January 28, 2005

La necesidad de la obra maestra

“A very long engagement” es hermoso, agraciado y largo

Por Jose Daniel Bort

Jean Pierre Jeunet es quizá el cineasta francés más importante haciendo películas hoy en dia. El director pareció haberle tomado el pulso a su país con Amelie, un éxito de crítica y taquilla, reminiscente en su urgencia y vitalidad a trabajos de Godard y Truffaut. A pesar de que el primero todavía sigue haciendo películas, Jeunet es visto como el verdadero innovador, gracias a una muy cuidada estética y la capacidad de contar historias palpables y reconocibles en la vida diaria.

Ahora le llegó la hora al director de probarse con su “obra maestra”. Lo mismo que Scorsese con “Gangs de Nueva York” o Spielberg con “Schindler’s list”, la presión de contar una historia que revele las posibilidades épicas del universo cinematográfico del autor pueden abrumar a cualquiera. “A very long engagement” es el gran proyecto de Jeunet, y su resultado es una amalgama de lo mejor y lo peor que el director lombardo puede ofrecer.

Para esta odisea, Jeunet llama a su musa en Amelie, Audrey Tautou, para encarnar a Matilde, una joven que espera a que su amado retorne de la primera guerra mundial. A pesar de que la prometida recibe la fatídica carta de pésame por parte del gobierno, ella se resiste a creer que su Manech (Gaspard Ulliel) está muerto, por medio de una serie de eventos supersticiosos que le dan esperanza. “Si el cartero llega primero que la lluvia, Manech está todavía vivo”, piensa Matilde, y la resolución imprecisa del evento (que podría ser inter-pretado de varias formas) desconcierta y revitaliza a la “viuda” veinte añera.

Este juego de la casualidad y causalidad es una de las claves del cine de Jeunet. Lo son también enumeraciones de razones para creer en cosas de la vida, lo que dan una multitud de posibilidades cinematográficas para explorar, (realizadas en todas y cada una de sus películas, y que son el tema principal de su primer corto con su colaborador Marc Caro). También lo acompañan sus actores habituales, Ticky Holgado (quien falleció después del rodaje), Jean Claude Dreyfuss y Dominique Pinon, el protagonista de sus primeros filmes y que ésta vez encarna con eficiencia al tío de Matilde.

Con todas las piezas en posición, Jeunet se lanza a la aventura de conseguir a Manech entre la desolación y miseria de la primera guerra mundial. Las imágenes están llenas de fascinación por si mismas (justificando plenamente el presupuesto más alto para una película francesa alguna vez, $55 millones), pero Jeunet se pierde en la minucia y en la necesidad de contarlo todo, dando a la historia demasiadas vueltas sobre si misma. El autor reitera regodeándose en pequeños detalles que permiten conocer cada vez más la humanidad de la protagonista, pero que a dos horas y media de película termina por cansar a cualquiera.

Jodie Foster hace su primera actuación en francés (idioma que domina a la perfección) y su “poderío de estrella” ilumina la pantalla entre las ya prominentes arrugas de su cara. Ella hizo ardua campaña para el personaje principal, pero su edad era definitivamente un factor limitante. Como todas las historias donde el amor verdadero puede romper todas las barreras del infortunio, “A very long engagement” es poderosa en su viaje hacia el inevitable encuentro de sus protagonistas, y Jeunet es un maestro en las claves del suspenso y el humor de buen gusto. Si tan solo hubiese eliminado media hora de recovecos en la trama, quizá la obra maestra resalte de la obra. En esta película, el menos es más es la máxima a seguir.

A very long Engagement
Con: Audrey Tautou, Gaspard Ulliel, Dominique Pinon
Dirigida por: Jean Pierre Jeunet
Clasificación: R
Chiles: 4 de 5

Return to the Frontpage