January 26, 2001


Conmovedora Historia de Joven Que Siendo un Bebé Fue Atacado Salvajemente Por un Puerco

La Historia de "Paché"

Por Marcello Baca

Esta historia que voy a contar, es un hecho verídico, no es un cuento de ciencia ficción y voy a tratar de contarla con los mejores detalles posibles, para que ustedes puedan ser transportados a ese lugar y a esa escena enmedio de las montañas de Durango, la conocida "Sierra Madre".

En una mañana fría de invierno en la sierra de Durango, en un pequeño caserío (ranchito) llamado Higueras, en el estado de Durango, Mexico, sucedió esta historia. Era el año 1976; en una casita (jacal), sin servicios públicos, ni agua potable, ni electricidad, ni gas, ni teléfono, y ningun medio de comunicación con el mundo entero vivía una familia con tres niños. Paché, un bebé de un mes de nacido, Maria Elia de un año de edad y Rafael de dos años de edad. Ellos vivian en una casita de una sola habitacion. En este cuarto también se encontraba la cocina y a la vez una esquina del cuarto era usado para almacenar maíz. Las paredes eran de adobe, el techo de caña cubierto de tierra, con una sola ventana y ésta, sin marco ni vidrio, con una sola puerta sin marco, ni picaporte, hecha de tablas la cual necesitaba un palo para poderse cerrar y con piso de tierra (sin ceramica, madera u otro material).

La casita media como unos 12 pies (4m) de largo, 9 pies (3m) de ancho y 6 pies (2m) de altura. El baño se encontraba afuera como a unos 50 pies (17m) de distancia.

El poblado más cercano, Rodeo, un municipio y algunas casitas estaban a una distancia de 40 minutos en automóvil y por un camino de terracería y pedregal. La ciudad de Durango que posee asistencia médica se encontraba a cinco horas de distancia viajando en automóvil. En esa época y en ese lugar no existian los sistemas de servicios y comunicación como avionetas o helicopteros. Prácticamente, esas personas estaban aisladas del mundo y de la sociedad completamente.

En aquel cuarto oscuro, la cocina era usada con leña para dar luz y calentar la habitación. En la ventana se colocaba una manta para protegerse del viento y el frío. En esa mañana dentro de este hogar, se encontraba el bebé de un mes de nacido. El niño estaba acostado en el suelo sobre una manta (petate) tomando su mamila, porque este bebé no tenía cuna, ni ellos tenían camas. Pero, desafortunadamente se encontraba solo. El nombre de este niño es Jose Celestino Marrufo Morales. La mamá del niño estaba trabajando a unos 50 metros en otro ranchito, haciendo tortillas de maíz para poder comer. El papá se encontraba trabajando en el "campo" acompañado del abuelo del bebé como a unos 40 minutos de distancia a caballo. Ellos dos trabajaban en la cosecha del maíz.

Los otros dos niños jugaban en los alrededores del ranchito. Una niña de ocho años de edad de vez en cuando corría hasta la pequeña casita para ver al bebé.

La mamá de Paché de a ratos miraba por una ventanita a la distancia su casita, para vigilar que todo estuviera en orden. Frío en la mañana, el viento levantaba polvo del suelo, las hojas secas hacían ruido al moverse, el mugido de alguna vaca a la distancia… Se sentía la soledad en aquella sierra, y la brisa abría y cerraba aquella puerta de tablas de la casita.

Cuando la niña de ocho años nuevamente volvió a ver al bebé… se escuchó su grito de espanto y de auxilio desde aquella casita.

La mamá de Paché dejó lo que estaba haciendo y corrió asustada, con angustia y desesperacion hasta la casita. Al abrir la puerta se encontró con un tremendo espectáculo: un animal grande, pesado y sucio estaba sobre el bebé; era un cerdo que se estaba comiendo en vivo al niño.

Al espantar al horrible animal, la pequeña criatura estaba envuelta en sangre, barro, coágulos y pedazos de su cuerpo. Su mamá lo abrazó en la misma manta y lo apretaba contra su pecho para tratar de parar la hemorragia. Con gritos, desesperación y llanto pedía socorro… La abuela del niño corrió a tratar de ayudar, sin agua potable, sin medicamentos, sin ayuda… con trapos, agua de la cubeta traída del río y con angustia trataban de asistir a este infante.

Un vecino montó en su caballo y fue a llamar al papá y al abuelo del bebé. Con desesperación y corriendo a todo galope en sus caballos llegaron una hora y media después.

Uno de ellos vió lo que pasó y enseguida enlazó al cerdo y arrastrándolo desde donde estaba lo mató a balazos. El otro hombre solo se arrodillaba llorando pidiendo a Dios por un milagro.

Otro vecino llegó de Rodeo y en su automóvil los transportó hasta el Hospital General de Durango, siete horas después del accidente. El niño estaba muy grave, casi desangrado y apenas le latía su corazoncito. Los médicos les dijeron a sus padres que lo dejaran morir allí.

Ellos, después de unos días se volvieron a la casita. El bebé estuvo cuatro meses en terapia intensiva, pues estaba en estado de coma.

Paché (el bebito), estuvo cuatro años en el hospital y milagrosamente sobrevivió y finalmente volvió a su casa.

Al pasar el tiempo fue llevado al Hospital Imán, en la ciudad de Mexico, en donde le hicieron varias operaciones. También estuvo en el Hospital G.A. Gonzalez y el DIF ayudó en todo lo que pudo para sus operaciones y restauracion. Desde entonces ha tenido muchísimas operaciones y tratamientos muy costosos, pero todavia no se ha terminado este trabajo.

Este niño perdió el maxilar superior (dentadura superior) completamente, el maxilar inferior dañado, la nariz, los labios, el oído derecho, su sentido para escuchar en la parte derecha, parte de la cara y los dedos de la mano izquierda.

Esta historia es para pedirle a Usted su ayuda económica, social, o de cualquier forma. Este muchacho posee un gran corazón, es inteligente y a pesar de su situacion, trabaja, ayuda a sus padres, estudia y se desempeña en nuestra sociedad como un hombre normal. La ayuda que estamos solicitando es para las últimas operaciones maxilofaciales, cirugías plásticas, de reconstruccion maxilar y de restauración física.

Por favor ayúdenos con lo que usted pueda, un penny, un dolar, o lo que usted quiera. Lo que sea se lo agradeceremos.

Puede ponerse en contacto con: Asamblea Apostólica de la Fé en Cristo Jesus, Colorado Springs, USA., 3701 E. San Miguel, Colorado Springs, CO 80909, Pastor: Robert Chavarria.

Regresar a la Portada