y mejorar las oportunidades de las familias que quedaron en los paises de origen, por ejemplo, acceso a viviendas y estudio.

Carrillo destaca los triunfos de esta jóven organización e insiste en la importancia de que los migrantes se agrupen y mantengan una agenda precisa. “Exigimos reciprocidad a nuestro gobierno, queremos que los inmigrantes en Ecuador sean respetados, y que de igual manera se respete a nuestros conciudadanos en otras tierras”.

Sin embargo, el tema obligado en este diálogo es el desarrollo económico de los países exportadores de migrantes. “Queremos que el país se desarrolle, debemos crear empresas con las remesas”, dice el organizador sudamericano. “Haremos un estudio de mercado y pediremos al gobierno que apoye estos esfuerzos con garantías legales”.

En un país como Ecuador, donde el rezago económico parece más obra de gobiernos ineptos que de la falta de recursos, la política juega un papel crucial en la experiencia migratoria y de desplazados. Por ejemplo, el estado de guerra en el vecino país de Colombia, donde Estados Unidos impuso su Plan Colombia—consistente en la mili-tarización de amplias zonas donde coexisten la guerrilla y el narcotráfico—, ha creado serios problemas sociales en la frontera entre ambos países. “Rechazamos este Plan que ha creado caos y más de 10,000 familias desplazadas que no reciben apoyo del gobierno”.

Casi la cuarta parte de la población ecuatoriana reside fuera del país, 3 millones de personas salieron en búsqueda de un futuro que no pueden soñar en su tierra. “Quienes emigran son principalmente jóvenes, trabajadores capacitados; el estado invierte para que finalmente salgan del país… ¿Quién se beneficia de esto?” La respuesta no es difícil, sólo que no interesa que se conozca.

Return to the Frontpage