January 21, 2005

Soy de “El Elemento”

Rick González se afianza de su crecer urbano en Coach Carter

Por Jose Daniel Bort

Haberse formado en las calles de la gran ciudad ha sido vital en la carrera del talento latino de la actuación Rick González, ya que le ha permitido entender ese espíritu urbano necesario para representar sus personajes. “Si, venir de ‘el elemento’ definitivamente me ayudó a entrar en películas como Biker Boyz y en esta Coach Carter, ya que el lenguaje sale ‘natural’. Sin embargo, tuve que bajar un poco el acento neoyorquino para que no se hiciera más prominente que los demás”, dijo González.

El actor interpreta en la nueva película de Paramount ‘Coach Carter’ a Timo Cruz, uno de los estudiantes principales de la historia. Llevado a la pantalla por el actor Samuel L. Jackson, la historia se centra en la influencia de un entrenador de Basketball en las vidas de su equipo, al que la estadística condenaba al fracaso estudiantil o a la cárcel en su futuro.

“Siento que la filmacion tuvo una especie de magia que nos mantuvo juntos por mucho más del tiempo de grabación. Yo todavía hablo al menos una vez a la semana con la mayoría del casting. Trabajar con Jackson es como inspirarse en el mismo ‘Coach Carter’ ya que él tenía la mística en su trabajo que el personaje desarrollaba en la historia”, dijo Rick.

Inspiración real

En su vida personal, Rick no tuvo uno sino dos pro-fesores que hicieron una muy importante contribución en su formación en la famosa High School for the Performing Arts de Manhattan. “Entrar en la escuela fue pivotal para mi vida, aquí fue donde me dije: ‘aquí comienza tu carrera, lo que siempre has querido ser’. Por eso puedo considerar a James Moody, el profesor que me aceptó en la escuela, como uno de los más influyentes durante el tiempo que estuve ahí. El continúa trabajando como actor profesional, además de dar clases. También el profesor Harry Shifman. Yo respeto su forma de ver la actuación y su acercamiento me ha ser-vido en mi carrera”, dijo González.

Estos mismos profesores han influenciado al hermano menor de Rick, Mark, quien parece ser una promesa dentro del mundo de la actuación. Mark se acaba de graduar de la academia. “Mark es inclusive mejor que yo en muchos aspectos. El baila excelente y puede cantar también. Es mucho más completo que yo, que tan solo actúo. Así que espero que Mark me sobrepase en el negocio muy pronto”, dijo Rick.

En su voz no deja de sonar la angustia del actor que comienza. “Nunca he dejado de pensar que me voy a quedar sin trabajo en algún momento. Para mi es una lucha diaria. Por eso me mude a Los Ángeles, porque a pesar de que algunos castings van a New York, es en la otra costa donde “se cuecen las habas”. No hubiese podido conseguir el personaje de Coach Carter de haberme quedado en mi ciudad”, dijo González.

Con la mente en el arroz y las habichuelas

Rick es muy apegado a su familia, y extraña las ex-cursiones a pie por su barrio de Bushwick en Brooklyn y la cocina de ambas su madre y su abuela, de origen puertorriqueño. “Mi abuela nació en la isla, pero le enseñó español a mi madre y ella nos lo enseñó a nosotros. Por lo menos me puedo defender en él, lo siento como parte de mi”, dijo el actor, en perfecto castellano.

Como muchos hijos de latinos de la tercera o cuarta generación, el español se hablaba en casa: “mis amigos también hablaban español, pero entre nosotros tan solo hablábamos inglés. El español lo dejábamos tan solo para comunicarnos con nuestras familias. Mi mamá quería que yo hablase inglés perfecto, y por eso insistió en ello”, dijo Rick.

El resultado parece haber dado resultado, ya que el actor se siente perfectamente adecuado para actuar en los dos idiomas. Lo mismo pensó Steven Spielberg, cuando decidió darle al actor latino un personaje en la nueva superproducción “War of the Worlds”, que se estrena este año.

“Spielberg es, en una palabra, brillante. Posee una calma contagiosa ante tanto caos alrededor, que lo hace ideal para dirigir las producciones que hace. El set de filmación es el ejemplo perfecto del ‘amor puro’, el instinto y la gracia. Yo solo tengo un pequeño personaje en él, pero fue suficiente. La experiencia fue sencillamente maravillosa”, señaló González.

Mientras González se hace la vida en la costa oeste, parece no poder evitar un poquito de nostalgia por lo pasado. “¡Man! Tan solo quisiera tomar el tren, que me encanta, y pasearme hasta mi restaurant típico favorito, el Deportivo, en la 48 con novena. Ahí me siento como en casa”, dijo el actor.

Return to the Frontpage