July 3, 2003

Candidatos A La Fuerza

Por Jorge Mújica

El partido Fuerza Ciudadana existe legalmente gracias a que la corte dijo que si existe. En vez de hacer el trámite simple de cualquier partido, presentar sus listas de membresía ante el Instituto Federal Electoral y demostrar en asambleas que sus miembros son de a deveras y no de trapo, tuvo que demandar para ser registrado.

En el PRI pegó el ejemplo, y habrá un candidato a Diputado Federal por decisión del Tribunal electoral del Poder Judicial Federal, que obliga al PRI a corregir su lista de aspirantes. Federico Berrueto será candidato del PRI a pesar del PRI.

En el PRD está pasando otro tanto. José Antonio Jacques Medina, residente de México del Norte, específicamente en Califas y candidato a Diputado Federal, demandó para que lo pongan donde deben en la lista de plurinominales del sol azteca.

A Federico Berrueto lo habían quitado de la lista de aspirantes a diputados. Se quejó y la justicia electoral le dio la razón. Berrueto ya estaba en la lista de candidatos del PRI a San Lázaro, pero lo quitaron por decir que representaría los intereses de su estado y no los de Roberto Madrazo, líder del PRI que se despachó con la cuchara grande con las listas. La muestra de autonomía le valió que lo quitaran. Pero el Comité Nacional del PRI metió la pata, porque no puede modificar las listas según sus propios estatutos, así que el tribunal lo volvió a poner. Migrantes al Congreso. El Partido de la Revolución Democrática tiene varios candidatos a Diputados Federales que viven en México del Norte, pero no se mostró demasiado amable con ellos. A Manuel de la Cruz, zacatecano de California, lo impugnaron internamente por ser doble nacional, es decir, ciudadano de Estados Unidos y de México. A Ricardo Enrique Murillo, jaliciense de Chicago, lo quitaron como propietario y a su suplente Juan Manuel Bárcenas, guanjuatense de Aurora, Illinois, se lo pusieron de suplente a alguien más. A Elvira Arellano, michoacana de Chicago también la desaparecieron de las listas.

El Partido Revolucionario institucional se hizo bolas en la discusión de sus candidatos migrantes. Pusieron a dos y luego los quitaron, también bajo la “acusación” de ser gringos. No demandaron y perdieron por de faul. El Partido Acción Nacional ni siquiera se molestó en discutir el tema. Simplemente no pusieron candidatos migrantes.

Manuel de la Cruz ganó la impugnación y parece que será el primer Diputado Federal perredista de México del Norte.

Y José Jacques podría ser el segundo, “si el voto popular lo favorece”. Pepe es un veterano, no por viejo sino por experimentado. Estudió en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM, salió de México perseguido por la policía y es sindicalista y activista de inmigración en México del Norte. A él no lo borraron de la lista, pero lo pusieron en el lugar que quisieron y no en el que ganó en la votación interna del partido. El PRD tiene acciones afirmativas para los jóvenes, los indígenas y las mujeres, y Pepe demandó para que se incluya a los migrantes en lugares preferenciales de las listas. A Pepe lo corrieron de lugar para poner al ex priísta Manuel Camacho Solís.

Vota Por Mí, O El Voto De Rebote

La bronca es que los ciudadanos de México del Norte no votamos, y la elección de Pepe no depende de nosotros, sino de que los mexicanos de allá del sur nos hagan el favor y voten por él.

De hecho, así se llama la campaña del PRD en México del Norte: Vota Por Mí. La intención es que los migrantes le hablen a sus familiares en México y les digan que voten por ellos. Que los que están allá y que si pueden votar, voten por nosotros, que con su voto voten doble, por ellos y por nosotros.

Hace tres años el doctor Elías Moreno demandó al PRD por poner a otro candidato en su lugar como senador plurinominal, y por decisión de la justicia electoral Moreno es hoy senador. Pero a Pepe la corte no le hizo caso. Le dijo que se quedara donde lo pusieron. Si lo hubieran puesto donde iba, los migrantes podíamos tener otro diputado seguro, porque los diputados plurinominales llegan al Congreso por el porcentaje de votos de su partido, y mientras más arriba de la lista esté un candidato, más posibilidades tiene de ser diputado.

Pero a Pepe lo bajaron y le quitaron chances. Así que como no lo puso el tribunal, nos toca a nosotros ponerlo. O más bien, a nuestras familias. Solo con el Vota Por Mí, el Voto De Rebote, podremos tener otro Diputado Migrante en la Cámara.

Return to the Frontpage