July 3, 2003

Pop Acción

Arnold juega con su imagen cinematográfica en Terminator

Por Jose Daniel Bort

“Terminator 3: The rise of the machines” entrega lo que promete: impresionantes efectos especiales, humor al estilo “¡Hasta la vista, baby!” entre las persecuciones al volante y mucha destrucción de todo lo que se ponga por delante, con una impresionante primera secuencia y un insatisfactorio clímax.

La película repite la trama principal de la segunda parte, “Terminator 2: El día el juicio final”, donde Arnold Schwarzenegger representa a T-800 un robot diseñado para destruir, que tiene la misión de proteger a John Connor (Nick Stahl). En el futuro cercano las máquinas serán capaces de pensar por sí solas y se levantarán en contra de los humanos, causando la tercera guerra mundial.

Connor será el líder de la resistencia humana, pero una máquina es mandada desde el futuro, la T-X o Terminatrix (Kristianna Loken) para asesinarlo a él y a Kate Brewster (Claire Danes) quien será la número dos del movimiento y la madre de sus hijos. La T-X es un modelo superior al T-800, con más y mejores armas de destrucción, por lo que Arnold necesitará de una mejor inteligencia de la que ha sido programado para cumplir su misión.

Es inevitable mezclar cultura pop con esta película, ambos se alimentan de sí mismos con la misma eficiencia con que Arnold flexiona su bicep. El hombre fuerte del cine está tan duro como siempre a los 56 años, y su físico levanta comentarios de admiración entre el público. Arnold la máquina, con acento gracioso y movimientos aceitados todavía representa el epítome del guerrero.

Su contrapartida, la modelo con bastante experiencia Loken, de piel acaramelada y labios gruesos mezcla lo atractivo de su apariencia con lo mortal de sus acciones. Es la nueva reencarnación de la Femme Fatale del cine negro americano, emocionalmente distante pero dispuesta a dar un paseo como pocos. Su esencia como máquina le da un carácter artificial al personaje, semejante a un fetiche.

Nick Stahl necesita al menos dos películas más para llegar al nivel profesional del resto del elenco. Claire Danes tiene la cantidad indicada de fragilidad y dureza, sabiendo sorprender al publico cuando es necesario. Le esperan grandes personajes a esta actriz tan versátil.

La película se apoya en el humor y la incongruencia de la premisa para entretener entre las persecuciones. Arnold tiene la oportunidad de burlarse de sí mismo y satisfacer al comediante intrinseco que descubrió en la segunda parte. Con mayor o menor éxito, la cinta pasea sus opciones sin ninguna necesidad de profundizar en la posibilidad del holocausto que imagina.

Lo que sí profundiza es en las secuencias de acción. Armada con una grúa gigantesca y cuatro carros controlados a control remoto, la T-X persigue sus objetivos escondidos en una pequeña camioneta, mientras que Arnold vuela por los aires y rebota en cuanto objeto se encuentra en el camino. La secuencia es quizá la más impresionante y mejor editada de todos los films de acción, recordando a la primera secuencia en su estilo, realizada en la “Conexión Francesa”.

El final recuerda exactamente lo que estábamos viendo: puro “popcorn” de verano, coherentemente realizado y con validez como entretenimiento, pero interesado solamente en lanzarnos en una montaña rusa y dejarnos temblando al final de la montada.

Terminator 3: Rise of the Machines
Elenco: Arnold Schwarzenegger, Nick Stahl, Claire Danes, Kritianna Loken
Director: Johnathan Mostow
Clasificada: PG-13

Return to the Frontpage