January 11, 2002

Presidente Bush Suscribe Importantes Reformas Educativas Que Beneficiaran A Los Estudiantes Hispanos

"Estas reformas expresan mi gran confianza en nuestras escuelas públicas y su misión de forjar las mentes y el carácter de todos los niños de todos los orígenes, en todas las regiones de Estados Unidos".

- Presidente George W. Bush

El Presidente Bush promulgó la "Ley para que Ningún Niño Se Quede Atrás de 2001", instaurando reformas educativas que responsabilizarán a las escuelas por los resultados, darán a los distritos escolares locales mayor flexibilidad y control, ofrecerán más opciones a los padres, y pondrán énfasis en los métodos de enseñanza efectivos. "Hoy se inicia una nueva era en la educación pública", dijo el Presidente. "A partir de ahora, las escuelas de los Estados Unidos se encuentran en un nuevo camino de reformas y resultados. Nuestras escuelas tendrán expectativas más altas y más recursos para ayudar a los estudiantes a cumplirlas". La ley firmada hoy refleja el compromiso del Presidente a hacer de la educación de todos los niños su primera prioridad, mejorar el rendimiento de los estudiantes y disminuir la disparidad entre los estudiantes ricos y pobres por todo Estados Unidos.

"Que Ningún Niño Se Quede Atrás" mejora la educación bilingüe al ayudar a los niños con un dominio limitado del inglés a aprender el idioma y satisfacer los mismos estándares académicos que los otros estudiantes. La ley también crea estrictos sistemas de rendir cuentas para los programas de educación bilingüe, los cuales requieren que los estados les tomen pruebas de lectura y lenguaje en inglés a los niños con un dominio limitado del inglés después que vayan a la escuela en los Estados Unidos durante tres años consecutivos. Bajo la nueva ley, los progra-mas de educación de emigrantes, los cuales principalmente prestan servicios a estudiantes hispanos, recibirán un aumento de $16 millones a partir del próximo año escolar.

"Que Ningún Niño Se Quede Atrás" faculta a los padres al proporcionar aproximadamente $10.4 mil millones al programa del Título I para ayudar a que los niños desfavorecidos tengan éxito - un aumento de 18 por ciento comparado con el año anterior, y un aumento de 30 por ciento comparado con el 2000. Bajo la nueva ley, los estudiantes en escuelas que están fracasando pueden transferirse a escuelas públicas de mayor rendimiento o recibir asistencia, tal como clases particulares, por ejemplo. Los estudiantes en escuelas persistentemente peligrosas podrán transferirse a escuelas públicas más seguras.

"Que Ningún Niño Se Quede Atrás", la cual se basa en el plan del Presidente para reformas educativas por todo el país que sometió al Congreso apenas tres días después de asumir la presidencia, fue aprobado por ambas cámaras del Congreso por una abrumadora mayoría bipartita y promoverá la excelencia educativa para aproxi-madamente niños hispanos en las escuelas públicas, maestros y escuelas públicas.

Se puede encontrar más información en la hoja de datos adjunta y en el sitio web de la Casa Blanca, www.whitehouse.gov.

Regresar a la Portada