February 13, 2004

LA COLUMNA VERTEBRAL
El Soporte Informativo Para Millones de Hispanos
Por Ellen Alderton

Podrías Ser VIH-Positivo, ¿Y Ahora Qué?

El Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH) ha afectado fuertemente a la comunidad Latina en los Estados Unidos. Para el año 2001 ya se habían reportado 20,000 casos de Latinos infectados a lo largo del país. Hoy día, los Latinos conforman una quinta parte de todos los casos de VIH en el país. Hace 20 años el tener un resultado positivo de VIH significaba una sentencia de muerte acele-rada. Hoy en día si bien sigue siendo una muy mala noticia, el SIDA es una enfermedad  mucho más manejable y tratable que antes. Sin embargo, lo primero es hacerse una prueba y obtener los resultados.

Las drogas Anti-Retrovirales

Desde su introducción en 1997, un nuevo tratamiento conocido como Tratamiento Antirretroviral de Gran Actividad (TARGA) ha reducido las muertes de SIDA a la mitad. Estas drogas hacen que el proceso de reproducción del virus sea más lento. (Cuando el virus del VIH se reproduce en el cuerpo humano, el sistema inmunológico se va debilitando poco a poco hasta que la persona infectada desarrolla la enfermedad del SIDA).

Aunque el tratamiento TARGA no detiene totalmente el avance del virus, puede disminuir la velocidad de su desarrollo considerablemente. De acuerdo al National AIDS Trust de Inglaterra este tratamiento puede extender la vida de una persona infectada, por lo menos, unos 10-15 años.

Protegiendo a los que aún no nacen

El Tratamiento Anti-Retroviral puede ser muy importante no sólo para usted, sino para los demás en su vida. Por ejemplo, una mujer VIH-positiva embarazada puede pasar el virus al hijo en su vientre; de hecho un poco más del 3% de los casos de VIH en la comunidad Latina de este país se encuentra entre niños menores de 5 años. Sin embargo, las mujeres embarazadas no siempre transmiten la enfermedad a sus hijos pues existen pasos que pueden prevenir la infección del feto.

Con tratamiento médico adecuado se reduce la proba-bilidad de infección del bebé hasta un 70%.

Preferiría no saber que tengo el virus

Cuando algo es aterrorizante, es muy humano mirar para otro lado. Cuando se trata del VIH-SIDA, la ignorancia es el peor camino a elegir. En 1993, la activista VIH-positiva Dana Gorbea-León describió las lecciones aprendidas por los Latinos respecto al SIDA: “Aprendimos que hasta morir, estábamos totalmente vivos, que hasta morir podíamos rehusar a ser una estadística en las investigaciones de alguien sobre el SIDA, que hasta morir, teníamos la responsabilidad de vivir la clase de vida que consideramos adecuada...”

Al no aceptar la realidad de que uno está infectado con el VIH, uno corre el riesgo de infectar a los que más ama: a la pareja, a un niño que no ha nacido aún. Al no recibir tratamiento de forma inmediata, le podría estar restando de 10-15 años a su propia vida. Sea valiente, si existe cualquier posibilidad de que usted este infectado, (si alguna vez tuvo sexo sin un condón de látex o si utilizó agujas usadas), hágase una prueba.

Centros de tratamiento para VIH/SIDA

Es verdad que mucha gente Latina no tiene seguro médico; otros no tienen ni siquiera papeles legales.  Afortunadamente existen varios recursos para personas con pocos medios. Muchas clínicas comunitarias ofrecen pruebas de SIDA gratuitas, consejeros sin costo y medicinas gratis o a bajo costo –sin preocupación por su estatus de ciudadanía. Llame a su línea de ayuda hoy mismo para conocer cuales centros de ayuda existen en su área. Sus llamadas son totalmente confidenciales y gratuitas. El número es 1-800-473-3003.

Return to the Frontpage