January 17, 2003

Reseña Crítica

Normal, testigo teatral de la contradicción humana

Por Claudia Hernández

La pasada velada del jueves nueve del mes en curso, se estrenó la temporada teatral en la Costa Suroeste de este país de la gran obra teatral Normal, la cual ha sido escrita y ejecutada, hasta hoy, por Randall White, quien opina lo siguiente: “Normal es una obra que invita al espectador a examinar tópicos tales como: la esperanza, el prejuicio y la libertad personal”.

Dicha puesta en escena tiene lugar en el 3704 de la 6ta Avenida en Hillcrest, en el Penn Theatre, Normal, es una puesta en que desde su nombre lo dice todo, ya que es una pequeña, inmensa muestra de lo anormal que resulta la línea de la normalidad o la cotidianeidad, debido a que a los seres humanos de la actualidad nos resulta normal ejecutar papeles y roles de vida perfectamente estudiados y decadentemente determinados de fondo y forma resultando así: seres con argumento especifico y por lo tanto limitados.

Y si no lo creen, por qué no analizar el por qué del aumento de especialidades en las carreras universitarias, cuyos nombres en ocasiones resultan dignos del chiste más sin chiste que pudieras escuchar o por qué no ver que en lugar de asistir a la Casa del Saber Universal, últimamente ésta es solo lugar de delineamiento vocacional, ya que cada vez es mas especifico el campo de trabajo y más ambiciosos los pretextos burocráticos…


Mrs. Robert M. (Tara) O'Hara.

Y, por qué no preguntar, porque cuando tratas de hablar con un poseedor de cultura y mundo solo se limita a hablar de su campo de estudio, que el escoger una profesión nos vuelve solo seres especializados en los límites, que no se supone que el asistir y recibir conocimientos de nivel superior es para proveernos precisamente de visión y criterio más amplios. Analice usted mi querido lector si efectivamente un universitario es de todo y con todo o sólo está en todo y en ningún lugar.

Analice usted si ésta contemporánea manía de especificarlo todo nos vuelve más precisos o bien, más difusos… Analícelo usted…

Sin embargo, y si aún no ha tenido el valor de analizarse así como, de enfrentar el papel y el personaje que ha ejecutado cómodamente, le recomiendo entonces que asista a verse en Normal, y que a través de los once personajes que caracteriza Randall White, a forma de monólogo, por primera vez decida reconocerse.

Randall White, sin duda ha hecho un gran trabajo de observación, ya que logra conjugar el detalle y la trivialidad de forma tan normal que causa temor que el público crea que está presenciando una comedia y efectivamente pudiera serlo, ya que siendo sincera nos hemos convertidos en seres dignos de mofa y del ridículo.

No obstante, se nos olvida un detalle y éste -pienso- es la médula de dicha obra, ya que desdeñamos los detalles en una obra plagada de estos, por lo que puedo comprender la causa que permite que los espectadores en lugar de llorar de vergüenza al presenciar cuan predecibles somos y de que manera hemos extinguido la sorpresa, solo se dispusieron a echarle más neblina a su percepción para así; brindarle un pretexto más a su cobardía. Solo así me resulta posible concebir que el pequeño teatro de la 6ta Avenida se plagara de carcajadas huecas y temerosas, de expresiones vacías y calculadoras.

Sin embargo, los exhorto a que se den la oportunidad de ser honestos y de reconocer cuan reprimidos por decisión hemos vivido, cuan limitados por condición hemos pensado y cuan infelices por convicción hemos sido. Normal definitivamente reúne once personajes que seguramente muestra con detalle la vida de esta ridícula e impersonal civilización de la que el hombre occidental presume tanto, con certeza puedo decir que en alguno de estas once historias ustedes encontraran vestigios de si y de su modus vivendus cotidiano. No importa si en silencio ustedes reconocen la poca fe que se han tenido y el tiempo que han desperdiciado prestando su cuerpo a ejecuciones diarias de refritos actorales.

Por esto y por más considero que Bobby, Mrs. Robert, Cassandra Furst, Kris-tofer, Ralph “Rocky” Myers, Liz Esperanza, Rob, Dean Lee Smith, Gary Sessions, Rev. Norman W. Blessing y “Adam” podrán brindarles los elementos y la valentía que se necesita para enfrentar la vergüenza y lo denigrante que resulta haber tomado la peor decisión de nuestras vidas: ser copias de todo y de nada y por lo tanto, decidir nunca llegar a Ser…

Creo que a través de los once personajes antes mencionados, usted en la soledad que embriaga su cordura, tendrá por lo menos la intención de recordar quién es y por qué es usted y no cualquier otra persona, de reconocer cuan valioso es por el simple hecho de existir y por elemental motivo de ser un ente individual semejante pero siempre distinto, siempre distinguido, siempre único…

Por lo que le invito a que sea el espectador de lo que se ha creído como suyo, a través de Mrs. Robert M. (Tara) O’ Hara, por ejemplo, una señora que ha dedicado su vida a sus deberes circunstanciales y que de forma cínica admite que nunca dejó que su esencia se vislumbrara echando a flote su ignorancia, su tristeza, su ceguera y hasta un poco de inocencia y un mucho de su soledad. O bien, de las once sillas que conforman el mobiliario del escenario, las cuales materializan a cada uno de los personajes que encarna un solo hombre echando mano de la ridiculización y la sátira más precisa de la que he sido testigo.

Normal, sin duda es una obra de inicio a fin, ya que técnicamente hablando reúne el trayecto natural de todo ciclo, sin duda una obra exhaustiva y sobre todo sensiblemente ingeniada.

Normal, la gran ironía anormalmente normal.

Normal, es una puesta con duración de 90 minutos aproximadamente sin interrupción alguna. Dicha obra estará en San Diego hasta el primero de Febrero del año en curso con funciones de Jueves a Sábado a las 8:00p.m. y el Domingo a las 3:00p.m. Si quiere asistir, comuníquese al numero gratuito 1 877 946 9997, o bien si desea adquirir sus entradas por medio electrónico asista a www.normaltheplay.com.

Definitivamente una puesta que no puede dejar pasar, que la disfrute.

Return to the Frontpage