February 15, 2002

11 de Septiembre: Una fecha, dos horrores distintos

por Javier Hurtado
Scripps Howard Foundation Wire

Pregunte a alguien en Chile que sucedio el 11 de septiembre, y posiblemente le responderan que fue un dia negro. Sin embargo, no le estaran hablando de los atentados terroristas de Osama bin Laden sobre el World Trade Center y otros simbolos de la magnificencia de los EE.UU., sino que del golpe militar -que en 1973- sacudio a esa nacion Sudamericana.

Ambos paises comparten una fecha para recordar, y ciertamente, con muchas consecuencias en comun: distorsion en la vida cotidiana del pueblo, inestabilidad economica, y significativos cambios socioculturales.

Cuando Estefan O'Kingston, 23, estudiante Chileno de Teatro en la Universidad del Distrito de Columbia, se alistaba para ir a clases el 11 de septiembre, encendio el televisor y se percato de que algo horrible estaba sucediendo: las Torres Gemelas del World Trade Center se desplomaban acabando con miles de vidas inocentes.

En ese mismo instante, en su tierra natal, en el otro extremo del mundo, protestantes traian a la memoria el golpe que al mando del General Pinochet -apoyado por la CIA- en 1973, acabo con el gobierno democratico de Salvador Allende. Augusto Pinochet permanecio en el poder hasta 1989.

Aquel golpe militar aun divide a la nacion.

"Cuando era pequeño, mi mama solia hablarme acerca de la dictadura, y estaba realmente empeñada en enseñarme que Pinochet era el enemigo, el asesino. No obstante, en el colegio escuchaba otras versions de mis compañeros. Creci con la version de mi mama sobre el asunto," enfatiza O'Kingston.

Estefan dice que los niños tienden a absorber el penmsamiento de sus padres, y se pregunta que ira a suceder con aquellos chicos americanos, demasiado pequeños como para recordar la historia desatada el ultimo otoño. "Sucedera lo mismo que paso conmigo?' se pregunta y responde de inmediato que, tal vez, en las grandes ciudades como Washington D.C., donde la gente es mayormente educada, los niños creceran sin prejuicios en contra de los musulmanes. "Aca hay una gran diversidad y los chicos saben que los Afganos no son gente peligrosa para ellos, saben que es solo un grupo especifico. Pero, que sucedera en lugares donde la gente no tiene el conocimiento y la diversidad que las grandes ciudades poseen?," pregunta nuevamente.

Obviamente, las estaciones Chilenas de TV comenzaron a cubrir el otro negro 11 de septiembre que golpeaba al mundo, mostrando las sobrecogedoras imagenes procedentes de la cadena CNN. Despues de esa gran cobertura mediatica, incluso, ironicamente, algunos Chilenos llaman a su propio 11 de septiembre "el 11 chico."

William J. Carter, un profesor retirado de la Universidad de George Washington, concuerda en que Chile y los EE.UU. comparten algunas consecuencias, pero no del todo: La popularidad del militarismo se ha visto incrementada en los EE.UU., y ciertamente, en Chile fue todo lo contrario. En ese pais, los militares comenzaron a ser temidos por millones, siendo un bloque por el cual el sentir miedo era muy facil.

Carter dice que esta nueva generacion de americanos repetira la historia de la Segunda Guerra , cuando todos los jovenes querian demostrar su patriotismo y amor por la nacion, enrrolandose en las Fuerzas Armadas. "Al parecer existe un paralelo con esta generacion, la cual esta empeñada en demostrar su amor por el pais, y su preocupacion por la herencia y la libertad," explica el profesor.

Y es esa, tal vez la mayor diferencia que perciben los chilenos entre su propio dia negro y el de los EE.UU.: en el pais norteamericano, el patriotismo ha nacido espontaneamente entre el pueblo, colmando la vida de su gente con banderas y otros simbolos teñidos de blanco, azul y rojo, que claramente, traen una brisa de esperanza a una nacion herida.

Regresar a la Portada