July 5 2002

“Once en la Cancha”

Por Pablo de Sainz

En estos días pasados de la Copa Mundial, todo estuvo inundado del fútbol, el llamado rey de los deportes. Los medios de comunicación, la gente en general, las escuelas, todo el mundo puso sus ojos en el fútbol. Todo se convirtió en una cancha de fútbol. Todos estuvimos en la tribuna viendo a los once jugadores de nuestro equipo favorito, convertidos en protagonistas de un teatro en que se convirtió el estadio.

Todos los que participamos, apoyamos, gritamos y celebramos con el fútbol, fuimos parte de un gran drama que se vuelve —a veces— tragico-media.

Jugadores de fútbol, actores. Gente en la tribuna, actores.

Y en este pasado mes de Junio del 2002, cuando el mundial estuvo a todo lo que da, un grupo de dramaturgos Bajacalifornianos se reunieron junto con el maestro, Don Vicente Leñero, para formar un equipo, no de fútbol, pero si de dramaturgos que escriben obras de teatro sobre el fútbol.

El resultado: un original y variado libro que contiene once breves obras de teatro que tienen como tema central el Fútbol. El libro, “Once en la Cancha” (Caen Editores, 2002), es un tributo a la pasión que el fútbol causa entre la fanaticada mexicana.

Pero para hacer está interesante propuesta (o experimento colectivo), aún más interesante, el grupo, que se reunió bajo la dirección de Leñero, puso algunas reglas y limitaciones a cada una de las obras que cada uno de los participantes escribirían. Algunas de las reglas del experimento que sobresalen son:

a) “La temática obligada y central será el fútbol (...)”.

b) “El tiempo de representación de la obra no será mayor de 12 minutos”.

c) “Las obras tomarán lugar durante las 24 horas previas al partido decisivo en la eliminatoria para participar en la Copa Mundial de Fútbol (México-Honduras)”.

“Once en la Cancha” está compuesto por 10 breves obras de teatro escritas por 10 de los más talentosos dramaturgos de Baja California. El onceavo guión pertenece a Vicente Leñero, pero este no se adhiere al ejercicio del grupo.

A cada uno de los escritores les tocó un punto de vista diferente. Por ejemplo, a Rafael Rodriguez le corresponde escribir su obra desde el punto de vista del portero, y a Marco Antonio Rivera el de esos seres despreciables que son los arbitros.

Todas las obras de teatro en “Once La Cancha” tienen la calidad para ser puestas en escena, pero dos en especial capturan mejor, a mi ver, la esencia y el fenómeno del fútbol.

La primera obra que sobresale es “Centro Delantero”, que aunque tiene una estructura nada complicada y es linear, es un perfecto balance entre el treatro y el fútbol. Escrita por Angel Norzagaray, narrada desde el punto de vista de los defensas, la obra captura el nervionismo y el miedo de los jugadodres antes de entrar en la cancha, y lo duro que pueden ser los directores técnicos con ellos.

La segunda, escrita por una mujer, Bárbara Colio, “Pan y Circo”, refleja la emoción que siente la afición en casa cuando está viendo un importante partido de fútbol. Además, esta obra es una buena oportunidad para ver al fútbol, un deporte hasta hace poco dominado por hombres, desde la perspectiva femenina.

“Once en la Cancha” es un grupo de obras teatrales que son gol tras gol. Todas ellas juegan con la pluma para crear una cancha sobre el escenario. Un verdadero triunfo para la selección de dramaturgos de Baja California.

Return to the Frontpage