February 24, 2006

Salarios políticos en la frontera

Por Luis Alonso Pérez

México y Estados Unidos viven realidades económicas tan contrastantes que desde varias décadas atrás incitaron un éxodo de la fuerza de trabajo mexicana hacia el prospero país del norte. Un fenómeno que inició con la fuga de mano de obra campesina y obrera, pero que durante las últimas décadas ha llevado también a profesionistas mexicanos a buscar mejores empleos en el país vecino.

Sin embargo los políticos de alto nivel en Baja California son un grupo privilegiado que no solo percibe salarios más altos que la mayoría de la población del Estado, sino que llega a ganar más que sus contrapartes en California, considerado como uno de los estados más ricos de Estados Unidos y como la quinta potencia económica más grande del planeta.

A pesar de que el primer mandatario del estado de California, Arnold Schwarzenegger, percibe un salario mayor (175 mil dólares anuales) al de Eugenio Elorduy, gobernador de Baja California (162 mil dólares anuales) la diferencia de 13 mil dólares en los salarios puede ser considerada como mínima comparada con la tremenda diferencia entre el salario mínimo federal de Estados Unidos: $5.15 dólares por hora ó $41.2 dólares diarios y el salario mínimo en México por día de trabajado: $43.30 pesos, o su equivalente, $4.12 dólares.

Pero una gran desproporción de los salarios se hace evidente en los legisladores de ambos lados de la frontera, ya que los diputados del sur de la frontera perciben ingresos mayores a los de sus homólogos en el estado del norte, ya que los 31 miembros del Congreso de Baja California reciben $122,059.12 pesos mensuales ó $139,496 dólares al año, mientras que la mayoría de los legisladores de California ganan $110,880 dólares anuales, gracias a un aumento salarial del 12 por ciento que recibieron en diciembre del 2005.

De los 112 legisladores californianos con derecho al aumento, 14 decidieron declinarlo, ya que no consideran correcto aceptarlo cuando el estado está pasando por problemas de presupuesto, entre ellos Shirley Horton de Bonita, George Plescia de La Jolla y Juan Vargas de San Diego.

Los únicos legisladores californianos que reciben ingresos mayores a los de sus compañeros son el Presidente de la Asamblea, el Vicepresidente del Senado y los líderes de las bancadas minoritarias. Aún así, sus salarios continúan siendo más bajos que los de los diputados de Baja California.

El Diputado bajacaliforniano Raúl López Moreno, comentó desconocer los motivos por los que los legisladores de Baja California perciben un salario mayor y lo único que le queda claro es que en ambos estados existen realidades económicas muy distintas.

“En cuanto a que si es justo, a mi no me corresponde a mi hacer esa valoración porque es muy relativa, ya que si bien es cierto que es una cantidad muy importante, habría que juzgarse en relación al trabajo, la productividad y el desempeño de cada diputado y que en esta medida sea valorado.”

Un factor muy importante en la comparación de salarios de los legisladores es que en California los salarios de los senadores y asambleístas son regulados por una comisión ciudadana, creada tras la aprobación de la proposición 112 en 1990. En Baja California los salarios siguen siendo determinados por el congreso estatal y son contemplados dentro de la ley de egresos.

López Moreno considera que este es un asunto que debe ser analizado integralmente, ya que no se deben cuestionar los ingresos de los diputados solamente, ya que hay funcionarios que ganan más que los diputados como los magistrados del poder judicial, los jueces, el gobernador y los regidores.

Sin duda la mayor diferencia de salarios entre funcionarios públicos se puede observar en los ingresos anuales de los alcaldes de San Diego y Tijuana, ya que al inicio de su nombramiento como ejecutivo municipal Jorge Hank Rhon autorizó un aumentó de sueldos para algunos funcionarios de hasta el 200 por ciento, atribuyéndose un salario mensual de 120 mil pesos ó $137,142 dólares anuales cuando el entonces alcalde de San Diego, Dick Murphy, ganaba $100,464 dólares anuales.

Hank Rhon se encuentra dentro los alcaldes mejor pagados en el país, por arriba de municipios como Monterrey, Querétaro o Puebla. El Alcalde de Ciudad Juárez Héctor Murguía gana una tercera parte de lo que gana Hank, siendo que ambos municipios poseen características simi-lares de población y dinámica social.

Según el diputado Raúl López Moreno se están desarrollando propuestas de ley para establecer un tope salarial, de manera que los salarios no sean aumentados arbitrariamente. “Se trataría de contar con una especie de órgano o consejo en el que se haga un balance, se opine y se discuta sobre que tan justos son los salarios.”

Return to the Frontpage