January 14, 2000


Hispanic Radio Network/La Red Hispana
LA COLUMNA VERTEBRAL
El Soporte Informativo Para Millones de Hispanos
Por Yhamel Catacora

Detrás de todo gran hombre…

"Has llegado lejos", es quizás una traducción aproximada del famoso lema en inglés, "you've come a long way". Esta famosa frase se dirige a la mujer, refiriéndose a los logros de su género, en las últimas décadas. En el mundo desarrollado, particularmente, la mujer ha llegado a ocupar un lugar en la sociedad tan importante como el del hombre; su aporte a la economía cada vez
mayor, existen tantas mujeres inteligentes y capaces como hombres. Hay mujeres científicas, deportistas, intelectuales, y artistas, entre varios otros ramos. Puede que se haya llegado lejos y que se haya logrado mucho, pero al concluir el siglo XX, que algunos medios han denominado como el siglo de la mujer, es evidente que el camino recorrido hacia la igualdad no ha sido simple. Es más, el camino apenas comienza a recorrerse.

Una prueba de ello es que aunque la mujer ha demostrado talento y capacidad, al conformar la fuerza laboral, sus salarios continúan siendo más bajos que los del hombre. En muchos países en vías de desarrollo, no está muy claro si se puede hablar de igualdad o progreso; en algunas naciones la mujer todavía mantiene el papel inferior al que debía someterse en siglos pasados.

Según las Naciones Unidas, millones de mujeres son víctimas de violaciones sexuales, millones de niñas entre los 5 y 15 años de edad son incorporadas al comercio de la prostitución. Además, según la misma fuente hay 120 millones de mujeres que han sido objeto de algún tipo de mutilación genital femenina; millones de otras mujeres son víctimas de uno o más de estos atentados a sus derechos.

No es menos el horror cuando escuchamos que en algunos países del medio oriente se le niega la educación a la mujer. Pero no debemos ir muy lejos para ver que la desigualdad se da en cualquier país del mundo, inclusive en Estados Unidos. Para una mujer inmigrante es posible que el reto se duplique; que tengamos que enfrentar obstáculos mayores, siendo uno de ellos el idioma y otro peor aún: el machismo. No se trata únicamente del machismo de los hombres sino del machismo que la propia mujer tolera, fomenta, y transmite a sus hijas e hijos. Nosotras mismas aceptamos tácitamente la protección y la manutención masculina, temiendo enfrentar al mundo y a sus peligros.
Muchos padres de familia invierten tiempo, energía y dinero en la educación de los hijos pero tienden a obviar la importancia de educar a las hijas. Las tradiciones que traemos desde nuestros países, el servilismo hacia el hombre, la errónea idea que lo único que la mujer puede y debe hacer es cuidar de los hijos y del hogar, junto con la presión por comenzar la vida con un precoz matrimonio y una precoz maternidad, son solo algunos de los factores, que antaño nos habrían hecho muy "mujeres", pero que hoy en día resultan ser una rémora.

No se trata de decirle no a la maternidad o al matrimonio. Esta es una opción individual y personal. Se trata de poder elegir. Muchos casos de la vida real han demostrado que si la mujer opta por una profesión antes del matrimonio o de los hijos, es mayor la probabilidad que su futuro sea prometedor.

La mujer hispana, no debe ignorar la historia de la mujer en este país. Sólo a partir de 1920 se ratificó en la constitución el derecho del voto de la mujer. Nombres célebres como el de Carrie Chapman Catt, una ferviente activista que luchó por la legalidad del sufragio, son los que ayudaron a pavimentar el camino que a nosotros ahora nos toca seguir.

Estados Unidos todavía no tuvo a una mujer como presidente, pero eso no significa que no existan mujeres capaces de ocupar esa importante silla presidencial. A partir de los años veinte y habiendo pasado por las dos guerras mundiales, Estados Unidos no pudo obviar la importancia de la mujer. Cada vez más se siente que no existe un ramo que esté exclusivamente limitado al género masculino. Sin embargo no es difícil tropezarse con uno u otro obstáculo burocrático que imposibilita que una mujer pueda desenvolverse en una actividad otrora considerada solo para hombres.

Al despedir el siglo XX, no debemos olvidar el coraje, la inteligencia y la voluntad de lucha por el cambio de muchas mujeres alrededor del mundo. La lista de los nombres célebres nunca acaba, imposible sería mencionarlos a todas. Sin embargo sabemos que vienen de todos los rincones del mundo, del norte y del sur, del este y del oeste, de la era antigua y de la era moderna, son mujeres, madres e hijas, dan a luz hijos, sueños e ideas, que contribuyen al desarrollo del mundo.

"El en siglo XXI", decía Naomi Wolf, la escritora estadounidense, "se podrá ver el fin de la desigualdadsolo si las mujeres absorben el hábito del autoreconocimiento histórico, convirtiéndose en una masa de gente que, en vez de hacerlo todo, decide finalmente cambiarlo todo. El futuro es nuestro para perderlo".

La mujer sin duda, `ha llegado bastante lejos' pero la realidad es que no lo suficiente. La mujer no debe conformarse en estar siempre detrás de un gran hombre; debe luchar por estar al frente y ser una gran mujer.

Existen varias organizaciones que incansablemente trabajan en beneficio de la mujer, La Red Hispana puede brindarte mayor información sobre cómo acceder a ellas. Llámanos hoy gratis al 1-888-787-2346.

Regrese a la Portada