February 12, 1999


Opinion

Nuestro Sistema de Salud Debe Ser Ético

Por Dr. Jaime R. Torres

Me enfurece que personas sufran sin necesidad porque nuestro sistema de salud es tan injusto. Hay más de 43 millones de adultos y niños sin seguro médico en toda la nación—7.2 en California. Hay ancianos que, debido al exorbitante costo de medicamentos, están forzados a decidir entre comprar comida y las medicinas necesarias para vivir. Y al mismo tiempo, tenemos compañías de seguros y sus Organizaciones de Mantenimiento de Salud (HMOs), que cada año se enriquecen más limitando y denegando cuidado médico.

Nuestro sistema de salud no bebe depender en que algunos se lucren de las desdichas de otros seres humanos. Es desprecio denegar servicios médicos mientras que ganancias van a ejecutivos millonarios y accionistas que nunca han cambiado un vendaje en sus vidas.

La razón que en el país de Lincoln, de Washington y la Carta de Derechos tengamos una economía y sistema de salud tan injustos, fue explicada por el gran filósofo y economista Eli Siegel, quien fundó la educación Realismo Estético. En el 1970 Siegel demostró que nuestro sistema de ganancias—en donde algunas personas se lucran del trabajo de otros— no funcionará más porque está "basado en desprecio por la gente." Dijo que el desprecio es "la importancia falsa que se siente al restarle valor a lo que no es uno".

En el ensayo "Ethics—the Only Answer for the Economy!", Ellen Reiss, la Directora de clases del Realismo Estético, explica esta crueldad cuando dice:

"El deseo de lucrarse, es puro desprecio por las personas...Tan pronto uno está en busca de hacer ganancias, uno no puede estar muy interesado en lo que otras personas se merecen, lo que sienten: eso restringiría nuestra habilidad de ganar dinero de ellos".

Estas oraciones bondadosas describen la razón que algunas madres tienen que pelear con sus aseguradoras para que aprueben cirugías que pueden salvar a sus hijos. Y explican también por qué dueños de fábricas, que se han enriquecido de la labor de sus obreros, no proveen seguros médicos a estos empleados.

Como doctor y persona estoy muy agradecido al Realismo Estético por aprender que la única oposición al desprecio es la buena voluntad—el querer fortalecer y ser justo a otra persona. Ver a pacientes en término de cuánto dinero uno puede hacer de ellos es desprecio, y opuesto a desear que se fortalezcan y que sean más saludables.

El sistema de salud basado en lucro es un fiasco, y las diferentes propuestas federales para "mejorarlo" no van a funcionar. Lo que necesitamos es un plan nacional democrático—que cubra a todas las personas y cuyo propósito sea el ser útil, y no ganancias.

"Nadie debería jamás tener que pagar por el cuidado de [los males] de su cuerpo", dijo Eli Siegel en el Reporte de Etica Nacional de julio, 1968. Y añadió, "La idea de que haya gente preocupada por su salud y de cómo pagar ella, es barbárico. Es egoísmo corrupto".

Estoy de acuerdo con Eli Siegel. La única cosa que garantizará un sistema de salud eficiente y bondadoso es cuando los ejecutivos, gobernantes y médicos estudien la ética, como la enseña el Realismo Estético. Y la pregunta central en la ética, Siegel demostró, es "¿Qué se merece una persona por ser una persona?" La respuesta a esta pregunta traerá verdadera justicia a todos las personas es este país, incluyendo atención médica con compasión.

El Dr. Torres es Director de Podiatríca en el Hospital Coler Memorial en Nueva York, y estudia para ser un consultor en la facultad de la Fundación Realismo Estético, localizada en 141 Greene St. New York, NY 10012 (212) 777-4490. E-mail: JTDE@aol.com

Feedback Return to Frontpage