January 30, 2004

LA COLUMNA VERTEBRAL
El Soporte Informativo Para Millones de Hispanos
Por Diego Alvarez

La propuesta de Bush: ¿Gato encerrado?

“Gracias por asistir, gracias por la cálida bienvenida, gracias por acompañarme al hacer un anuncio importante... un anuncio que considero que hará que Estados Unidos sea un país más compasivo y más humano y fuerte”.

Con estas palabras comenzó el discurso que el presidente George W. Bush entregó el pasado 7 de enero en la Casa Blanca, como regalo trasnochado del Día de Reyes. Regalo que un gran número de hispanos no ven con muy buenos ojos. Y con toda razón.

El discurso del presidente giró en torno a una nueva propuesta sobre el tema de inmigración que beneficiaría, supuestamente- a los inmigrantes ilegales que se encuentran en el país.

La propuesta reviste gran importancia debido a que fue expresada por el propio presidente de la nación; pero sufre de algunas fallas advertidas por los grupos pro-inmigrantes, y por quienes hacen un llamado a reflexionar sobre la posibilidad de que la propuesta sea una jugada política con el fin de la consecución de votos para la re-elección.

En su alocución, el presidente Bush dijo que “en nuestra calidad de una nación que valora la inmigración y (que) depende de la inmigración, deberíamos tener leyes inmigratorias que funcionen y nos enorgullezcan. Sin embargo, no las tenemos. (...) El sistema no está funcionando. Nuestra nación necesita un sistema de inmigración que contribuya a la economía estadounidense y refleje el sueño americano”.

Los hispanos nos sabemos esto de memoria, y son muchos los casos de familiares, amigos y conocidos que confirman esta situación. Y de nuevo, que lo diga el presidente, es un campanazo al mismo gobierno para alertar sobre anquilosadas políticas migratorias y abuso a personas indocumentadas.

Según el presidente, los seres humanos se encuentran en una búsqueda constante de una vida mejor y son muchos los trabajadores indocumentados que aun arriesgando sus vidas, decidieron venir a los Estados Unidos para hacer ese sueño realidad.

“Los trabajadores que sólo desean ganarse la vida terminan en las tinieblas de la vida estadounidense, temerosos, a menudo abusados y explotados. Cuando son víctimas del crimen, temen llamar a la policía o buscar un remedio en el sistema legal. No están en contacto con sus familias que están lejos, ya que temen que si salen de nuestro país para visitar a sus familiares en sus países, es posible que nunca puedan regresar a sus trabajos” explicaba Bush.

Y añadió: “La situación que describí está mal. No es el estilo de vida estadounidense. Debido al sentido común y la justicia, nuestras leyes deben permitir que los trabajadores dispuestos entren a nuestro país y llenen las vacantes que los estadounidenses no están llenando”.

La idea propuesta, es pues, crear leyes inmigratorias más sensatas y más humanas. “Nuestras reformas deben ser guiadas por unos cuantos principios básicos. Primero, Estados Unidos debe controlar sus fronteras. (...) En segundo lugar, las nuevas leyes de inmigración deben servir los intereses de las necesidades económicas de nuestro país”.

Un tercer aspecto es no dar recompensas injustas a los inmigrantes ilegales en el proceso de ciudadanía ni crear desventajas para los que han venido legalmente o esperan hacerlo.

Y en cuarto lugar, dijo el presidente, las leyes nuevas deben ofrecer incentivos para que los trabajadores extranjeros temporales regresen permanentemente a sus países de origen después de que se venza el período de trabajo en los Estados Unidos.

Pero la propuesta tiene muchos interrogantes, y no soluciona el deseo de residir permanentemente en este país.

Detractores, como el multi-millonario financista George Soros, quien planea invertir millones de dólares en tratar de impedir que George W. Bush sea reelecto en noviembre, dijo: “El presidente estadounidense persigue un deseo indeseable de supremacía estadounidense y no debe ser reelecto”.

Por su parte, Cecilia Muñoz, Vice Presidente del Consejo Nacional de la Raza (NCLR) dijo: “La comunidad necesita saber que lo que han estado pidiendo por más de dos años “una oportunidad de participar plenamente en el sueño Americano” no es lo que está proponiendo el Presidente. Inmigrantes que trabajan arduamente y tienen una profunda fe en éste país merecen más y la comunidad Latina merece más que un programa que beneficia a los empresarios a expensas de los trabajadores. Y finalmente, una participación plena y estable es lo que sería de mayor beneficio para nuestra economía y nuestro futuro”.

De esta manera, a la propuesta de Bush se le debe seguir y mirar con lupa, y descubrir si no hay gato encerrado en un tema tan importante para los hispanos y que podría generar millones de votos en la próxima campaña electoral para la presidencia de la Unión.

¿Quieres opinar sobre este tema? Llama gratis a tu línea de ayuda al 1-888-SU-RADIO.

Return to the Frontpage