February 15, 2002

Chino-Americanos Celebran el Nuevo `Bayquiao' del Caballo

Este año, tal como lo hicieran sus ancestros por miles de años marcando la víspera del nuevo año lunar chino, el 12 de febrero, la china-cubana Yilam Wong abrirá todas las puertas y ventanas de su humilde hogar de la calle Clarín y Rey Pelayo en la ciudad oriental de Santiago de Cuba para lograr, según sus milenarias creencias, el bienestar de su familia con la salida del año viejo, dandole así entrada a uno nuevo y feliz.

Este es el año 4700 del calendario chino, "El Año del Caballo".

Cuenta la leyenda china, hace ya casi cinco milenios, que Buda hizo una convocatoria a todos los animales para construír el horoscopo chino y a cuyo encuentro solo asistieron doce encabezados por la rata, montada sobre el lomo de un bufalo y después en ese orden, llegaron el tigre, conejo, dragón, serpiente, caballo, cabra, mono, gallo, perro y jabalí. Así fue que Buda les dió nombre a cada uno de los años, anunciando que las personas que nacieran durante ese signo tendrían la personalidad de dicho animal. Hablando de éste año, el Caballo, es en el zodiaco chino un animal considerado como gran trabajador y las personas nacidas bajo ese signo son consideradas de un caracter fuerte, perseverancia e independencia. Tres personalidade nacidas en éste signo son Teddy Roosevelt, Rembrandt y Barbra Streisand.

Similar a las celebraciones navideñas occidentales, las festividades del nuevo año lunar chino son celebradas por los chinos-americanos en toda nuestra latitud continental con compras de regalos todo un mes antes de las fechas tradiciones, materiales decorativos, comidas y ropas.

LA CELEBRACION CHINA-MEXICANA

A una cuadra de la Alameda Central, entre las calles Dolores, Independencia y Artículo 123, cerca del Centro Histórico de Ciudad México se encuentra su Barrio Chino, sitio donde se celebran la mayor parte de las festividades del nuevo año lunar con bailes del Dragón y del Tigre como eventos principales, animales estos agasajados para la buena fortuna de todos los demás animales y personas bajo sus signos. Los alimentos en estas fiestas familiares, rito principal de la reunión de la fecha, la componen comidas marinas y budines rellenos principalmente de frutas. Otros conocidos platos de la cocina china abundan en las celebraciones donde estarán presentes pa-rientes y amigos, entre ellas el Chop-Suey, que según cuentan no nació en China, sino en el Barrio Chino de San Francisco, Estados Unidos donde estas celebraciones de fín de año se dán por todo lo alto.

Uno de los personajes representativos del Barrio Chino mexicano es una figura ya presente en todas las celebraciones del nuevo año, Liping-Li, vestido usualmente con un kimono oscuro, sombrero nipón, largos bigotes que cuelgan de las comisuras de sus labios así como unas afiladas y largas uñas doradas que mueve cadensiosamente mientras ejecuta una especie de baile místico.

Aunque mexicano, éste per-sonaje ya tradicional en las fiestas chino-mexicanas, es de ascendencia oriental y llega hasta asegurar posee poderes especiales que ven el futuro de quienes se le acercan, poderes que heredó de sus padres, según el mismo dice.

CELEBRACIONES CHINO-ARGENTINAS Y PERUANAS

Las celebraciones tradicionales del nuevo año chino que terminan con el llamado Festival de las Luces son celebradas por miles de personas en el viejo Barrio Chino de Belgrado en la capital bonaerense de la Argentina en las calles de Juramento, Montañeses, Arri-beños y Mendoza donde se concentra la mayor actividad de la activa colonia China de la Argentina formada por más de 20,000 taiwaneses y otros nueve mil provenientes de comunidades chinas del conti-nente. En las festividades que son celebradas dentro de un marcado ambiente familiar durante la vispera y el día del nuevo año lunar, toda la familia se reune para dar gracias por el bienestar recibido durante el año por pasar y el esperanzador por venír.

El recuerdo a los familiares y amigos muertos se convierten en una verdadera ceremonia religiosa donde se hace honor al Paraiso y a la Tierra, dioses de la fortuna para sus hogares y para los familiares que les antecedieron. La parte vital de todos estos ritos del calendario chino son dedicados a los ancestros, venerados con gran respeto porque construyeron las bases de la felicidad actual de toda la familia. La fiesta comunal `Weilu' simboliza la unidad familiar y el honor a las pasadas y presentes genera-ciones.

En lo alto del majestuoso arco que dá entrada al Barrio Chino limeño del Perú formado entre las calles Capón, Andahuaylas, Paruro y Huanta donde anualmente se celebran desde hace algún tiempo el recibimiento al nuevo año lunar chino, hay un pensamiento escrito que debería ser ejemplo para todos nosotros los seres humanos y que dice "Bajo el cielo todos los hombres somos iguales".

Regresar a la Portada