January 17, 2003

Comentario

Engaños, Trucos y Evasiones

Por Dr. James Santiago Grisolía

“No hay engaños. Ni trucos. Ni evasiones”, dijo nuestro gobernador Gray Davis cuando presentó su propuesta del presupuesto estatal.

El primer engaño era decir que el déficit estatal era menor, (24 billones de dólares) durante su campaña electoral; luego, (según los Republicanos) exagerar el déficit (de $35 hasta $60 billones), supuestamente con el fin de espantar a la Legislatura estatal y que estos estén de acuerdo en aumentar los impuestos. Los trucos incluyen sus métodos de tapar el deficit presupuestal, y las evasiones incluyen los impactos de todo esto para las familias Latinas.

El cuidado de la salud es el más afectado en sus cortes propuestos, con un recorte del 34% en el presupuesto 2002-2003. MediCal se ha reducido en $3 billones, implicando también una reducción de otros $3 billones en fondos federales. Davis propone recortar en un 15% en pagos a los médicos, bajando los reembolsos en MediCal del 42avo en la Nación, poniendolos en último lugar.

Esto quiere decir que si Usted tiene MediCal, a los médicos no les convendrá darle cuidados de salud. El estado pagará menos de $19 en la visita normal al médico, menos de lo que se gasta en una pizza y bebidas para su familia. El médico tiene que pagar su aseguranza de malpráctica, sus secretarias y personal, la renta de su oficina y utilidades. Es lógico que no le pueda atender; estos pagos tan bajos serán insuficientes para mantener abiertas las clínicas comunitarias.

Hace poco, la Sociedad Médica de San Diego hizo una encuesta de todos los médicos del condado. Los médicos están saliendo de la zona debido a los pagos insuficientes de los HMOs (organizaciones de “mantenimiento” de salud) y los nuevos cortes en MediCal hará mucho más rápido el exodo. De los pocos que quedan, un 26% de todos médicos y 44% de los cirujanos intentan dejar de atender a más pacientes con MediCal. Es importante entender que la encuesta fué realizada antes de los recortes propuestos actuales. Estas tendencias estan peor entre los médicos que hablan Español y aquellos que trabajan en el sur del condado.

Los nuevos reglamentos estatales de eligibilidad ya están privando a 500,000 personas de beneficios de MediCal, aumentando el número de californianos sin seguro de salud. Entre esto y las reducciones de pagos a los médicos, forzarán a muchas personas a posponer su tratamiento médico hasta que sea grave y tenga que ir a la sala de urgencias. Los servicios de emergencia estarán más congestionados que aunque usted tenga una “buena” aseguranza, usted y su familia tendrán que esperar más horas para ser atendidos cuando tengan una emergencia.

Muchos beneficios también serán cortados del programa, incluyendo cuidado dental para adultos, equipo médico como tiritas para prueba de diabetes, prótesis, sillas de ruedas, aparatos de sordera, etc.

También darán más responsabilidades de salud a los condados, sin dinero adecuado para asegurar que cumplan con estas responsabilidades.

Otro truco es transferir muchas de las reponsabilidades a los condados. Estos incluyen cuidados de salud en el hogar, salud mental, y servicios de drogadicción y alcoholismo, programas a trabajadores migratorios, servicios de salud rurales y muchos otros. A pesar de las contribuciones del nuevo impuesto a los condados se supone que hacen estas transferencias neutral-presupuesto, las contribuciones son fijas, tal como muchas de las responsabilidades son abiertas-finales, poniendo a San Diego y otros condados en riesgo de bancarrota.

¿De dónde llegó ésta pesadilla? California depende más de los impuestos personales que la mayoría de los estados. Los “años buenos” de los 90 trajeron mucho dinero, mientras la recesión actual ha reducido mucho los ingresos estatales. Además, la crisis de energía del año pasado se comió rápidamente las reservas financieras estatales.

Según Denise Moreno Ducheny, miembro de la Asamblea estatal, tenemos que cambiar nuestro sistema de impuestos para evitar estas desigualdades en el futuro. Pero antes que nada, tenemos que salir de la crisis actual. La Asociación Estatal de Medicina (California Medical Association) y otros grupos dedicados a la salud pública están tratando de mantener el acceso a cuidado médico para los Latinos y todas familias californianas.

Cortar el cuidado médico del presupuesto es mala idea. Perdemos un dólar de fondos federales por cada dólar ahorrado por el estado, de modo que ahorramos un dólar y el pueblo pierde dos. El medio millón de californianos que pierdan el cuidado preventivo y rutinario necesitarán tratamiento más caro después. A largo plazo, perderemos más dólares, y algunas vidas. Estas reducciones dentales y médicas amenazan a nuestras familias y nuestras esperanzas para el futuro.

El Doctor Grisolía es Jefe de Neurología en el Hospital Scripps-Mercy, Jefe de Comunicaciones de la Sociedad de Médicos de San Diego, y miembro de la Mesa Directiva del CMA.

Letters to the Editor Return to the Frontpage