February 18, 2005

De Mesías a Renegado

Keanu Reeves ha explorado toda la gama de personajes metafísicos

Por Jose Daniel Bort

Su carrera se fue por las nubes cuando The Matrix demostró que Neo era el “elegido” en la apocalíptica historia futurística de acción que cautivó al mundo entero. Ahora Keanu Reeves enfrenta un personaje diametralmente opuesto en “Constantine”.

“Es, sin lugar a dudas, el personaje más humano que me ha tocado representar”, exclamó el actor, quien ha encarnado a Siddartha, apuñalado a Drácula y negociado con el mismísimo diablo en anteriores actuaciones.

“La historia en que se basa el personaje puede ser calificada como fantástica, pero el conflicto interno de Constantine, su necesidad de redención, es algo con el que cualquiera se puede identificar”, explicó Keanu.

Condenado al infierno por tratar de suicidarse, Constantine enfrenta la muerte directamente a través de un cáncer de pulmón que los veinte años de fumar dos paquetes diarios le ha dado. Su capacidad de interactuar con Demonios y Ángeles le ha permitido conocer el cielo y el infierno, por lo que busca desesperadamente su entrada al reino de Dios.

“El sabe lo que le espera. Es amigo de Lucifer, al que llama cariñosamente ‘Lu’. Ha estado ante la presencia de Dios. Su capacidad de discernir esta mellada por su sentido nihilista, pero su naturaleza le obliga a transitar el camino de la bondad”, dijo Reeves.

Keanu el “cool”

Nacido en Beirut, Líbano, hace cuarenta años, el nombre Keanu viene del Hawaiano y significa “Brisa templada a través de las montanas”. Esta templada (cool en inglés) característica lo ha definido durante toda su carrera, a través de personajes de primera línea en películas de acción y en personajes donde la actitud marca la dife-rencia.

Esto ha desarrollado toda una serie de teorías acerca del talento del actor, las cuales Reeves capea como los toreros. “No me preocupa más nada que el hacer mi trabajo bien. Todavía recibo una increíble cantidad de satisfacción por hacerlo, así que no tengo mayores problemas al respecto”, dijo Reeves.

Su madre era una corista que realizó diseños de ves-tuario para la banda de Rock de Alice Cooper. Keanu creció con muchos papas postizos que iban y venían con rapidez. Después de un periodo en Nueva York, él y su madre se mudaron a Toronto, donde el actor todavía tiene su residencia permanente.

“Mi deseo por actuar llegó a los quince años cuando le dije a mi madre: ‘¡Mamá, ya sé lo que quiero hacer en la vida, actor! Ella me miró con esa incredulidad típica en sus ojos y me dijo: si querido, lo que tú quieras…A las tres semanas ya estaba estudiando con una de las profesoras más importantes de Nueva York, Uta Hagen. Le probé que no estaba equivocado”, dijo el actor.

Otro aspecto de su vida que mantiene en estricto secreto es el sentimental. Su novia Jennifer Syme perdió a su hijo y luego murió en un accidente automovilístico luego de salir de una fiesta. Su hermana Kim mantiene una batalla con Leucemia. El recluído Reeves jamás habla de estos temas en sus entrevistas, manteniendo un hermetismo que le ha ayudado a permanecer fuera del radar de la chismografía.

“Por supuesto que me identifico con mi personaje. Esa búsqueda de redención permanece en los actos diarios de mi vida, lo que me permite mantener la cordura. A veces no es fácil”, dijo el actor.

Return to the Frontpage