January 24, 2003

LA COLUMNA VERTEBRAL
El Soporte Informativo Para Millones de Hispanos
Por Diego Alvarez

Cuestionando la igualdad

La Acción Afirmativa (Affirmative Action) es un recurso legal que nació hace tres décadas a la luz del movimiento de los derechos civiles. Su objetivo es brindar igualdad de oportunidades a las minorías, en lo relacionado con empleo, educación y decisiones de contratación. Hoy, esta figura se ha visto en el medio de un debate en el cual el mismo presidente Bush se pronunció en contra de la misma.

Generalmente las instituciones que tienen políticas de Acción Afirmativa, como la Universidad de Michigan, definen sus objetivos y calendarios con miras a incrementar la diversidad entre sus empleados o estudiantes. Para hacerlo utilizan prácticas de reclutamiento en las que se dan preferencia a algunas personas sobre otras, pero todo con el fin de crear igualdad.

Como ejemplo, quien se encargue de la admisión de empleados o estudiantes en una empresa o institución académica que utilice la figura de Acción Afirmativa, deberá escoger al candidato perteneciente a una minoría en el caso de tener dos solicitantes calificados (un hispano y un americano caucásico, por ejemplo).

En esta forma, se le estarán dando oportunidades a personas que podrían ser víctimas de discriminación, y nunca llegarían a ocupar cargos que para personas de la raza blanca suelen ser habituales.

Hasta ahí, la Acción Afirmativa marchaba bien. Fue el reciente pronunciamiento del presidente Bush en contra de la misma lo que encendió el debate, en el cual, hasta el mismo Secretario de Estado, Colin Powell, dijo no estar de acuerdo con lo que manifestó el mandatario.

Según el presidente, la Acción Afirmativa es un “tipo de programa que equivale a cuotas raciales”, y que promueve “un tipo de discriminación que es inconstitucional”.

Pero los defensores de esta figura explican que la Acción Afirmativa surgió tras la marcha celebrada en Washington el 28 de agosto de 1963, cuando más de 250 mil ciudadanos estadounidenses de todas las edades, ocupaciones, razas y religiones hicieron una manifestación para exigir plenos derechos civiles para los afroamericanos.

Un año después de la marcha (en la cual el doctor Martin Luther King pronunció el histórico discurso titulado ‘Tengo un sueño’), el Congreso aprobó el Acta de Derechos Civiles de 1964, poniendo fin a la discriminación y el prejuicio fanático.

Los hispanos nos veríamos perjudicados por la abolición de este recurso pues en los Estados Unidos, aún existen desigualdades raciales, favoritismos, prejuicios y discriminación.

Varias instituciones y organizaciones hispanas llamaron la atención del presidente Bush en lo que se refiere a que eliminar la acción afirmativa puede interpretarse como un duro golpe a las aspiraciones educativas de los hispanos.

Entre las organizaciones hispanas que se pronunciaron figuran el Consejo Nacional de la Raza (NCLR), la Liga de Ciudadanos Latinoamericanos Unidos (LULAC), el Fondo México-americano de Educación y Defensa Legal (MALDEF) y la Asociación de Universidades Hispanas (HACU), organizaciones que dijeron que la acción afirmativa es necesaria para contrarrestar otras desventajas que afrontan los estudiantes latinos.

Por otra parte el presidente del Grupo de legisladores hispanos del Congreso, el demócrata de Texas Ciro Rodríguez, dijo que la decisión del presidente envía un mensaje “muy negativo”, y que la acción afirmativa es necesaria porque “todavía existe mucha discriminación y es muy bajo el índice de estudiantes de minorías en las universidades del país”.

Las cifras hablan por sí solas. Algunas investigaciones demuestran que hoy por hoy la Acción Afirmativa es más importante que nunca, sobre todo en el acceso a estudios superiores.

El Centro Hispano Pew reportó recientemente que sólo el 16% de los estudiantes hispanos que se gradúan de secundaria, entre edades  25-29, completan estudios superiores, en comparación con el 37% de los estudiantes blancos. Es evidente la necesidad de incrementar las oportunidades de acceso a la universidad para los hispanos.

Un reporte del Joint Center for Political and Economic Studies, encontró que: El 69% de los doctores son hombres blancos, 22% mujeres blancas, 4% son de raza negra, y sólo el 5% son latinos. El 70% de los abogados son hombres blancos, 24% son mujeres blancas, 3% son negros, y el 3% latinos. El 80% de los arquitectos son hombres blancos, el 16% son mujeres blancas, el 1% negros, al igual que el 1% para los latinos. El 85% de los ingenieros son hombres blancos, el 8% son mujeres blancas, el 4% son negros, y el 3% son latinos.

Es así como se puede asegurar que la Acción Afirmativa es necesaria para corregir hechos discriminatorios del presente que se vienen presentando desde el pasado, con el fin de augurar un mejor futuro para todos.

¿Cuál es su opinión acerca de este tema? Llame ya de forma gratuita a la línea de comentarios 1-866-253-2795 y grabe su mensaje expresando lo que opina sobre este importante asunto.

Return to the Frontpage