January 10, 2003

Se Representará “Fidelio” de Beethoven, la Primera Opera del 2003

Por: Paco Zavala.

La Temporada Internacional de Opera de San Diego, por el período 2002-2003, da inicio, con la puesta en escena del Drama Lírico dividido en dos actos del genial Ludwin Van Beethoven “Fidelio” (O el Amor Conyugal) (“Fidelio, Oder Die Eheliche Liebe”). Esta obra está basada sobre un libreto de J. F. von Sonnleithner y G.F. Treitsche. Su primera representación se realizó en Viena en el Theater an der Wien, el día 20 de noviembre de 1805, cuando el gran sordo de Bonn contaba con 35 años de edad.

Los personajes que intervienen en esta única obra operática de Beethoven son: Don Fernando, (Ministro) que lo interpreta una voz de bajo y en esta puesta en escena es, Pavel Daniluk. Don Pizarro (gobernador de la prisión) que también lo interpreta una voz de bajo y en esta puesta en escena es, Greer Grimsley. Florestán (prisionero) que lo interpreta una voz de tenor y en esta puesta en escena es, John Keyes. Leonora (su esposa bajo el nombre de Fidelio (soprano) interpretada por: Eva Johanson. Rocco (jefe de carceleros) voz de bajo, lo interpreta, Reinhard Hagen. Marcelina (su hija) una voz de soprano interpretada por: Ute Selbig. Jaquino (portero de la prisión) una voz de tenor lo interpreta Martín Zysset. Primer prisionero (un tenor). Segundo prisionero (un bajo). Además de prisioneros, oficiales, guardias, hombres del pueblo.

La conducción en esta actual puesta en escena estará bajo la responsabilidad de Christof Perick; la dirección será de John Gunther.

Esta ópera de Fidelio se representó en San Diego en el año de 1989; esta actual producción es propiedad de la Opera de San Francisco.

A continuación se exponen algunos datos históricos sobre esta obra y de su autor.

Beethoven, nació en el número 20 de la Bonngasse, en la ciudad renana de Bonn. Esta casa es actualmente un museo al que los melómanos de todo el mundo acuden como a un santuario; en este lugar se guardan muchas reliquias del tiempo en que vivía el maestro, incluyendo su piano, que está cercado con cuerdas para impedir que los visitantes lo toquen. Sin embargo, una vez una mujer tocó de prisa las ocho notas del primer tema de la 5ta sinfonía, volviéndose avergonzada hacia el ceñudo guardian exclamó: ¡Supongo que todo el mundo desea tocar en el piano de Beethoven! El Guardian le contestó: “No todos. La semana pasada tuvimos un visitante que se negó a tocar el instrumento. Dijo que no era digno de ello. Este hombre se llamaba Paderewski”. (Excelso pianista de fama mundial).

Beethoven tuvo una infancia desdichada. Su padre Johan, cantante en la Capilla del Elector de Bonn, era un borracho consuetudinario que derrochaba lo poco que ganaba y convertía su hogar en un infierno. Cuando Ludwig empezó a mostrar interés por la música, el borracho se dejó llevar enseguida por la ambición. Porque se apoyó en el ejemplo de Mozart, que ya había ganado mucho dinero como niño prodigio.

La infancia de Beethoven, fue muy triste, pobreza y ebriedad en el hogar; esclavitud ante el piano, hasta que los músculos dolían y la cabeza vacilaba por el cansancio. Nunca faltaban los golpes cuando el niño se equivocaba, pero cuando daba bien la lección no había ni siquiera una palabra de encomio. Para colmo de males no tenía amigos ni tan siquiera compañeros accidentales. Beethoven, era un muchachito, feo, mal vestido y de aspecto desaliñado, torpe en todo lo que hacía, extremadamente sensible y tímido. Los niños de su edad lo evitaban y el correspondía con la misma actitud. Por eso nunca conoció el verdadero significado de los juegos infantiles. Los únicos sentimientos bondadosos de que disfrutó fueron los de su madre, cuya ternura compensaba en cierto modo la brutalidad de su padre.

Beethoven, se presentó por primera vez en un concierto a los ocho años de edad (el padre anunció que el niño tenía solamente seis años de edad).

El Maestro unicamente escribió una ópera que fue “Fidelio”.

Primero se había encargado a Beethoven que musicalizara un drama erótico-fantástico, titulado “Fuoco di Vesta”, sobre libreto del propio empresario del Theater an der Wien, Schikaneder. El maestro estaba ya trabajando en él, cuando le llegó la noticia de la sustitución del empresario; el compositor interrumpe el trabajo y elige otro drama que le propone el músico y literato Sonnleithner “Leonore ou L’amour conjugal” una pieza con salvación, muy de moda entonces y ya musicalizada por Gaveaux, por Paer y Mayr, y basada en la Leonore de Bouilly. La ópera era una tragedia burguesa con final feliz, género este muy apreciado en Francia. El libreto proporcionó una versión original y personal de la pieza. El compositor trabajó en la música de 1803 a 1805. Pero, cuando la ópera pasó a la escena, el público la decretó un verdadero fracaso. El éxito negativo de esta representación se debió en gran parte a la ínfima calidad de los cantantes y a la presencia de muchos oficiales franceses que no entendían el alemán. Breuning la repuso después, en una edición modificada del texto literario, con el título de Leonore, el 29 de marzo de 1806, siempre en el mismo teatro. Para esta edición se redujo el drama a dos actos, pero tampoco en esta ocasión el éxito fue satisfactorio y, después de dos representaciones, el músico amargado retira la partitura. El 23 de mayo de 1814 se representa en el Karntnerthortheater de Viena en una tercera edición, con el texto literario modificado por Treitschke, que simplificó la trama y con la partitura arreglada por el propio Beethoven. El motivo de tantas vicisitudes se concreta sobre todo en el hecho de que el gran compositor se acercaba por primera vez al melodrama, a este propósito tanto

Wagner como Berlioz, señalaron las más altas intuiciones musicales precisamente en las partes puramente sinfónicas. Fidelio muchas veces ha sido considerado rico en trozos de altura sublime y en geniales intuiciones musicales, deficiente desde el punto de vista de la coherencia melo-dramática y, esto explica el modesto éxito que la ópera tuvo en el curso del siglo XIX. Con todo esto Fidelio, ha sido representado y lo sigue siendo en su tercera versión. Esperamos presenciar este montaje en la Opera de San Diego.

Esta Opera de Fidelio se representará los días 25, 28 y 31 de enero y el 2 de febrero en el Civic Theatre de San Diego. Para información, puede solicitarla al (619) 232-7636.

Return to the Frontpage