July 2 2004

La mejor de todas

Spider-Man 2 supera cualquier expectativa

Por Jose Daniel Bort

Excelentes noticias para los amantes de la primera “Spider-man”. La segunda parte no solamente es mejor, es la mejor película de superhéroes jamás hecha.

Muévete Superman. Este mundo no necesita perfección (especialmente ante la arrogancia demostrada por las autoridades norteamericanas ante el mundo). Muévete también, Batman. La venganza nunca ha sido buena consejera. Nadie quiere ver a Hulk poniéndose verde. La agonía humanística de Peter Parker, su disyuntiva entre ser normal y la responsabilidad de su “dote” ante los demás, reververa más que cualquiera de las otras historias hechas famosas por Marvel o DC Comics.

El genio creador de ésta visión se llama Sam Raimi. Con el tiempo, y si hay justicia en este mundo, este director pasará a la historia junto a Spielberg y Lucas como los maestros del género de aventuras. Ya su creación (aunque ni siquiera está hecha, la tercera parte de Spider está cantada en la segunda) está a la par de “Indiana Jones”, “Star Wars” (las primeras tres películas, no las horrendas precuelas) y “Lord of the Rings” como la mejor terceta de aventuras en el cine americano.

El secreto: historia, historia, historia. En todas estas películas, la acción y los efectos por computadora son el melao encima del flan, la cremita del pastel. La razón por la que todas estas películas tienen legiones de “geeks” en la internet, colas de tres días antes en los cines, etc. es porque todos se conectan con el viaje del protagonista, sus aliados, enemigos y su interés amoroso.

El otro secreto para que esta película funcione: elenco. El “casting” es ideal. Pareciera que “Seabiscuit” le hizo muy bien a Tobey Maguire, el actor ¡Por fin! puede actuar. A pesar de algunos momentos falsos (en especial al final de la película), el actor elabora una fantástica cadena de contradicciones con sus fragilidades y fortalezas. Raimi le deja la cámara pegada, con unos lentes con que se puede apreciar los pelitos en las orejas y los huecos de la cara. El actor se toma su tiempo y derrite la pantalla.

La otra que se graduó (aunque siempre ha denotado un talento fuera de serie) es la irresistible Kirsten Dunst. La nena apunta en el blanco siempre, y aunque la química con Maguire es extraña (se parece a la de Di Caprio con Winslet en Titanic), por alguna razón los personajes femeninos salen maravillosamente reinvindicados en este tipo de historias, que por naturaleza le pertenecen a la testosterona.

Pero quizá la mejor elección de Raimi es contratar a actores establecidos como Rosemary Harris y, sobre todo, Alfred Molina. Molina decide hacer las cosas simples, y con esto se ahorra toda la sobreactuación a la que el antiguo villano, Willem Dafoe, tiene acostumbrado a su público. El personaje de Otto Ottavius, Dr. Octopus es quizá uno de los antagonistas más complicados de actuar, y Molina mantiene la tensión como si estuviera haciendo Shakespeare. Fenomenal actuación.

Raimi se aprovechó de los avances en animación por computadora de los últimos dos años (en específico la tercera dimensión usada en Shrek 2 y Finding Nemo) como también la técnica de animatronics usada en el personaje de Gollum en “Lord of the Rings”. Este nuevo Spider se mueve como un humano de verdad, verdad (esta era la principal crítica a la primera película) y los efectos tienen la vertiginosidad suficiente como impresionar y conmover al mismo tiempo.

Pero Spiderman 2 no ter-mina en la exagerada secuencia final de acción. De hecho, ésta es más bien anticlimática. La verdadera lucha de Peter/Spider es interna, y tiene que ver en como queda alrededor de la mujer que ama, su mejor amigo, su tía y su tío muerto por su negligencia. Después de salvar a un tren de descarriarse y matar a un gentío, esta muchedumbre (“New-yorkers” de corazón y actitud) lo pasean alto en sus brazos, dándole comfort. Es quizá la más hermosa imagen en una película de acción, y su autoría tiene un solo nombre: Sam Raimi.

Spider-Man 2
Con: Tobey Maguire, Kirsten Dunst y Alfred Molina.
Dirigida por: Sam Raimi.
Clasificación: PG-13
Chiles: 5 de 5

Return to the Frontpage