January 17, 2003

¿Dónde están ahora los miembros de Pro-Vida?

Por Mariana Martinez

En el 2000, Paulina una joven de 13 años fue violada por un drogadicto que entró a su casa a robar, desgraciadamente, la niña quedó embarazada a raiz del ataque. Ella y sus padres, acudieron a las autoridades para hacer la denuncia. Bajo la ley vigente en Mexico, Paulina tenía el derecho de realizar un aborto durante el primer trimestre de su embarazo; sin embargo, las autoridades retrasaron el proceso y le negaron ese derecho, poniendo encima de su deber como funcionarios, sus creencias personales respecto al aborto, lo impidieron, con ayuda de pro-vida.

Ahora Paulina educa y mantiene a su hijo, sola.

La Red de Mujeres de la Península de Baja California se forma en 1993, a partir de la estrecha relación de seis organizaciones que, desde su entidad, trabajan en pro de la equidad social y el derecho de las mujeres; Casa de la mujer/Grupo factor X radicado en Tijuana, destaca por la defensa a los derechos reproductivos y laborales de la mujer en la maquiladora; El Grupo Feminista Alaide Foppa, radicada en Mexicali realiza cabildeo para reformas de ley para buscar condiciones jurídicas más justas; El centro de mujeres de la Paz B.C.S. y grupo de mujeres de Ensenada son mujeres dedicadas a velar por los intereses de las mujeres en sus entidades y Medicina Social Comunitaria, en Tijuana, está principalmente educando sobre salud reproductiva y derechos de las mujeres.

La Red, como se autodenominan, tambien permite afiliación de individuos por lo que Selina Espinosa Ahumada, de Tijuana, también forma de La Red, en la que existen organizaciones no gubernamentales con más de 20 años de experiencia, que deciden unirse. La iniciativa surge del constante trabajo conjunto, que necesitaba unificarse y darse fuerza, mejorando la comunicación entre estas asociaciones que trabajan de manera separada por objetivos comunes.

Una de los miembros de La Red (representante de Alaide Foppa en Mexicali) es la abogada Socorro Maya, quien además de dar asesoría jurídica a las mujeres que acuden al grupo, está actualmente llevando el caso Paulina ante la Corte interamericana, por habersele negado el derecho legítimo de decidir, ella comenta: “Las condiciones para formar la red fueron: mantener la autonomía, no mezclar partidísmos, que las acciones sean en consenso y compartir, hasta ahora, la experiencia solo nos ha fortalecido”.

Este año, se llevó a cabo el II Foro de Mujeres de la Red. Un evento de dos días, en la Universidad estatal que trajo a la mesa temas de debate, propuestas legales, posturas filosóficas y experiencias en busca de diálogo y necesidad de entender.

De los temas más relevantes fueron en materia de salud reproductiva, la anticoncepción y el aborto. El Dr. Ramírez Lucero, ginecólogo, detalló sobre los aspectos médicos de la anticoncepción de emergencia y después, la Lic. Martha Ramirez Lucero, representante de Barra de Abogadas, explicó la propuesta que se presentó ante el congreso estatal sobre la anticoncepción de emergencia.

La propuesta consiste en incluir la información necesaria sobre la anticoncepción de emergencia a víctimas de violación —y a sus padres en caso de menores de edad— que rindan su denuncia frente al ministerio público. En Baja California, la mayoría de las víctimas de violación que realizan su denuncia, lo hacen en las primeras cinco horas después del ataque, y la anticoncepción de emergencia es útil hasta 72 horas después de la relación. Por lo que, de ser aprobada la propuesta, las víctimas pueden elegir y no tendrían que esperar a que se les aprobara el derecho a abortarvigente en México hasta antes de los 3 meses de embarazo y solo en ciertos casos, incluyendo violación - evitando así el trauma y la espera que se suman al doloroso ataque.

Entre las ponencias más impresionantes, quizás por mi propia lucha por el derecho a decidir frente al catolicismo, estuvo la de Pilar Sánchez, una feminista católica de la organización Católicas Por el Derecho a Decidir con un bagaje sorprendente. Monja Franciscana misionera por 13 años, decide salirse del apostolado para luchar por “esta mi iglesia que quiero cambiar... y construir en la esperanza otra manera de relacionarnos”. Pilar, teóloga y filosofa, plantea una iglesia que no es monolítica, ni inequivoca ni homógenea, una iglesia donde muchas posturas conviven. Comenta que un aborto no es una salida fácil jamás, que es un proceso doloroso, como tantos que se consideran necesarios en nuestra sociedad y de como, para muchas mujeres es un mal menor siguiendo el dictado de su conciencia, ella plantea que al final, existe filosóficamente más de una opción moral, ante una circunstancia dada.

El tema del “caso Paulina”, con rostro y heridas, salió al tema constantemente, como ejemplo claro de la primacia de las costumbres mexicanas por encima de sus leyes, y de la urgencia de crear un pensamiento más plural y participativo en el país.

Y eso nos lleva a la realidad feminista en México, con ayuda de la investigadora del COLEF –Colegio de la Frontera Norte- Liz Maier.

En México, durante el furor de los setenta, el movimiento feminista nunca fue masivo, sino más bien localizado entre las personas con acceso a la educación y a lecturas extranjeras. Sin embargo, las mujeres, son la fuerza de la mayoría de los organismos civiles en nuestro país, entre ellos el Movimiento Urbano Popular conformado en 85% por mujeres. ¿Por qué entonces nunca se masificó el movimiento? Por las características sociodemográficas del país, las mexicanas tienen prioridades diferentes a las de los países industrializados donde si se dio esa masificación del movimiento feminista; sus preocupaciones tienen más que ver con la salud, la educación y la calidad de vida en general, que con su derecho al placer, autonomía o anticoncepción. Es decir, lo urgente, para muchas mujeres en México es tener acceso a medicinas, a agua potable o alumbrado público.

Al darse el diálogo con las participantes, también se discutió sobre la derechización del mundo en la actualidad, no sólo con el papado de Juan Pablo II, sino también con gobiernos conservadores y grupos civiles organizados que presionan para “dejar las cosas como estaban”.

Para Liz Maier, la reconstrucción del patriarcado no ha sucedido, ni siquiera a nivel interno, personal, y el feminismo mexicano-y mundialtiene todavía mucho que aprender sobre como organizarse, vincularse y tomar fuerza en defensa de lo que cree.

Salí muy contenta de esos dos días feministas, no hubo odio-a-los-hombres, ni mujerismo, más bien un paseo desnivelado de creencias y posturas y diálogo, que un foro de menos de cincuenta personas permite.

Al manejar a casa, voy atrás de un carro con una calcamonía que dice “defiendo la vida con la vida” y sé, que junto a ese sistema de creencias, se yergue el mío, a lado, y juego con la idea, utópica tal vez, de la coexistencia.

Return to the Frontpage