January 23, 2004

Queriendo comer (en, a) Hollywood

Enrique Sapene da pasos seguros en “El alma herida”

Por Jose Daniel Bort

Para muchos artistas, el sueño dorado de Hollywood se mantiene fresco en sus ambiciones. Legiones de actores latinos de México, Venezuela, Argentina, Colombia y España (países donde existen industrias exitosas de televisión en Hispanoamérica) se han mudado a esta parte de la geografía a perseguir el cofre de oro al final del arco iris. Todos han subido al letrero de “Hollywood” y conjurado a Dios o a su contraparte para que el valle de Los Angeles caiga rendido a sus pies, mientras ensayan la lista de gracias que brindarán efusivamente en la entrega del Oscar. La gran mayoría no dura más de tres años.

Enrique Sapene llegó con el mismo predicamento en la ternura de sus diecinueve primaveras. Sin embargo, despues de seis años de tumbos y escalabros, el actor reconoció su “espacio” y demuestra dar pasos sólidos hacia la verdadera vida que casi todos los actores de Hollywood viven de día a día. Hoy termina de grabar su participación en “El alma herida”, como Nicolás King, personaje que juega un papel importante en el desarrollo de la trama.


Enrique Sapene

“Llegué con la idea de las vacas gordas, ganarme el Oscar, etc. No es que piense que no me lo merezco, pero mi idea de éxito ha cambiado. Me consideraré exitoso si consigo trabajo seguido por más de un año y mis relaciones con los tomadores de decisiones crece mientras tanto. El trabajo que viene es la medida, no el que pasó”, explicó Sapene de su experiencia en L.A.

Familiar de la aristocracia televisiva en Venezuela, su país de origen, decidió saltar ese paso y embullirse en clases de actuación en el prestigioso Lee Strasberg Institute, heredero del famoso “método” de actuación. Allí conoció a su maestra más importante, la nominada al Oscar Sally Kirkland.

“Sally me enseñó a confiar en mis instintos y a profesar algo que todavía no he aprendido a controlar muy bien: la búsqueda de pa-ciencia. Esta cualidad es clave si quieres mantenerte en este negocio”, señaló el joven actor.

Después de participar como animador en el programa de Univisión “Control” y de entrevistar a figuras en Inglés con Carmen Electra en “Living Large”, Enrique se ha empeñado en su objetivo original: el cine. Su película Last Mountain participó en los festivales de Sundance y Berlin, pero su papel más importante lo consiguió en la cinta “Self medicated” (automedicado) la cual se estrena este año.

“Me fui a un hospital infantil de enfermos mentales donde observé por días la conducta de algunos niños que se ‘automutilan’, produciéndose cortes y magulladuras. Esta era la característica principal de mi personaje. No puedo esperar a que se estrene la película, quiero ver la reacción del público ante esta conducta tan extraña”, recalcó Sapene.

Varios Sombreros

Una vez que el joven actor entendió “la movida” fuera de los escenarios, no dudó en ampliar su rango trabajando detrás de las cámaras. Fue aquí donde llamó la atención de los productores de la telenovela latina de la que forma parte y donde una persona probó ser instrumental en su suerte.

“No te imaginas la cantidad de audiciones que he hecho. Por eso Rosalinda Morales conocía mi trabajo. Cuando buscaban a Nicolas King, tenían en mente otro tipo de persona. Ella metió mi foto y discutió con los productores hasta que logró que me vieran. Una vez que tienes el pie metido en la puerta, la pelota está en tu espacio, te toca pegarla y ganar el punto” declaró Sapene, quien es aficionado a las parábolas.

“Yo no entro en el molde típico que buscan en un actor latino. Soy demasiado blanco y de facciones muy europeas. Tengo que ir a pintarrajarme en el “Tanning” para que me puedan ubicar. Pero gracias al trabajo de personas con criterio el cambio de percepción está sucediendo, hay más trabajo” explicó Sapene.

Ahora que está haciendo “Telenovelas”, disfruta enormemente de la experiencia.

“¡Estupendo, me encanta el trabajo! Mi personaje entiende que no es correspondido en el amor, y lo sacrifica por la amistad. Yo no podría ser así, yo me monto en el avión y la busco y la beso enfrente de todo el mundo. Pero así soy yo, tengo que aprender paciencia, indispensable para este negocio”, recalcó divertido.

“El Alma Herida” se transmite todos los días a las nueve de la noche por Telemundo.

Return to the Frontpage