July 1, 2005

México del Norte
Por Jorge Mújica Murias

El Voto Cósmico

Corría el año de 1925, cuando José Vasconcelos publicó un ensayo de nombre “La Raza Cósmica”. Era oaxaqueño, y fue Director de Preparatorias de la Universidad Nacional Autónoma de México y preso político por criticar al presidente Venustiano Carranza. Alvaro Obregón lo nombró Secretario de Educación Pública, hueso que usó para que cada muralista comunista en México, empezando por Orozco, Rivera y Siqueiros, pintaran los muros de la Secretaría, y también tuvo la ocurrencia de imponerle a nuestra máxima casa de estudios ése de “Por mi Raza Hablará el Espíritu”.

Renunció en oposición a la candidatura presidencial de Plutarco Elías Calles, y lleno de ocurrencias, se le ocurrió competir por la gubernatura de su estado natal, y aunque todavía no había PRI, le hicieron trampa y perdió. De puro coraje, se volvió migrante.

Vivió en Europa y Estados Unidos, y después tuvo la ocurrencia aún mayor de ser presidente de México. Se repatrió, pero dejó seguidores por todos lados, que ante la ocurrencia del maestro Jósé, tuvieron la ocurrencia más grande de la historia: que los mexicanos en el exterior pudieran votar.

En tiempo récord, apenitas 76 años, el Congreso atendió su demanda, y cambió la ley electoral para que los migrantes votemos. El dos de julio del 2006, si nadie tiene ocurrencias en el camino, millones de migrantes mexicanos podremos, al fin, participar electoralmente en nuestro país, desde otro lado, desde el cosmos.

Aquí, allá y acullá

No vale la pena aquí meternos en la cuestión de que los diputados y senadores no solamente son lentos, sino además ciegos. En vez de aprobar lo que los migrantes llevan años demandando, votar y ser votados, elegir no solamente presidente sino diputados y senadores migrantes, se limitaron a un voto presidencial y por correo.

Y digo ciegos, porque todavía no ven las consecuencias de lo que aprobaron. Para ellos y sus partidos, se trata de conseguir algunos votos más para sus candidatos.

Para nosotros, ciudadanos de México del Norte, es mucho, mucho más. En aquel ensayo filosófico de 1924, Vasconcelos hablaba de la Raza Cósmica como “una estirpe nueva, de síntesis, integral, definitiva, matriz, una quinta raza que funde o fusiona a todas las demás precedentes, al negro, al indio, al mongol y al blanco, hecha con el genio y con la sangre de todos los pueblos, más capaz de verdadera paternidad y de visión universal”.

En otro párrafo, decía Vasconcelos que “Los pueblos llamados latinos, por haber sido más fieles a su misión divina de América, son los llamados a consumarla. Y tal fidelidad al oculto designio es la garantía de nuestro triunfo”.

Vasconcelos no se refería, de hecho, a los latinos en Estados Unidos, sino a Iberoamérica, pero tres cuartos de siglo después, somos nosotros a los que sus frases se aplican. Se refería al “mestizaje históricamente emprendido por los latinos, en actitud contraria a la de los sajones quienes han tratado de evitar mezclarse con otras para no perder su pureza. La pugna entre latinidad, representada por castellanos y portugueses, y sajonismo, formado por británicos y holandeses, conlleva dos concepciones antagónicas de instituciones, de propósitos y de ideales”.

Y seguía: “Cada raza a lo largo de la historia ha cumplido su misión y su destino, después de lo cual ha desaparecido. Los días de los blancos puros, los vencedores de hoy, están tan contados como lo estuvieron los de sus antecesores. Al cumplir su destino de mecanizar el mundo, ellos mismos han puesto, sin saberlo, las bases de un periodo nuevo, el periodo de la fusión y la mezcla de todos los pueblos”.

Por ahí va la cuestión del voto. No es simplemente darle unos votos más al próximo presidente de México. Es organizar mejor nuestra participación en todo el cosmos. Es organizar nuestra participación como mexicanos en Estados Unidos y en cualquier otro país. Es potenciar a los mexicanos y otros latinos, en las luchas en cada país. Es la brocha para pintar los murales del cosmos.

Contacto Jorge Murias at mexicodelnorte@yahoo.com.mx

Return to the Frontpage