January 28, 2005

Escondiendo el talento

“Hide and Seek” no hace buen uso del maravilloso elenco que ostenta

Por Jose Daniel Bort

Durante los créditos de la película “Hide and Seek” se puede apreciar el primer cartel (Robert de Niro) acompañado de un impresionante elenco de reparto. No solo Dakota Fanning, una niña que ha demostrado una y otra vez sus inmensas cualidades histriónicas lo secunda, también están excelentes actores como Famke Janssen, Elisabeth Shue, Melissa Leo y Dylan Baker alrededor. Todos actores con una reputación intachable, inclusive con varios créditos de teatro en Nueva York de primera línea. Por lo menos, el actor y director John Polson sabe como formar un elenco.

Pero quizá este es el principal problema de la película. El film sufre de “histrionitis”, cada pequeño detalle, por minúsculo que parezca, es alargado hasta sus últimas consecuencias, tratando en lo posible de demostrar el talento del actor. Esto produce un film sin ritmo, regodeado en si mismo y demasiado enamorado de su historia como para poderla avanzar. Además, es un simple ensayo de cine de género que no pretende romper ningún esquema de cómo éstas películas están hechas. Sin embargo, está dirigido como el próximo “Silencio de los inocentes”.

De Niro es David Callaway, un psicólogo que acaba de sufrir el suicidio de su esposa. Su hija Emily (Fanning) todavía no se ha podido recuperar de la tragedia, por lo que Callaway decide abandonar Nueva York y refugiarse en un pequeño pueblo en las afueras de Nueva York. Aquí interactúa con el agente de bienes raíces, el policía, la pareja de la casa de al lado, una divorciada tratando de rehacer su vida y la colega desde Nueva York asesorándolo en el tratamiento de su hija. Todos estos personajes están diseñados para crear posibles sospechosos en la trama a continuación.

Emily descubre un amigo nuevo, George. David nunca lo puede ver, pero al parecer George produce una aversa reacción en Emily, quien se viste con las ropas de la madre y empieza a culpar a su padre por el suicidio de su esposa. David se concentra en la ruta del psicoanálisis, tratando el caso de su hija que cada vez empeora más. Cuando las cosas llegan a mayores, el hombre desconfía de todo el pueblo que se siente cada vez más como una versión de la costa este de Twin Peaks, de David Lynch.

El trabajo del equipo actoral es de esperarse: profesional y agudo. Pero el principal problema radica en la pequeña Emily. Obligando a actuar a Dakota como con una sobre-dosis de litio, el humor de la niña se convierte en el chiste de la trama. Cuando la hiperkinetica sobrina de Elisabeth (Elisabeth Shue) viene a jugar con ella, el contraste entre las dos niñas es tan agudo que pierde el humor central de suspenso que la película sugiere desde el principio. Lo mismo sucede cuando el director trata de pujar situaciones extra-maniatadas en la pequeña actriz. Fanning las saca adelante gracias a su inmenso talento, pero nunca se ha visto a la actriz tan falsa. De hecho, es la primera vez que se siente la actuación de esta niña así, después de sus impresionantes interpretaciones al lado de Sean Penn en I am Sam y Denzel Washington en Man on Fire.

Lo mismo se puede decir de Robert de Niro. El oficio del actor es actuar, y es por eso que el argumento de que este actor diluye su trabajo en filmes menores de los que ha hecho es incongruente. Actores actúan, y De Niro no ha parado de hacerlo en más de ochenta películas y cuarenta anos de carrera. El actor está consciente de que no está haciendo el próximo personaje que lo llenará de gloria y lo asume con el oficio y la determinación de los grandes. De Niro es propenso a tomar riesgos y equivocarse, y en esta película no está absento. Su trabajo siempre está lleno de verdad, aunque uno extraña otra colaboración con Scorsese. Ojalá que esté en el futuro próximo.

Hide and Seek
Con: Robert de Niro, Dakota Fanning, Elisabeth Shue
Dirigida por: John Polson.
Clasificación: R
Chiles: 2 ½ de 5

Return to the Frontpage