February 3, 2006

Exposición Pictórica en Terciopelo Negro

Por: Paco Zavala

El Instituto Municipal de Arte y Cultura, institución creada por el H. Ayuntamiento de Tijuana, apoyando las muestras de arte y cultura de artistas de la localidad través de las Casas de Cultura, las que a su vez por medio de sus espacios en los que se albergan talleres de arte popular y en los que exhiben o presentan múltiples demostraciones día con día.

La historia que en esta ocasión narramos está relacionada con la vida artística de César Labastida Pico, artista plástico, músico y cantante.


Refugiada afgana.

Por causas de coordinación de tiempo, recibimos un poquito a destiempo la cordial invitación para asistir a la inauguración de un evento expositorio y no nos fue posible platicar con el maestro, el pasado viernes 27 de enero, fecha en que presentó su exposición de “Lienzos en Terciopelo Negro”. La Lic. Concepción Ornelas, Coordinadora Operativa de la Casa de la Cultura Playas, de la que es Directora la Maestra Dana González, nos proporcionó algunos datos vinculados con la trayectoria del maestro Labastida Pico y relacionados con la exposición, mismos que a continuación detallamos editados.

El maestro Labastida Pico, nació en la ciudad de México, en 1922, él se inició en la pintura y escultura autodidácticamente, posteriormente en 1933 ingresa a la famosa Academia de San Carlos, sitio en el que se instruye en esta corriente artística. También estudió canto y piano en el Conservatorio Nacional de Música. Inició su trabajo pictórico en terciopelo en vía experimental, con la finalidad de probar con este material, obteniendo excelentes resultados.

En 1953, en Tijuana se manifiesta un movimiento artístico desconocido a esa fecha, “Pintar en Terciopelo”. En este año arriva a la ciudad el maestro Labastida, y se queda a radicar en forma permanente. Comienza su trabajo en terciopelo, participa en diferentes ferias en los EE.UU y Canadá.

Afortunado, sus pinturas siempre fueron las primeras en venderse, sobre todo “Los Motivos Taurinos”. Artistas de Hollywood, compraban preferentemente sus pinturas, tales como Liz Taylor y George Nader, por citar algunos.

El fruto de su exhaustivo trabajo, fue para sostener a su familia.Llegó el momento en que pintó entre 20 y 25 cuadros diarios. El maestro Labastida ha participado en diversas exposiciones colectivas en San Diego, Ca. y por dos años consecutivos ha expuesto en el Instituto de Cultura de Baja California en Tijuana y Mexicali, en “Pinturas en Terciopelo”.

Por añadidura el maestro César Labastida Pico, es padre del gran músico, cantante y director de orquesta, Marco Antonio Labastida, amplia-mente conocido en el medio artístico tijuanense.

Además, se nos proporcionó información relacionada con unas notas acerca de la historia de la obra pictórica sobre el terciopelo negro, para algunos malamente clasificada como artesanía.

Allá por los años 50 en Tijuana, la internacional Avenida Revolución era la representación del corazón comercial y turístico de Tijuana. En los establecimientos comerciales turísticos se exhibían ya el multifacético colorido de las pinturas al óleo realizadas sobre terciopelo negro, cuyo éxito fue indiscutible y sigue siéndolo a la fecha.

No existe una información actual sobre el origen de esta corriente pictórica, existen algunas versiones poco probables. Aunque existen datos antiguos de su existencia en el viejo continente. Marco Polo las menciona en sus históricos viajes. Comentan la existencia de ellas en los EE.UU. en el siglo XIX. Salazar Monroy, las cita en México en el mismo siglo, sobre todo las obras del Convento de Santa Mónica en la Ciudad de Puebla, realizadas por el indígena cholulteco Rafael Morantes.

A Tijuana, llega posible-mente procedente de Tahití. Se citan otros probables autores, como Edgar Willian Leeteg (1904-1953), pintor de niños, ancianos y guerreros, especialista en desnudos de mujeres tahitianas. Posiblemente su técnica llegó a Tijuana, pero existe mucho oscurantísmo en estas suposiciones, clasificadas como puras probabilidades. Otros artistas tijuanenses creen que esta técnica proviene de Filipinas. Sin embargo es más probable que las primeras obras sobre este material en Tijuana provengan del centro del país traídas por artesanos conocedores.

Resulta más lógico que el terciopelo negro en Tijuana, proviene del centro del país, herencia de indígenas adiestrados para pintar motivos religiosos, los que continuaron usando y aplicando la técnica en otros temas.

También existe la posibilidad de que los desnudos de mujeres sean herencia de Leeteg o por alguno de sus seguidores, no olvidemos que Tijuana, fue en un tiempo calificada como una ciudad non sancta.

Pero de todas maneras, sea cual sea el origen de la pintura sobre terciopelo, muy a pesar del desdén por esta manifestación artística, la cual ha sido considerada como artesanal, no deja de aportar su influencia a las corrientes actuales, por ser en su proyección una propuesta estética merecedora del reconocimiento como arte popular.

Concluímos con los razonamientos del ¿por qué? esta manifestación no se ubica como obra convencional, sino que es considerada como artesanía, tal vez por la comercialización que de ella se ha hecho objeto, pero no podemos negar que por más de cincuenta años no ha podido ser cambiada la infiltración en el gusto de quien la adquiere y esto la considera como una manifestación popular.

Regresando al inicio de nuestra nota sobre la expo-sición de la cual nos ocupamos, es un evento en el que se pueden apreciar los trabajos pictóricos sobre terciopelo negro, en los que destacan los motivos taurinos predo-minantemente.

La exposición de referencia puede admirarse en la nueva Sala de Exposiciones de la Casa de la Cultura de Playas, en la que doce lienzos de distintas dimensiones adornan los pasillos y las paredes, apreciándose doce motivos distintos, destacando los motivos taurinos.

Return to the Frontpage