January 18, 2002

The Public Forum ... El Foro Publico

E-Mail Tax a Hoax

You guys know I love reading La Prensa and consider it to be the best paper in San Diego, but this time someone let an internet hoax slip onto the editorial page in the form of a letter by William Harris. There is no Bill 602P. It is an internet hoax that has been floating around for a while now Bill 602P 5-Cent Postal Tax on Email - Netlore Archive - `Federal Bill 602P' . A little bit of research by overzealous, but obviously well intended, email users should cut down on the countless hoaxes and viruses circulating via the web nowadays.

Edward Olivos
Chula Vista


La dignidad humana no está sujeta a votación

En las sociedades que se dicen "democráticas", la mayoría de las cosas se resuelven por mayoría de votos. Eso está muy bien, excepto cuando se trata de derechos humanos fundamentales.

La vida humana no es el valor más alto que existe, los valores espirituales son más elevados. Sin embargo, la vida es el valor más fundamental que existe, la base y condición de todos los demás valores y derechos. Para decirlo con palabras sencillas, si usted está muerto, perdió sus derechos, excepto a que lo entierren dignamente. Por consiguiente, la vida humana, como derecho fundamentalísimo, tiene que ser protegida primero que cualquier otro derecho. Sin ella no hay nada más.

Es ridículo entonces alegar que el respeto por la vida, digamos de los no nacidos, debe estar sujeta a votación. Ni la dignidad humana, ni la vida humana, ni los derechos humanos fundamentales deben estar sujetos a votación, porque ellos son el fundamento de la democracia y de la propia votación. Para seguir con el ejemplo del derecho a la vida: No es la democracia la que determina el derecho a la vida, es el derecho a la vida el que determina la democracia. En pocas palabras, para votar hay que estar vivo. El derecho a la vida es el fundamento de la democracia, su condición indispensable, su razón de ser.

La democracia es un sistema político que debe fundarse en los derechos humanos funda-mentales, los cuales se asumen, no se discuten. Así como la geometría se basa en principios no demostrables (el punto, la línea y el plano), así la democracia se funda en prin-cipios no votables, sino que anteceden a la propia democracia.

Más aún, la democracia debe existir para esos derechos y deberes fundamentales de la persona humana. Estos derechos y deberes constituyen las distintas facetas de la dignidad humana, de su serpersona. Si un sistema democrático no tiene a la persona, con sus derechos y deberes, como su sujeto y fin, dejó de ser democracia para convertirse en un totalitarismo camuflado, en una especie de fantoche "democrático" donde los poderosos son los que tienen voz y voto.

El caso más paradigmático de este tipo de abusos del sistema democrático lo constituye la falta de respeto, incluso a nivel jurídico, de la vida de los no nacidos. Aquí se ve con toda claridad que cuando se carece de una visión correcta y objetiva de la persona humana y de su dignidad, entonces los que tienen voz y voto llegan hasta el extremo de negarles la vida a los que no pueden valerse por ellos mismos. ¿Y a eso le llamamos democracia?

Es muy fácil, para el que puede hablar, decir que "esa es la opinión de la mayoría". Al margen de que esa mayoría pueda estar manipulada por una prensa ideologizada, a la otra mayoría silenciosa, la que no ha nacido todavía, se le niega el ejercicio (futuro) de su derecho a hablar para defenderse. Se trata de un cobarde egoísmo y de una superficialidad espantosa.

Adolfo J. Castañeda
via e-mail


Letters to the Editor Return to the Frontpage