February 10, 2006

México del Norte
Jorge Mújica Murias

Aquí nomás, vociferando

Hace apenas un par de semanas decíamos que finalmente los ciudadanos de México del Norte nos volvimos populares allá en nuestro país de origen. Después de años, décadas, de ser ignorados, de pronto no hay mejor tema para salir en los periódicos que hablar de nosotros.

La nueva ola es hablar de nosotros en las campañas electorales. Imagínese usted, querido lector, que nosotros que no podemos hacer campañas políticas o electorales acá en el Norte, somos el tema central en las campañas del sur. A tal grado llegan los politólogos y paisanológos del Sur, que ya les quieren poner el alto.

Hace una semana ese vestigio del Supergabinetazo de Vicente Fox encargado de hablar de nosotros y por nosotros, reclamó sus derechos a la exclusividad. Luis Ernesto Derbez, Secretario de Relaciones Exteriores, se puso celoso y solicitó a los candidatos a presidente de la república “no vociferar” con el tema de los migrantes. Derbez exhortó a los candidatos de todos los partidos “a no vociferar” pues podrían “contaminar” la discusión del gobierno de México “con las autoridades estatales, municipales y federales de Estados Unidos”.

Como poeta chafa al que le copian mal los versos, Derbez dijo que “Esa sería mi única exhortativa, que los candidatos presenten una posición clara de cómo piensan que debería ser la solución dentro del contexto que lo que ya está ocurriendo y de lo que ellos podrían proceder a continuar, y que no sea un tema de vociferación, sino de proposición”.

El negociador oficial y “exclusivo” de Fox ante los gringos parece tener miedo de que los candidatos hagan propuestas distintas a las que hay sobre la mesa de negociaciones acerca de los migrantes.

Dice que “los pronunciamientos de los candidatos serán escuchados no sólo en México, sino en Estados Unidos y Latinoamérica”, así que solicita “que el tema se aborde con cuidado y de manera clara y precisa”. De otra forma, “se metería ruido a la discusión y provocarían que Estados Unidos decidiera aplazar más una posible reforma migratoria”.

Traduciendo, porque cada declaración que hace hay que traducirla, quiere decir que los candidatos presidenciales deben seguir el camino que ha marcado Fox, aunque no sean de su partido.

Solamente hay que hablar de un nuevo programa bracero, y no andarse con ocurrencias como la tan temida amnistía y mucho menos planes descabellados como inversiones productivas, educación y otros que tiendan a frenar la migración forzada.

Una vida cotidiana desafortunada

No sería malo que el canciller tenga la exclu-sividad. Lo malo es lo que hace con ella. En la misma conferencia en la que vociferó contra los candidatos presidenciales, reveló que es “innecesario” enviar una nota diplomática al embajador gringo en México Tony Garza, quien justifica ampliamente el muro en la frontera y considera que el gobierno mexicano “no ha creado el número de empleos suficientes y bien remunerados para impedir la migración” de mexicanos a Estados Unidos. O sea que Derbez quiere callar a los candidatos a presidente pero no al embajador yanqui. Este puede decir lo que quiera y el representante de Fox ante el mundo no lo va a callar. Se justifica diciendo que “se trata de llegar a soluciones y no de crear estridencias”, y “basta con que hayamos tenido una conversación telefónica con Garza”.

Para rematar, dice quien debiera dedicarse a defendernos, que los asesinatos de dos migrantes por policías de Estados Unidos no tienen que ver con la paranoia gringa y el aumento de la seguridad fronteriza, sino que “forman parte de una vida cotidiana desafortunada”. Traducción: los pobres se exponen cotidianamente a ser asesinados porque se les ocurre emigrar.

De pilón, opina Derbez que “nuestros ciudadanos, al tener condiciones irregulares, quedan sujetos a acciones de abuso de cualquier tipo de autoridad” en Estados Unidos, pero no es mayor problema, porque al fin y al cabo, “ocurre también en territorio nacional con muchos de quienes vienen pasando de manera irregular”.

Traducimos de nuevo: los indocumentados están jodidos por ser indocumentados, y van a ser abusados en México y en Estados Unidos porque forma parte de su vida cotidiana.

De despedida, dice Derbez que cuando habló con Tony Garza “la charla fue muy amable” y “no hubo ningún reclamo por el asesinato del migrante Ismael Segura Méndez a manos de un policía de caminos en Texas”. Esta parte de su declaración ni siquiera vale la pena traducirla. Es muy clara.

Lo que nos queda claro de este lado, en México del Norte, es que los candidatos a presidente deben seguir “vociferando”. Es más, los invitamos a hacerlo todos los días. Cualquier cosa que digan y propongan, será mejor que lo que tenemos ahora...

Contacto Murias at mexicodelnorte@yahoo.com.mx

Return to the Frontpage