July 06, 2001

Encienda Una Vela
Mons. Jim Lisante
Director, The Christophers

Lo Que Lola Quiere

Entrevistar a Lola Falana en el programa televisivo de Los Christophers no fue la experiencia que esperaba. Después de todo, era conocida como "La Primera Dama de Las Vegas" con la fama de una artista excepcional. Actuó con Sammy Davis, Jr. en Broadway, fue artista invitada en un sinnúmero de shows y series en televisión. Realmente fue una mujer muy especial que lo tuvo todo. Atractiva, con un gran talento para el baile y el canto, y de una personalidad fantástica. Mis expectativas eran enormes, pero no esperaba encontrarme con el ser humano que encontré.

Tal parece que, a lo largo de los años, Lola Falana sabía que a su vida le faltaba algo. Se definió a sí misma como una persona vacía con un profundo sentido de que "esto no es todo". De modo que hizo lo que se supone que todos hacemos cuando nos sentimos perdidos: rezó. Le rezó a Dios para que la guiara. Para que le mostrara el camino a la paz interior, que el dinero y la fama no le daban.

Y Dios respondió en una forma inexperada y maravillosa, dice Lola Falana. Contrajo esclerosis multiple, y quizás lo más extraño es que ella terminó agradeciéndole a Dios. Porque la enfermedad cambió todo en la vida de esta mujer tan activa. La liberó de las obligaciones y contratos de largo plazo. La sacó del mundo del espectáculo y le dió tiempo para rezar, meditar y buscar el significado de las cosas. Y ahora, dice Lola, encontró lo que buscaba.

La mujer que antes lucía trajes y joyas espectaculares, ahora tiene una apariencia distinta. La única joya que usa es una cruz con una cadena al cuello, como un simple recordatorio de la fe que le da vida. Y financieramente las cosas también han cambiado. En una época Lola Falana ganaba hasta $90,000 dólares a la semana en el mundo del espectáculo, pero ahora no recibe ningún salario. Se pasa el tiempo visitando distintas iglesias de Estados Unidos en su nuevo papel de evangelizadora. Cuenta la historia de su conversión y de cómo encontró el verdadero significado de la vida. ¿Y cuál es esa verdad? En la entrevista que tuvimos Lola Falana compartió con nosotros reflexiones sobre lo que le tocó vivir en los últimos años.

Lola reconoció el daño de la vanidad sin sentido, y también los millones de dólares que se gastan para poder aparentar mucho más de lo que en realidad somos. Dios nos creó hermoso, dice Lola, así tal como somos. Todas las joyas, el maquillaje, la cirugía plástica y los trajes fabulosos no pueden nunca llegar a aumentar esa belleza esencial de nuestra alma. En su incesante búsqueda por el éxito financiero, Lola descubrió otra verdad: todo el dinero del mundo no llega nunca a garantizar la felicidad ni la paz.

¿Y las bendiciones que recibió de su enfermedad? Lola dice que se dio cuenta de que todos dependemos de Dios, nuestro creador. En nuestra arrogancia humana, a menudo actuamos como si nos hubieramos inventado ó creado a nosotros mismos. Las enfermedades, dice Lola, nos recuerdan que vinimos de Dios y volvemos a Dios. El es nuestro punto de partida y nuestro destino final. La enfermedad nos hace también más compasivos, más reflexivos, más concientes del verdadero sentido de nuestra trayectoria humana. Y nuestra función, en esa trayectoria, es tratar de hacer de éste un mundo mejor, simplemente porque vivimos en él.

Entrevistar a Lola Falana es algo sorprendente, pues uno espera una belleza fascinante del mundo artístico, y en cambio se encuentra con una belleza de otra clase: una mujer muy atractiva cuyo encanto no es superficial sino profundo, con un corazón generoso, una sonrisa plena de paz, y su fe en Dios. Quizás algunas personas piensen que Lola Falana se ha dado por vencida, yo en cambio pienso que Lola por fin lo encontró todo.

Para obtener una copia gratis de ECOS S-197 "Entrégate... y permite que Dios venga a tu vida", escriba a The Christophers, 12 East 48th Street, New York, NY 10017.

Regresar a la Portada