January 14, 2000


Encienda Una Vela
Padre Thomas J. McSweeney, Director of The Christophers

¿Podemos Realmente Decir `Mision Cumplida'?

El Día de Martin Luther King, Jr., fue establecido en honor al héroe del movimiento de los derechos civiles. Pero como a veces ocurre con otras fiestas nacionales, se corre el riesgo de que se pueda convertir en simplemente otro fin de semana largo. Sí, a mí también me gustan los fines de semana largos. Pero ése no es el caso.

Los feriados patrios nos recuerdan eventos de trascendencia histórica y social. Pero la memoria y la celebración, por sí mismos, no son suficientes. El valor de establecer días especiales es el poder detenernos y observar de dónde venimos, en dónde estamos, y luego mirar hacia delante y ver hacia dónde vamos.

Las noticias de cada día nos muestran que la discriminación y el odio aún existen, pero la buena nueva es que la justicia está funcionando, transformando a una nación en donde la ley y la forma de vida eran "iguales... pero separados". Este profundo cambio es el resultado de la convicción, la perseverancia y la valentía de innumerables seres humanos de conciencia.

En el pasado mes de julio fallecieron dos hombres que tuvieron un vasto impacto en los derechos civiles de cada ciudadanos norteamericano. El primero fue James Farmer, nacido en Texas y nieto de esclavos. Fundador y director del Congreso de Igualdad Racial (C0RE), quien propuso las tácticas de desobediencia civil y la no-violencia de Gandhi. A quienes temían que sus métodos fueran tomados como debilidad, Farmer aseguró que "estamos luchando, pero con armas distintas". Debido a sus protestas, estuvo encarcelado durante cuarenta días, y se salvó de un linchamiento escapándose en una camioneta funeraria.

Los miembros de CORE se concentraron en la integración a través de manifestaciones pacíficas que fueron recibidas con violencia. En la década del 60 James Farmer organizó las famosas protestas conra la segregación en el transporte público. El valor de esos hombres y mujeres —corriendo el riesgo de arrestos, maltratos y aún muerte— se ganó el respeto de negros y blancos, e inspiró a muchos a unirse al movimiento de los derechos civiles.

El segundo fue Frank M. Johnson, Jr., quien pasó casi 25 años como juez del tribunal del distrito de Alabama, desde donde dió veredictos que rompieron las barreras de la segregación... y, en innumerables casos, declarando ilegal la segregación en escuelas, parques, restaurantes y otros lugares públicos. Sus decisiones tuvieron un profundo efecto —entre otras, la integración de la Universidad de Alabama y el mejoramiento de las condiciones para prisioneros y enfermos mentales.

El juez Johnson soportó años de alejamiento de otras personas de raza blanca como él, así como también una cruz incendiada en el jardín de su casa, una explosión en la casa de su madre e innumerables amenazas de muerte.

Estos dos hombres fueron tan heroicos en sus acciones y sus logros como lo fue Martin Luther King, Jr. Y también los innumerables hombres y mujeres de diversas razas y grupos étnicos que pusieron sus vidas en peligro para exigir derechos humanos, libertad e igualdad.

Sin duda, una persona puede hacer de éste un mundo mejor. James Farmer lo hizo, y también Frank Johnson. ¿Podemos realmente decir que la tarea ya está terminada? El fin de semana del Día de Martin Luther King, Jr. será largo. Tomemos el tiempo para considerar esta pregunta.

Para obtener una copia gratis de ECOS Cristóforos S-198 "Una cuestión de conciencia", escriba a The Chistophers, 12 East 48th Street, New York, NY 10017.

Regrese a la Portada