January 23, 2004

ANALISIS:

Colaterales de la Inseguridad

Por: Paco Zavala

Después de aquel fatídico 11 de septiembre la comunidad mundial cambió, todo mundo actúa con reservas, ya no son tan abiertas, espontáneas y francas las cosas, no, ahora se cubren y se encubren con lo que esté al alcance de la mano.

La ciudadanía mexicana también ha cambiado a este respecto, sobre todo porque se encuentra azotada por otros flagelos que la tienen temerosa de cualquier acción que la perjudique.

En el pasado mes de diciembre las medidas tomadas por las autoridades mexicanas, infringieron a la ciudadanía una psicosis, sobre todo a los viajeros que usaron como medio de transporte a los aviones e, hicieron uso de los aeropuertos, en los cuales se encontraban destacados contingentes de vigilancia y de revisión, los que cumpliendo con su cometido, infligieron a los viajeros abusos al realizar las revisiones que les correspondían.

Se ha expuesto ampliamente a la comunidad la necesidad de adoptar medidas extremas con la finalidad de preservar la seguridad de los ciudadanos en toda la República Mexicana, pero indudablemente que han habido una serie de circunstancias, inherentes y adheridas a estas medidas. Una de las más importantes es la de saber quien realiza ésta labor tan delicada y riesgoza. En estos tiempos se adicionan preceptos cincunstanciales que hacen más delicada ésta misión.

Uno de estos preceptos es la escolaridad del personal seleccionado para realizar esta labor. La escolaridad no es la adecuada, además del entrenamiento, si lo tienen es casi nulo y si carecen de él es más grave.

Por esta razón se cometen estas tropelías en las que se infringen los artículos 14 y 16 constitucionales. Los que a decir expresan:

En el Título Primero del Capítulo Primero “De las Garantías Individuales” de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, los artículos 14 y 16, tratan lo concerniente a estos derechos.

En el artículo 14, se sintetizan algunas de las más importantes garantías que otorga la Constitución a los gobernados. En él se consagran los principios individuales de primer orden. Un ciudadano no puede ser privado de la vida, de la libertad, de sus propiedades o de cualquier derecho. Debe respetarsele la garantía de audiencia; esto es que debe tener la posibilidad real de alegar y de probar sus argumentos de defensa antes de que la autoridad lo prive de sus derechos. Tampoco un ciudadano puede ser procesado, ni sentenciado, si no existe el delito por el cual se le acusa y, contempla otros derechos fundamentales del individuo.

En el artículo 16 constitucional se encuentran las garantías individuales que unidas a las que contiene el artículo 14, integran la más amplia protección de que gozan los ciudadanos mexicanos. A la letra dice: Nadie puede ser molestado en su persona, familia, domicilio, papeles o poseciones, sino en virtud de mandamiento escrito por la autoridad competente que funde y motive la causa legal del procedimiento. Se establece que para que una autoridad pueda afectar a un gobernado, aunque no se trate de privación de los derechos, debe hacerlo mediante un documento, en el que se manifiesten los motivos y razones por los que se le afectará.

La privación de la libertad a la que puede ser sometido un ciudadano, solo puede ordenarla un juez. Unicamente en caso en que el ciudadano sea sorprendido cometiendo un delito, este acto lo puede realizar la autoridad administrativa y en otras situaciones. También en este artículo se establece que el domicilio particular del ciudadano es inviolable. Solo mediante órden escrita de cateo. La corres-pondencia tampoco puede ser violada y se contemplan en el seno del contenido de este artículo otros preceptos.

En el Capítulo III, se trata del Poder Ejecutivo y en lo que concierne al mandato que emana de los artículos 87 y 89 constitucionales, este articulado al tenor suscriben lo siguiente: Artículo 87: El presidente, al tomar poseción de su cargo prestará protesta ante el Congreso de la Unión, o ante la Comisión Permanente, en los recesos de aquél, la siguiente protesta. Y expresa el contenido de la protesta presidencial que cada seis años se repite al efectuar el cambio de presidente de la República. El contenido del artículo 89, trata lo relacionado con las facultades y las obligaciones del ejecutivo. Como la promulgación y ejecución de las leyes que expida el Congreso de la Unión, proveyendo en la esfera administrativa a su exacta observancia. También contempla el nombramiento y remoción del Secretario del Despacho, del Procurador General de la República y otros nombramientos. Con aprobación del Senado está facultado para nombrar: Ministros, Agentes Diplomáticos, Cónsules Generales: nombrar posiciones de mando en el Ejército Terrestre, Marina de Guerra y Fuerza Aérea Nacionales y los empleados superiores de Hacienda. Nombrar además Oficiales del Ejército Terrestre, Armada y Fuerza Aérea con arreglo a las leyes. Disponer de la totalidad de las Fuerzas Armadas, o sea del Ejército Terrestre, de la Marina de Guerra y de la Fuerza Aérea para la seguridad interior y defensa exterior del país. Disponer de la Guardia Nacional para los mismo objetivos, también con aprobación del Senado.

Declarar la guerra, dirigir negociaciones diplomáticas y celebrar tratados con las potencias extranjeras. Además dispone en el contenido de este artículo de otros preceptos relacionados con las facultades y obligaciones del ejecutivo.

De los artículos 80 al 93, reglamentan la estructura del Poder Ejecutivo Federal. Es menester señalar que el Sitema Político Mexicano, corresponde al Modelo de los Estados Unidos de América, denominado: Presidencial.

Toda la exposición anterior es con la finalidad de que el lector se entere de la problemática que encierra esta situación.

Es del conocimiento de la opinión pública algunos abusos que han cometido los agentes encargados de prestar este servicio en los aeropuertos. Tal parece que existe desconocimiento por parte de estos servidores públicos sobre los preceptos que emanan de los artículos 14 y 16 constitucionales, los que muy claramente expresan los derechos constitucionales que amparan a cada ciudadano.

La opinión pública, también opina sobre la existencia de agentes extranjeros que permanecen en los aeropuertos y que si no ha sido autorizada su estancia por el Senado de la República, se encuentran ilegalmente en el país. Las autoridades al respecto insisten en que su estancia es únicamente de enlace de información, pero que no ordenan ni interfieren en las funciones de las autoridades mexicanas ni de sus agentes.

Por esta razón al señor presidente no se le puede llevar a un juicio político, se ha llamado a cuentas a los secretarios de Gobernación, de Seguridad Nacional y al de Comunicaciones y Transportes, para que rindan cuentas y aclaren esta situación.

Pero mientras el trámite burocrático se lleva a cabo, llamando a cuentas a quien sea y se define lo correspondiente, el ciudadano que hace uso de este medio de transporte sufre las consecuencias al ser molestado y en ocasiones hasta vejado por los guardianes del orden público responsables.

En este asunto, habrá un gran lavado de manos como se acostumbra, esperamos que se siga el cauce adecuado y que las cosas continúen por el rumbo apropiado, sin que se lesione a nadie y menos al ciudadano común y corriente, que su único pecado es el de viajar en avión.

Letters to the Editor Return to the Frontpage